Los focos de violencia e inseguridad en torno a algunos bloqueos en Cali

Junio 07, 2021 - 11:41 p. m. 2021-06-07 Por:
Redacción de El País
Bloqueos Paso del Comercio

Personas dañaron infraestructura pública y luego la usaron para bloquear las vías, como esta imagen en Paso del Comercio.

Foto: Raúl Palacios | El País

Desde el pasado 28 de abril, cuando tuvo inicio el paro nacional en Colombia, en Cali se han registrado, según informes de la Policía realizado por investigadores especializados, más de 545 bloqueos.

Es decir, ciertas actividades urbanas que obstruyen la movilidad regular del comercio y de los ciudadanos, y que también han buscado destacar los puntos de resistencia que, en el marco de las jornadas de protesta, “acabaron por convertirse en zonas de fácil dominio para los delincuentes”, según las autoridades.

Paso del Comercio, Sameco, Puerto Rellena, Calipso, Siloé y Juanchito, son algunos de los puntos donde ocurren delitos.

Igualmente, uno de los informes mostró un balance del Puesto de Mando Unificado, PMU, que da cuenta de que, en medio de las protestas han resultado 18 ambulancias afectadas, 1 ambulancia vandalizada, 45 estaciones del MÍO incineradas, 50 buses del MÍO destruidos, (de los cuales 16 han sido incinerados), 39 fotomultas derribadas, 1 monumento afectado (Sebastián de Belalcázar), 87 capturas, de las cuales 2 fueron a ciudadanos venezolanos, 123 saqueos y 128 intervenciones para desbloqueos de vías por parte del Esmad.

Delincuencia aprovecha los bloqueos

En la Seccional de Inteligencia de la Policía, los investigadores le han seguido la pista a los puntos de bloqueo en Cali y han encontrado que “la protesta dejó de ser pacífica en cuanto tuvo una incidencia criminal. Una incidencia que se demuestra en situaciones como la quema de 17 CAI y hostigamientos a unidades policiales con armamento de largo alcance”.

Le puede interesar: ¿Quién está detrás de la financiación del vandalismo en Cali durante el paro?

Asimismo, los agentes aseguraron que en los días subsecuentes al 28 de abril, entrando a mayo, se comenzó a evidenciar la incidencia de grupos delincuenciales tales como ‘Los Chinga Harry’, ‘Los Brayan’ y ‘Los Ramalí’, específicamente en el sector de Paso del Comercio, “aunque también en otras zonas neurálgicas de la ciudad, grupos que, además, ya eran reconocidos desde hace algún tiempo por cometer delitos como extorsión, homicidio, hurto y daños personales”.

Los investigadores indicaron que su objetivo, como se evidenció en el Paso del Comercio, bloqueo con más de 2.5 kilómetros de vía; fue neutralizar la movilidad, desestabilizar y apoderarse del territorio de un modo que, en últimas, fomentó la rivalidad —incluso entre ellos mismos— y, por otra parte, el desabastecimiento en toda la ciudad, puesto que algunos de estos puntos son entradas alternas a Cali.

En los informes de las autoridades se destaca también que la situación de los bloqueos en la zona del suroccidente del país trajo consigo la falta de combustible, víveres y demás material necesario para el comercio y la ciudadanía. “Esto impulsó al Gobierno, tras una solicitud del PMU, de pedir asistencia militar tras los actos de vandalismo y violencia, la destinación de 3736 uniformados en toda la jurisdicción, para garantizar la seguridad y dotar con 8,8 millones de galones de combustible a Cauca, Nariño y Valle”.

Al respecto, comerciantes y habitantes de Paso del Comercio y distintos sectores, coincidieron en que “es muy difícil apoyar estas causas de las protestas, cuando los principales afectados somos los pequeños comerciantes, así no funciona, ni mucho menos cobrando peajes, agarrando a las personas de camino al trabajo y obligándolas a pagar, en varias ocasiones, precios muy caros y sin justificación alguna dentro del marco actual”.

Lea también: Inseguridad, el otro 'bloqueo' que tiene en jaque a Cali

El caso de Paso del Comercio

Según los investigadores, en este punto de bloqueo, antes de la intervención de la Fuerza Pública, los que aprovecharon la protesta para delinquir operaban así: “todos los días, mientras algunas personas cuidaban o hacían de ‘campaneros’ y vigilaban que no llegara la Policía, otros movían armas. En esta zona, dos CAI fueron vandalizados.

Los procedimientos del Esmad, según analistas del PMU, se limitan en estos puntos debido a que “no nos estamos enfrentando a protestantes, sino más bien a delincuentes que portan armas de fuego y tienen experiencia en la comisión de delitos”.

Estas personas, de acuerdo con las investigaciones, hacen parte de un colectivo que hace constante referencia a la palabra “resistencia”, y que han logrado, incluso, infiltrarse entre algunos de los líderes de las manifestaciones del paro, que a su vez son los que tienen acercamiento siempre con la Administración y demás partes para dialogar.

“Es por esto que con la estrategia montada por parte de las personas que aprovechan los bloqueos, se logra que estos puntos sean de difícil acceso para la Policía, lo que les permite delinquir”, acotaron las fuentes.

Entonces “Paso del Comercio se convirtió en un punto importante para comunicar la zona norte con la zona sur de Cali y esto los delincuentes lo entendieron bien. Al bloquear este punto trascendental se genera desorden, se aleja a la Fuerza Pública, se crea pánico en la comunidad y esto es aprovechado por la delincuencia para su actuar”, aseguraron los investigadores.

Para nosotros, expresaron los funcionarios de la Fuerza Pública, “estos no son puntos de resistencia, sino de concentración criminal. En Paso del Comercio se han establecido como si fuera una gran trinchera en la ciudad”.

A través de las investigaciones, concluyeron los agentes, “hemos dado con la captura de miembros de lo que se denominan grupos armados organizados. Y no han sido solo personas que ya habitaban la ciudad, sino que en los días previos al inicio del paro llegó gente a Cali que se sumó al objetivo de desestabilizar, generar vandalismo y financiar algunos de los bloqueos, que la delincuencia común aprovechó”.

A propósito

El comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Juan Carlos León, confirmó el sábado pasado que dos civiles perdieron la vida en medio de los enfrentamientos registrados en la noche del viernes en el sector de Paso del Comercio, en el norte de la ciudad.

Después de los hechos ocurridos en el sector del Paso del Comercio, la Fiscalía General de la Nación designó dos fiscales de Derechos Humanos de la Seccional Cali para adelantar las labores investigativas que permitan esclarecer lo sucedido.

El Comandante de la Policía de Cali agregó que todo lo ocurrido el viernes pasado en el sector de Paso del Comercio, los muertos, los heridos y los desmanes será investigado por parte de las autoridades competentes. Pero también llamó a investigar la desaparición, en este punto, de un patrullero de la Policía.

Seis (6) meses de acceso ilimitado por $9.000. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS