Romance entre profesores y estudiantes, ¿relación con futuro?

Escuchar este artículo

Romance entre profesores y estudiantes, ¿relación con futuro?

Agosto 25, 2019 - 12:35 p.m. Por:
Nataly Santacruz
Profesor con estudiante

Según el sexólogo Ariel Gonzáles, el 90 % de las relaciones entre alumnos y profesores no prosperan más allá del aula de clase.

El País

“Cuando tenía 15 años me enamoré de mi profesor de física (materia que detestaba), nunca me puso cuidado, pero yo suspiraba cada vez que tenía clases con él. Me parecía el hombre más atrayente, más perfecto y más completo del mundo. Fantaseaba, soñaba con él, escuchaba música pensando en él”, confiesa la sexóloga Flavia Dos Santos.

Como ella, muchas personas se han sentido atraídas por un profesor o profesora y viceversa. En algunos casos sí se ha entablado una relación entre ellos. Pero, ¿qué hay más allá de esa atracción?, ¿por qué se genera?, ¿tiene futuro? Varios expertos examinaron estas cuestiones y encontraron sus respuestas.

Lea también: Diez consejos para liberar la dependencia emocional

1. Tentación por lo prohibido

Para nadie es un secreto que lo prohibido se vuelve tentador. Las relaciones entre alumnos y profesores suelen estar prohibidas en todos los ambientes educativos y esa es una de las razones por las que llama más la atención.

La psicóloga Diana Pardo asegura que hay personas que se estimulan con la idea de una relación prohibida, lo que genera la fantasía de poder poseer sexualmente algo tabú. El sexólogo argentino Ezequiel López comparte esta idea afirmando que esa prohibición y la posibilidad de llegar a ser descubiertos puede ser excitante. Esto puede llegar a ser una trampa en el futuro, pues superado lo “oculto” se cae en la normalidad.

La psicóloga Diana Pardo explica que las personas que se involucran en este tipo de relaciones se caracterizan por retar la norma, por la necesidad de controlar, por una necesidad emocional o buscan hacer realidad una fantasía.

2. Atracción por admiración

Según la sexóloga Flavia Dos Santos, la base de esa atracción es la admiración y la curiosidad, pues admirar de tal manera a un profesor o profesora genera que el estudiante quiera poseer algo de esa persona.
Así lo ratifica la psicóloga especialista en terapia de pareja Diana Pardo. En este caso ocurren dos cosas: el alumno proyecta cómo quiere ser en el futuro (por ejemplo, exitoso, prestigioso, con buena imagen pública, magnetismo y carisma).

Y en segundo lugar el alumno proyecta en el maestro todo lo que le gustaría llegar a saber: se despierta el deseo de poseer ese conocimiento, desentrañarlo, averiguar cómo funciona la mente del otro y sentir la adrenalina de ser aquel que alcanza esa montaña tan alta que es codiciada por tantos.

Desde el punto de vista del profesor, puede sentir atracción sexual básica o el orgullo de sentirse importante y admirado. El sexólogo argentino Ezequiel López explica que sentir esa atracción de parte de la otra persona es excitante desde el punto de vista sexual y emocional, pues es una fuerte validación.

Vea también: ¿Recién separado? Esto dicen los expertos sobre la búsqueda de nueva pareja

Estudiante
3. Una relación de poderes

En la relación alumno-profesor existe una jerarquía indiscutible, el profesor tiene más poder que el alumno en el aula de clase y sin duda en el campo del saber también. Ariel Gonzáles explica que la persona que enseña, en teoría, sabe más que el que está estudiando y desde ese punto de vista es que se establece ese vinculo. “Al tener esa posición de superioridad, el docente tiene una ventaja y muchos pueden aprovecharse de esta situación”.

Así mismo, el experto Ezequiel López dice que “al final profesor-alumno o alumna es como médico-paciente o jefe-secretaria. Son relaciones asimétricas en donde hay alguien que tiene el poder, en este caso el profesor, que le da la posibilidad de poner una nota, aprobar o desaprobar. Pero también el poder que le da el conocimiento y el mismo lugar que tiene de liderazgo”.

Le puede interesar: ¿Por qué siempre repite esas parejas que le hacen daño? Estas son las razones

4. Juego de intereses

Cuando una relación nace en el aula de clase muchas veces se puede pensar que es por obtener ventaja de la persona que tiene más poder. Diana Pardo, psicóloga especialista en terapia de pareja, afirma que la necesidad de controlar la situación cuando la materia resulta compleja es uno de los factores que generan estas relaciones.

Mientras, el sexólogo Ariel Gonzáles explica que “por más que se genere la idea del estudiante de sacar beneficio de esa relación, es responsabilidad del docente evitar ese tipo de vínculos”.

Lea además: Cuidado: si le pasa esto, usted está en una relación tóxica

¿Tiene futuro?
Clase, libros, estudiante, escuela

Todos los expertos concuerdan en que el futuro de estas relaciones es incierto e imposible de generalizar. Muchas veces solo se trata de un deseo o una fantasía que se cumple por un tiempo y pasa de interés, pero otras pueden prosperar y convertirse hasta en una familia.

Ariel Gonzáles, sexólogo, confiesa que ha tenido varios de estos casos en su consultorio. “Desde mi experiencia, de diez casos de esta naturaleza, solo uno termina en matrimonio y posterior embarazo, los otros nueve generan peleas y conflictos”.

Para estos profesionales son relaciones que se deben evitar porque en la mayoría de ocasiones se desencadenan despidos, renuncias e incluso deserción por parte del estudiante.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad