Préstamos 'gota a gota', una pesadilla que no deja en paz a caleños de todos los estratos

Préstamos 'gota a gota', una pesadilla que no deja en paz a caleños de todos los estratos

Diciembre 13, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Préstamos gota a gota

Préstamos gota a gota

El País

En los diez años que Jorge* lleva viviendo en Cali ha conocido a al menos 15 ‘empresas’ de ‘gota a gota’ en la ciudad. Ha tenido deudas de $11 millones con nueve prestamistas al tiempo, pagando hasta $200.000 diarios solo para cubrir dos de estos créditos informales.

Su historia no es ajena a la realidad de muchas familias caleñas que han soportado amenazas y preocupaciones solo por solucionar rápidamente una necesidad, “de esas que no dan espera”: el arriendo, el mercado, los servicios, un negocio, una calamidad.

Dice que heredó de su familia, oriunda de Medellín, la mala costumbre de acudir a estos prestamistas: Su hermana murió a los 54 años por un fulminante infarto que le causaron sus deudas, superiores a los $50 millones. A su madre, de 82 años, actualmente un ‘gota a gota’ le reclama la pensión en la capital de Antioquia.

“Es un negocio turbio, casi invisible, violento y real. ‘Gota a gota’ hay en todo Cali, en todo el Valle, y en todo Colombia”, afirmó de forma tajante el hombre de 65 años, quien señala que ha perdido cuatro negocios de comidas rápidas en el nororiente y el sur de Cali por cuenta de estos cobradores.

“Todo empieza con una necesidad y ellos aparecen como ángeles a salvarte. Te dicen que no te preocupes, que el dinero que necesites te lo dan de inmediato. Solo verifican que tengas una garantía para responder; un puesto de venta, un carro, un televisor. Te piden referencias personales o familiares, quienes heredan la deuda si a uno le llega a pasar algo. Te prestan el dinero con intereses del 15 %, el 20 % y hasta el 60 %”, explicó Jorge* al indicar que las reglas del negocio no quedan claras desde el principio, pues “todo comienza como un camino de rosas y luego se ven las espinas”.

Por lo general, dijo, los ‘gota a gota’ tienen tres modalidades de cobro: diario, semanal o quincenal, y desde los primeros días del préstamo comienzan a ejercer presión.

Lea también: Bankomunales, la estrategia para combatir los préstamos ‘gota-gota’ en Cali

“Si uno se atrasa le cobran interés sobre el interés. Yo por $900.000 llegué a pagar $2 millones. Luego vienen las amenazas de muerte: ‘Sabemos donde estudian tus hijos, donde trabaja tu esposa, ¿vas a pagar?’ Y es ahí cuando uno comete el peor error: Acudir a un ‘gota a gota’ para pagarle a otro”, relató el microempresario que ha llegado a deberle a nueve de estos ‘pagadiario’ al mismo tiempo.

“Para mí era muy angustiante saber que yo dejaba a mi esposa en el negocio y que allí iban a llegar los cobradores a insultarla mientras yo estaba en la Plaza de Cayzedo o en el barrio Obrero buscando a otro ‘gota a gota’. Es tanta la desesperación a la que uno llega que, incluso, crea redes de apoyo. Me acuerdo mucho de una vecina en el Nororiente que vendía arepas y que cuando no tenía para pagarles me pedía a mí, y cuando yo no tenía, ella me prestaba. Una vez llegaron a su esquina a cobrarle y le tiraron todas las arepas al piso”, contó el hombre.

Y es que las experiencias que Jorge* ha tenido con los prestamistas ‘gota a gota’ en Cali le han permitido conocer que, aunque la mayoría de sus ‘clientes’ son vendedores ambulantes y microempresarios, la necesidad no conoce de estratos sociales.

“En un restaurante en el que trabajé en Ciudad Jardín vi cómo un ‘gota a gota’ le prestaba mil millones a un empresario... Endeudados con ellos hay en todas partes”, expresó la víctima, quién además explicó que la red de estos prestamistas es muy amplia.

“Está la persona dueña del capital, que muchas veces ni siquiera vive aquí. Luego vienen los ‘gerentes’ que son los que les mueven el dinero y quienes manejan a los supervisores, que a su vez, tienen a cargo los cobradores. Solo por darle un ejemplo le puedo decir que en el Parque de las Banderas un supervisor tiene ocho ‘gota a gota’ que cubren San Fernando, Templete, Miraflores, Libertadores, San Bosco y Alameda. Cada cobrador tiene como mínimo 50 tarjetones, es decir, ‘clientes’”, aseveró.

Además señaló que, para él, el sector más azotado por los ‘pagadiario’ es Aguablanca: “En la zona de Ciudad Córdoba, Ciudad 2000 y República de Israel supe de cuatro ‘duros’, pero deben haber más”.

Actualmente las deudas de Jorge* con los ‘gota a gota’ no superan los $3 millones. Dice que acordó con su familia ponerle fin a este círculo vicioso: “Nosotros caemos en las manos de estos delincuentes por falta de oportunidades. Ahora, luchando el doble a mi edad, prefiero estar tranquilo junto a mis seres queridos”.

A su opinión se sumó también María*, de 50 años, quien vende dulces y cigarros en los alrededores de una clínica en el sur de Cali. A esta mujer diariamente la visitan tres cobradores.

“Con esfuerzo me consigo todos los días $50.000 para sobrevivir, pero adicionalmente tengo que lograr tener $80.000 para el ‘gota a gota’. No me alcanza el tiempo para ir por mi nieta al colegio y cuidarla. Mantengo muy enferma de la espalda y apenas estoy terminando de pagar $2 millones que me sumaban los tres ‘gota a gota’”, contó la mujer, que solo en su punto de venta pudo señalar a tres vendedores ambulantes más que tienen cuentas pendientes con los prestamistas.

“A mis compañeros les han quitado televisores, neveras, motos... por eso nosotros sabemos que las fachadas de ellos son ventas de electrodomésticos. ¿Y sabe qué es lo peor?, que uno intenta pedir apoyo en las entidades bancarias y los requisitos son muchos. No es que usted termine de pagar un ‘gota a gota’ y ahí mismo aparece otro a convencerte de que tomes otro préstamo. Ellos son un parásito”, concluyó.

*Nombres cambiados por seguridad

La ‘gasolina’ del negocio ‘gota a gota’

Una fuente de la Fiscalía en Cali, que conoce de cerca el fenómeno del ‘gota a gota’, dijo que son varios los aportantes a este turbio negocio, entre estos estarían algunos dueños de expendios de drogas y pequeños narcotraficantes.

¿Cómo funciona este sistema? El funcionario explicó que en el caso de los sitios de venta de droga, los ‘gota a gota’ contactan a los microtraficantes para proponerle a estas personas que inviertan en los préstamos.

Le puede interesar: La guerra por el 'gota a gota' que habría detrás de dos crímenes en Cali

“Digamos que yo soy el ‘gota a gota’, entonces voy donde el expendedor y le pregunto que cuánto se hace diario vendiendo droga, él pueda que me diga que $4 millones o $10 millones, entonces yo le propongo que invierta esa plata y que yo le reconozco el 5 % o el 10 % sobre ese dinero. Me voy con esa plata y ya sé que debo responderle a la oficina tal con un código único que le asignan. A ese dinero le hago mucho más porque la presto al 20 % y al expendedor solo le doy el 8 %. Claro, yo tengo los cobradores y los matones. Así funciona ese negocio”, afirmó el investigador. El otro ‘combustible’ que alimenta esta ‘banca’ ilegal, como lo es el ‘gota a gota’, tiene que ver con aportes de pequeños narcos de la ciudad que quieren “lavar dinero” producto del pago de paquetes de coca en el exterior. “Un narco puede decirle al ‘gota a gota’ de préstamos grandes que le pase $100 millones para un envío de coca con el propósito de que a fin de mes le da el 50 % de ese valor. Todos ganan”, dice la fuente.

La Fiscalía en la ciudad, según conoció este diario, le sigue la pista a 27 organizaciones de prestamistas. Además, doce homicidios de este año estarían relacionados con estos préstamos. “Hay homicidios por ‘gota a gota’ ordenados desde el barrio Municipal por un ajuste de cuentas entre ellos, bien sea por cobros o deudas por el negocio”, dijo el general Hugo Casas, comandante de la Policía en Cali.

Delitos

Hay Constreñimiento ilegal cuando el ‘gota a gota’ lo obliga o presiona al pago de intereses a cambio de no atentar contra su vida.

Hurto a residencias: cuando por el pago de una deuda saquean su casa y le roban diferentes elementos como una forma de pago.

Otros delitos presentes en esta actividad: amenazas, homicidio, usura, lavado de activos, enriquecimiento ilícito, lesiones personales, extorsión o inducción al suicidio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad