Dialogar, lo vamos a lograr
((blockContentFlag)) ((blockContentType))

Escuchar este artículo

Dialogar, lo vamos a lograr

Mayo 16, 2021 - 11:35 p. m. 2021-05-16 Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

La situación de nuestra ciudad y región es muy crítica. Las violaciones de los derechos humanos de personas de todas las orillas, el estrangulamiento productivo y de movilidad que impiden ejercer derechos fundamentales son muy preocupantes. Se ha generado un golpe muy grave a la economía regional, que sumado a los rigores que veníamos soportando por la pandemia son demasiado. Sentimos realmente que nos está aplastando a todos y muy especialmente a los más vulnerables.

Las acciones vandálicas y el exceso de uso de fuerza en algunos momentos dejarían de manifiesto que la palabra y el diálogo no están a la mano para buscar soluciones. Si los costos son tan evidentes, ¿por qué seguimos con tantos efectos de la protesta? Una primera respuesta es porque el dolor, la indignación, el sentimiento de exclusión es muy grande y especialmente entre los jóvenes. Porque el 84% de las personas en el país se siente representado por el paro y el 74% de los encuestados se siente representado por las organizaciones estudiantiles (Encuesta de Cifras y Conceptos). Hay pues, sintonía de la gran mayoría del país con el paro.

Esto nos debe invitar a seguir un gran diálogo como país para concertar las prioridades nacionales, para buscar creativamente nuevas soluciones que se salgan de los parámetros normales. Los rectores de las universidades de la región así lo expresaron: “Hacemos un llamado a las autoridades gubernamentales y a la sociedad para que primen la cordura y el diálogo, como la única forma en que se transforman y resuelven los conflictos. La palabra es el instrumento más poderoso con que cuenta el ser humano para solucionar sus desavenencias”. Lo llamamos el “diálogo para transformar”. ¿Transformar qué? En la misma encuesta aparecen los temas que más les duelen a los colombianos que se sienten representados por la protesta: El aumento de la pobreza (49%), el aumento del desempleo juvenil (44%), la inequidad en el país (29%). Además de la fallida reforma tributaria (47%).

Los datos de pobreza del Valle son duros. En el reciente pasado veníamos en buena senda de reducción. Estábamos mejor que el promedio nacional. El Valle del Cauca tenía en el 2019 una pobreza monetaria del 24%, mientras que el promedio del país estaba en 35,7%. Ya en el 2020, con la pandemia, el Valle está con una pobreza del 34,5% y el promedio nacional en 42,5%. Fuimos una de las regiones en que más subió la pobreza. Y para Cali la pobreza pasó de 21,9% al 36,3%. Según el Dane en Cali hay 375.990 nuevos pobres, un retroceso social debido a la pandemia. Tenemos en la ciudad casi un millón de personas pobres. Y lo que es peor, entre ellos las personas en extrema pobreza pasaron en Cali-Yumbo de 120 mil personas a 342 mil, es decir, 221 mil nuevas personas en pobreza extrema. Esta situación es la que debemos entre todos enfrentar.

Hay, pues, suficiente ilustración de la tragedia social que estamos viviendo. Por ello, lo fundamental es pasar de la protesta, de la indignación, del grito social, del bloqueo, a la propuesta, a que todos nos pongamos a pensar muy enserio en generar dinámicas de reactivación económica, de ayuda social y de cambio en las estructuras de exclusión.
Para ello la herramienta del diálogo abierto, generoso, plural y respetuoso, pero sólidamente transformador, es lo que necesitamos.

Sigue en Twitter @RectorJaveCali
*Rector Universidad Javeriana Cali

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS