Lo que debe saber sobre 24-0, la jornada artística que quiere reducir la violencia en Cali

Lo que debe saber sobre 24-0, la jornada artística que quiere reducir la violencia en Cali

Septiembre 26, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Ana María Ramos Ospina | El País
Lo que debe saber sobre 24-0, la jornada artística que quiere reducir la violencia en Cali

“Yo estoy seguro de que la paz viene ya, yo soy de los del sí, para mí eso ya no tiene reversa, reversa y nos tenemos que poner a implementar esa vaina juiciosos": César López, músico colombiano.

El músico bogotano César López, líder de la propuesta, habló con El País para explicar cómo sería la estrategia en la capital del Valle.

El músico bogotano César López, reconocido por ser el ‘mensajero de la paz’ y por haber inventado la ‘escopetarra’, estuvo en Cali para el lanzamiento de su jornada 24-0, veinticuatro horas  de música y cero homicidios violentos. El evento se llevará a cabo el próximo 8 de octubre a partir de las 12 del medio día, con presentaciones musicales que irán hasta el día siguiente. Lea también: Lanzan iniciativa artística que busca un día sin homicidios en Cali. El artistas habló con El País sobre su iniciativa y de cómo ve a Cali en el tema de la paz y el posconflicto. ¿Por qué la iniciativa dura 24 horas? Cuando yo empecé a revisar informes forenses me llamó mucho la atención que todo lo tenían medido por días, habían clasificado el día más violento, entonces de ahí nace la idea poética, de decir qué pasaría si nos inventamos un día de no violencia, no agresión.  Así llegamos a hacer el ejercicio del 24, que nos parecía muy simbólico, de hecho en la primera jornada cada que pasábamos una hora se hacía un toque de trompeta, porque llevábamos una hora de vidas salvadas. ¿Por qué esta vez escogió a Cali? Hay dos cosas que a mí me parecen muy importantes, primero que yo siento que Cali tiene un discurso muy avanzado en términos culturales y me parece que toda la música que se hace aquí, y sobre todo la de sentido social, son letras que tienen un nivel de conciencia muy alto, eso siempre me ha llamado mucho la atención. Segundo, las cifras que nos indicaban que en esta ciudad se estaban marcando unos niveles importantes de violencia. Esas dos cosas a mí me hicieron pensar que definitivamente   había que hacer una jornada 24-0 en Cali.  ¿O sea que usted investiga los índices de violencia y el contexto de la ciudad que va  a visitar? Ese proceso se hace cada año. Yo hago una lectura, por su puesto, de la mano del informe Forensis, pero también de los medios de comunicación, además como  viajo permanentemente también voy sintiendo los procesos que pasan en los lugares que visito, más las cifras. Cali era una prioridad, de hecho yo lo intenté en el 2014, pero no se pudo. Nosotros vinimos y hablamos con algunas personas, pero no sé, no era el momento. Sin embargo yo tengo que decir que 24-0 es como un ritual, esta no es una solución mágica, nadie garantiza que esa noche no va a haber muertes violentas, simplemente que me parece supremamente importante levantar la voz desde los artistas. ¿En qué ciudades se ha hecho el evento? En varias, por ejemplo, este año se hará en Cali, Manizales, Santa Marta, Bogotá, Pereira, Buenaventura, Montería y Medellín.  La primera ciudad fue Bogotá, allí hice el toque en la Plaza de Bolívar en el 2011. Después de eso pasaron cosas muy curiosas, recibí una llamada del Ministerio de Prevención de la Violencia de Guatemala, ellos me dijeron que habían visto la campaña y que querían materializarla allá.  Luego de eso el evento se hizo en 23 municipios como Manizales, Tumaco, Barranquilla, Corinto, Miranda. ¿Qué incidencia tuvo el mensaje en el Cauca?  Nosotros estuvimos en Miranda y en Corinto, y a mí me parece que hay una incidencia que considero muy positiva y es que lo que nosotros hacemos por lo menos logra inspirar a la gente.  No les solucionamos los problemas del agua ni del desempleo, pero sí logramos que queden inspirados y que sientan que sus vidas recobran cierto sentido, y que se conectan desde las emociones. La incidencia que hubo allá y que queda en todas partes es la motivación. Allá en el Cauca me impresionó el contraste del hermoso paisaje con el abandono, o la señora super amable, con problemas sociales  profundos.    ¿Alguna vez se ha logrado el 24-0? No, eventualmente lo logran en algunas ciudad, por fuera del evento, pero lo que sí es cierto es que en Colombia hay municipios que son 365-0.  ¿En qué ciudad se estuvo cerca a completar el 24-0? En el 2013 estuvimos en Barranquilla, a mí me llamó la atención que tuvimos cero muertes violentas, pero faltando media hora para que acabara en evento el comandante de la Policía me llama y  me dice que había un muerto. ¿Cree que nuestra ciudad está preparada para un posconflicto? Yo quiero pensar que nosotros estamos listos como sociedad para esto, yo siento que Cali está mostrando es una profunda división.  Acá uno escucha voces muy radicales, hay que decirlo, que entran en discurso nacional que a mí no me gusta, porque primero están pensando en el beneficio a corto plazo, segundo en el beneficio individual. Yo estoy seguro de que la paz viene ya, yo soy de los del sí, para mí eso ya no tiene reversa y nos tenemos que poner a implementar esa vaina juiciosos. ¿Y cómo hacer para que, siendo uno de los escenarios del posconflicto, asuma una actitud que aporte?  Yo quiero que este 24-0 sirva para eso, que ahí se pueda reivindicar el valor del arte  en el discurso social. Yo pienso que los artistas somos los ‘curanderos’ del alma de las naciones que han pasado por la guerra y por eso ese post conflicto vendrá muchísimo más inspirado. Definitivamente Cali será uno de los mejores escenarios para esa etapa, por toda la historia que trae esta ciudad, además de la gran cantidad de gente que llega aquí buscando espacio y que trae todas sus buenas prácticas y buenas intenciones, con el fin de aportar para el bienestar de la ciudad y al los procesos  de cultura por la paz.  ¿El arte y la cultura inciden en ese cambio de comportamiento? Eso hay que decretarlo desde este mismo momento, porque  Cali va a ser un epicentro desde la cultura y el arte para la resiliencia, para la reconciliación, el perdón, para la implementación de los acuerdos, para sanar heridas que han dejado tantos años de guerra.  

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad