Esto dice Mindefensa sobre acciones organizadas tras los desmanes en Cali

Escuchar este artículo

Las explicaciones de Mindefensa sobre acciones organizadas tras los desmanes en Cali

Mayo 02, 2021 - 08:10 a. m. Por:
 Redacción de El País
Diego Molano, ministro de Defensa

Diego Molano, ministro de Defensa.

Colprensa

"Los dispositivos militares y policiales continuarán en Cali el tiempo que sea necesario para controlar esa amenaza criminal en la que buscan persistir y sobre la que buscaremos mantener la tranquilidad. La decisión es prevenir cualquier ataque adicional de estas bandas criminales que pretenden afectar la ciudad”.

Así, el ministro de la Defensa, Diego Molano, aseguró que los refuerzos de personal de la Policía y el Ejército que han llegado a la capital del Valle del Cauca en los últimos días permanecerán en la región por tiempo indefinido.

El funcionario, quien arribó a Cali el jueves en la noche, lidera el Puesto de Mando Unificado, desde donde se coordinan, junto con la gobernadora Clara Luz Roldán; el alcalde Jorge Iván Ospina y los comandos de la Fuerza Pública acantonada en el departamento, las acciones tendientes a recuperar el control de la ciudad, antes los desmanes que han tenido lugar en medio de las protestas iniciadas el pasado miércoles.

“Cali estuvo bajo ataque sistemático de organizaciones vandálicas criminales, porque lo que vimos no fue a unos pocos, como algunos medios han calificado, que dañaron la jornada. Realmente hubo un ataque sistemático y criminal organizado, coordinado y financiado contra unos objetivos específicos”, el dijo el Ministro a El País sobre los hechos ocurridos en esta capital durante la primera jornada del paro nacional.

Ministro, usted ha sido tajante al asegurar que los actos vandálicos ocurridos en Cali no fueron espontáneos. ¿Por qué?

El Ministerio de Defensa y nuestra Fuerza Pública respetan y garantizan el derecho a la movilización social, pero lo que es intolerable es el vandalismo y el terrorismo. El miércoles Cali estuvo bajo ataque sistemático de organizaciones vandálicas criminales, porque lo que vimos no fue a unos pocos, como algunos medios han calificado, que dañaron la jornada. Realmente hubo un ataque sistemático y criminal organizado, coordinado y financiado contra unos objetivos específicos. Atacaron en primer lugar el comercio formal, comerciantes pequeños y medianos se vieron afectados; también atacaron la Gobernación, la Alcaldía, la Fiscalía, la Dian, y atacaron lo que más afecta la vida normal de los ciudadanos y los trabajadores, el sistema de transporte público, con más de 20 buses vandalizados.

¿Por eso desde ese día se tomaron acciones desde su cartera?

Se tomaron las medidas, en acuerdo con el Alcalde, de un toque de queda a las tres de la tarde, y de reforzar con 850 policías que comenzaron a llegar ese día sobre todo a los cuatro puntos de salidas de Cali y en especial para la recuperación del centro, donde las entidades estaban siendo vandalizadas. Adicionalmente, se reforzó con 450 hombres del Ejército para acompañar los patrullajes de la Policía y el Esmad. Lamentamos las afectaciones que tuvieron los ciudadanos, los comerciantes que sufrieron daños, como lo vimos con dolor profundo en los gritos desesperados de la funcionaria de un banco que decía: ‘somos personas, somos personas’. Estos vándalos criminales los atacaron sin ninguna compasión y, por supuesto, después de las capturas, seguiremos con el proceso de judicialización.

Pero ese pie de fuerza en la ciudad se ha seguido aumentado ante la continuidad de las protestas...

El viernes realizamos, con la Gobernadora, el Alcalde y los miembros de la cúpula, un sobrevuelo para verificar la situación de las diferentes actividades en la ciudad y acompañamos la llegada de 80 miembros del Esmad y 350 integrantes del Ejército, por lo que informamos al Valle del Cauca y a Cali que 3963 hombres y mujeres de la Policía y del Ejército están hoy desplegados en la ciudad y en operativos permanentes, con 1863 policías y 1100 soldados que en los últimos días han llegado para garantizar la recuperación de la tranquilidad de los caleños.

¿Y hasta cuándo se quedarán esos refuerzos en la ciudad?

Los dispositivos militares y policiales continuarán el tiempo que sea necesario para controlar esa amenaza criminal en la que buscan persistir y sobre la que buscaremos mantener la tranquilidad. La decisión es prevenir cualquier ataque adicional de estas bandas criminales que pretenden afectar la dinámica de Cali. Desde el Puesto de Mando Unificado, seguimos coordinando con la Gobernadora, la Alcaldía y los comandantes regionales de Policía y Ejército.

Sin embargo, sigue la zozobra entre la ciudadanía...

Por supuesto, sabemos que aún existen zozobra y miedo en la ciudadanía, porque estos actos que cometen generan temor, pero hemos venido avanzando, de forma decidida, en unión con todas las instituciones y los ciudadanos. El viernes tuvimos una reunión con todos los sectores productivos de la ciudad, con el fin de determinar acciones que permitan restaurar el normal funcionamiento de la cadena productiva de abastecimiento de la ciudad.

Se ha anunciado recompensas para quienes denuncien a los responsables de los actos vandálicos...

Toda la información que ha sido suministrada a través de la línea 3116253670 está siendo valorada por los organismos de Policía y judiciales, de modo que se pueda identificar, cómo ha comenzado a suceder, a aquellos que han cometido actos de vandalismo. Ratificamos las recompensas establecidas: hasta $20 millones a quien suministre información que conduzca a la ubicación de ese cartel que ha empezado a circular con más de 60 rostros que han sido enviados por la ciudadanía porque están vandalizando estaciones de transporte; $20 millones a quien ayude a identificar al responsable del vil ataque a nuestro patrullero Gabriel Padilla, y hasta $10 millones a quien suministre información, como se ha venido haciendo y que muy útil, para avanzar con la Fiscalía General de las Nación en los procesos de judicialización de estos responsables de procesos de vandalismo y saqueos en la ciudad.

Ministro, tras el 21N a usted le tocó liderar la Gran Conversación, como estrategia del Gobierno para escuchar a los inconformes. ¿Es necesario retomar esa iniciativa?

Después de los actos del 21 de noviembre se desarrolló la Conversación Nacional. Inclusive, recuerdo que se hicieron varios encuentros a nivel nacional, uno en Cali, y allí surgieron propuestas importantes, como lo de la renta básica y la de educación gratuita a nivel universitario. La reforma social y sostenible incluye esas propuestas, las implementó el Gobierno durante la pandemia, como Ingreso Solidario, que es la renta básica, y hoy está promoviendo que llegue a cinco millones de colombianos. La gente pedía matrículas gratis, y hoy hay una propuesta en esa iniciativa, que está en el Congreso, que incluye la matrícula gratis para 500 mil estudiantes de los estratos 1 y 2.

Entonces, el Gobierno no solo escuchó sino que implementó parte de ellas y hoy las está materializando para que sean políticas públicas permanentes y les garantice equidad social. Por supuesto, será en el escenario del Congreso donde hoy, que están representadas todas las visiones de Colombia, que se busquen y se generen los consensos necesarios.

Siguiendo con Cali, pero cambiando de tema, ¿qué hacer para disminuir los homicidios en la ciudad?

En el caso de Cali tenemos un reto muy importante y por eso hace un mes y medio estuvimos, en conjunto con el Alcalde, lanzando la política de seguridad, que tiene su enfoque en mejorar las capacidades de Policía en la ciudad para atacar las causas que generan el homicidio. Hay tres acciones fundamentales: primero, un nuevo modelo, que son los segmentos de vía, eso quiere decir que nuestra Policía Nacional está enfocando sus refuerzos en su modelo de vigilancia por cuadrante en aquellos segmentos en los que durante el último año la ciudad ha presentado la mayor tasa de homicidios y de hechos violentos. Ya no es un cuadrante generalizado, sino focalizado en los segmentos de vía, donde se hace un esfuerzo conjunto y especialmente con presencia de Policía Judicial.

¿Y el segundo aspecto?

Tiene que ver con un negocio muy grave en Cali, que es el microtráfico, que alimenta bandas que se conectan con otros grupos armados organizados y que en muchas ocasiones tienen franquicias en la ciudad. Uno ve el surgimiento de ollas de microtráfico en Siloé, en Aguablanca, con inducción al consumo de los jóvenes y luego los llevan al delito, les entregan un primer cuchillo para que hagan el primer atraco frente al parque, cerca al colegio, para que infundan miedo. Luego los entrenan para hacer el fleteo o salir a robar celulares en el MÍO y ya los vinculan a las otras bandas. Por eso es fundamental combatir el microtráfico.

Y la tercera estrategia, que es fundamental en el Gobierno del presidente Duque, es la prevención. En Cali hemos visto el crecimiento de jóvenes que entran a delinquir antes de los 18 años, hay que hacer una campaña muy grande para prevenir el consumo y evitar que sean usados por grupos delincuenciales.

¿Qué pasa en el Cauca?

“En los dos últimos meses hemos visto una disputa en dos sitios del Cauca. En el norte, donde las disidencias de las Farc y el ELN, sobre todo en Argelia, en el corredor de El Plateado, donde hay mayor concentración de coca, que ha generado desplazamientos y, por supuesto, hechos violentos.

Sobre todo las disidencias de las Farc, como la Carlos Patiño y la Dagoberto Ramos, han afectado a la población civil. Son ellos los que asesinan a líderes sociales y buscan imponer negocios ilícitos de cultivos en los resguardos indígenas y los que están buscando afectar nuevamente con atentados terroristas, como el sucedido en Corinto con el carro bomba. Finalmente, una columna de ellos ha buscado expandir sus tentáculos sobre el Valle del Cauca, en la zona de Tuluá, lo que es materia de preocupación y sobre lo que está actuando nuestra Fuerza Pública. ¿Qué se está haciendo? Primero, neutralizando a los cabecillas y organizaciones, pero también implica campañas en donde, de forma conjunta, el Ejército, la Fuerza Aérea y la Policía trabajan en la judicialización de estos grupos.

Como resultado de la Operación Atalanta se han hecho más de 1300 judicializaciones de personas de las estructuras y se han neutralizado, en el caso del Cauca, a 13 cabecillas de esas disidencias, 72 integrantes y 56 de estructuras de apoyo”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS