¿Qué piensa de la situación de Colombia? Así nos respondió Residente

¿Qué piensa de la situación de Colombia? Así nos respondió Residente

Noviembre 25, 2018 - 08:00 a.m. Por:
Camila Cardona / Reportera de El País 
Residente

Residente, cantante puertorriqueño.

Agencia EFE

“Soy lo que dejaron, soy toda la sobra de lo que te robaron, un pueblo escondido en la cima, mi piel es de cuero, por eso aguanta cualquier clima. Soy una fábrica de humo, mano de obra campesina para tu consumo, frente de frío en el medio del verano, el amor en los tiempos del cólera, mi hermano”, dice la primera parte de la canción ‘Latinoamérica’ entonada por la voz de René Juan Pérez Joglar, más conocido como Residente.

Un rapero, compositor y productor puertorriqueño, que es considerado uno de los artistas más nominados en los Grammy Latino. Actualmente cuenta con 28 galardones. René se ha identificado por sus letras polémicas, en las que ‘a punta de tiradera’ le da una buena lección a los gobiernos y reivindica a los pueblos.

Desde sus inicios hace denuncia, crítica política, la misma con la que esta semana, antes de su primer concierto como solista en Cali (que fue ayer), causó revuelo al invitar a los estudiantes a tomarse el escenario. “Ese día la tarima será de los estudiantes que la juegan inteligente. Yo no voy a decir nada, el espacio va a ser de ustedes, y no quiero que se metan partidos políticos, no me interesa”. Hablamos con el artista.

Siempre tiene algo que decir cuando se trata de política o educación, ¿qué piensa de la situación de Colombia?

Es algo que ustedes deben atender, yo no debo venir a decir algo sobre un país que me parece hermoso, pero en el cual no vivo. Cuando son cuestiones de derechos humanos, como la desaparición de 300 activistas sociales, uno queda sorprendido, es algo muy fuerte y triste. Es una cuestión de derechos humanos que trasciende cualquier ideología política partidista de la cual me he querido alejar y me acercan. Así que estoy dispuesto a darle espacio a la gente para que se suba a la tarima.

’Rap bruto’ habla sobre los falsos dioses del rap que, sin contenido, se hacen llamar artistas, ¿cree que hay mucho profeta falso en la música?

Los que se consideran artistas no tienen la culpa completa, es una cadena en la que el público forma parte, pues ellos eligen. Eso ocasiona que se difumine esa línea entre lo que es arte y lo que no. Los artistas solo están haciendo lo que le piden o sienten que es, cada cual se hace cargo de dar lo mejor de sí y de ser honestos, quizás es lo que ellos saben hacer.

Muchos consideran que se debe hacer música de manera comercial para ser exitoso, usted demuestra lo contrario con canciones como ‘Latinoamérica’ y ‘Guerra’...

Para mí la palabra comercial no debe de ser negativa, muchas veces la usan para definir la música que se hizo más a la ligera, comparada con la más elaborada. Comercial no solo significa que alguien la compra, también se refiere a si es accesible, y mi música lo ha sido desde ‘No hay nadie como tú’ hasta ‘Latinoamérica’, todo el mundo puede entender esas letras. Y aunque no suenen en la radio, cosa que es problema de los que programan, se convierte en comercial.

¿Entonces, a qué se debe su éxito?

El que me sigan se debe a que nunca me he dejado llevar por lo que quiere la gente, los fanáticos o por lo que la industria de la música pide, sino por lo que voy sintiendo en el camino y eso refleja honestidad, dentro del arte esta cualidad es importante y atractiva. Pero no atrae a cualquiera, sino a fanáticos de verdad que se quedan contigo hasta siempre, no es de esos que te siguen cuando tienen 15 años y a los 21 dicen ‘voy a oír otra cosa’. Yo tengo gente que me sigue desde que empecé y ahora traen a sus hijos a los conciertos.

Su canción 'Banana papaya' con Kany García, está de moda y da un mensaje de igualdad de género, en un momento en el que se lucha por esa causa. ¿Cuál es la intención detrás?

Para mí era muy importante que eso se entendiera. Fue algo que hicimos hace tiempo pero el video lo lanzamos hace poco, la idea era abrir la mente, en los países hispano hablantes, que están bien cerrados respecto a los roles femeninos, masculinos y a la comunidad LGTBI. Esta visión viene de un moralismo de años atrás que no se ha roto, la canción invita a que los hombres vean que las mujeres no tienen que hacer todo lo que nos dijeron de niños.

Ha dicho que tiene fe en los jóvenes de hoy en día. ¿Cree que tendremos un futuro mejor?

La juventud actual se está definiendo de forma sólida. Crecen con unos accesos a información que no existían cuando yo era pequeño, y cuando mis papás eran niños. El cambio de mi papá a mí no es tan radical como ahora con el internet, que permite que haya globalización y eso causa que los jóvenes no vivan tanto la vida tanto como yo lo hice, por estar mentidos en las redes sociales, pero por otro lado, tenga muchísima más madurez.

Esta nueva generación es bastante crítica, está en las redes sociales activamente opinando, desde la ropa que otros se ponen hasta el gobierno del tirano más grande. Eso, hasta cierto punto, es bueno que pase, porque señalan cosas que mi generación no hizo, por romanticismos ideológicos. A los jóvenes de hoy no les importa ese concepto de lo que se debe o no, si es de izquierda o derecha lo critican igual. Eso genera que se cree un espacio nuevo que debería tener un nombre y convertirse en un movimiento, porque es algo que rompe con cualquier cosa antigua.

¿Le teme a los aviones, pero aprovecha para escribir sus letras allí?

Sí, los aviones no me gustan. No tomo vuelos privados, me he subido unas cuatro veces cuando no existe otra alternativa para llegar al concierto, pero los odio. Prefiero los comerciales, también los odio, pero les tengo menos miedo. Claro que si pudiese, iría siempre en automóvil, si el camino no es más largo de diez horas y tengo días intermedios en la gira.

Una de las canciones significativas de su último álbum es ‘Milo’, dedicada a su hijo, ¿fue diferente el proceso creativo, al ser tan personal?

Compuse ‘Milo’ porque soñé con mi hijo muchas veces y cuando nació, soñé con ese tema y en África, así que me fui hasta allá y escribí toda la letra, los coros los traduje al dialecto de Ghana. Habla sobre él antes de nacer, luego en el presente, y le doy consejos para el futuro. Es un tema que me gusta mucho, a veces lo toco en vivo. Nació como algo que quería dejarle a él, a mi sangre.

La gente cree que los niños con déficit de atención son un problema, pero el suyo es un caso de éxito, ¿esto podría ser un mensaje para que los padres canalicen esa energía?

Sí, parte de esa energía y de las cosas que me decían que me traían problemas las usé a mi favor, las convertí en poderes mágicos. Incluso me ha servido para escribir, porque yo pierdo concentración, pero cuando me enfoco me hiper concentro, y lo uso para crear.

He estado escribiendo hasta 24 horas y sé que puede ser malo, pero esa impulsividad me ha dado la posibilidad de ser honesto. Eso me ha quitado el miedo, cuando siento algo que me hace sentir triste salgo y lo digo rápido. Por eso la gente puede confiar en que cuando digo las cosas es realmente lo que llevo dentro, y si me equivoco, lo dije desde la honestidad y la valentía.

Lea también: Residente anuncia que líderes estudiantiles acompañarán conciertos en Cali y Bogotá

Nació en su sangre

Nació en un hospital de Hato Rey, sector del área de San Juan de Puerto Rico. Su entorno familiar fue una clave en su proceso musical y su crítica social. Es hijo de Flor Joglar de Gracia, quien formó parte de la compañía Teatro del 60, y en sus años de estudiante perteneció a la Juventud Independentista Universitaria (JIU). Su padre, Reinaldo Pérez Ramírez, es un abogado laboralista, músico y escritor, también independentista que participó en diferentes brigadas internacionales en la Nicaragua sandinista y en Cuba. De ellos heredó su gusto por el arte, la escritura con aires revolucionarios.

De niño fue inquieto, tenía energía inagotable y falta de atención lo que lo llevó a descubrir su talento por la música y la composición. Confiesa que buscó ayuda, “antes no entendía todo lo que me pasaba. Fue hasta hace poco que empecé a estudiar más sobre el déficit de atención, la hiperactividad y todo lo que tengo desde chamaquito. Empecé a entenderme con la ayuda de una psicóloga”.

Su éxito musical se dio con la canción ‘Atrévete-te-te’ de la banda Calle 13, conformada por los hermanastros René Pérez Joglar y Eduardo José Cabra. Ellos se conocieron a los dos años de edad, cuando la madre del primero se casó con el padre del segundo. Más tarde sus padres en común se divorciaron, manteniendo ellos el contacto.

Tanto el nombre de la banda como sus apodos de ‘Residente’ y ‘Visitante’, surgen de la época de su niñez, siendo la ‘Calle 13’ la dirección en la cual vivía René y donde iba Eduardo a visitarlo, Al llegar a la casa de René, Eduardo debía decirle al guardia de seguridad si era residente o visitante. Pese al éxito alcanzado, el grupo se separó en el año 2015, por razones que no han expuesto.

Activista político

En Cali fue la última presentación de la gira de este artista que durante un año lo llevaron a Madrid, París, Berlín, Barcelona, Chile y Argentina. Ahora asegura se encuentra trabajando en un proyecto nuevo, quiere tomarse un año de descanso para compartir con su familia y escribir con calma.

René es un artista que le gusta causar polémica desde sus inicios cuando con su canción ‘Querido FBI’, producida en septiembre del año 2005, causó revuelo por promover la violencia contra las autoridades. Otro de sus momentos fue cuando en octubre de 2009 el alcalde de la ciudad de Manizales, Juan Llano, del partido de Centro Democrático, prohibió que el grupo puertorriqueño Calle 13 actuara en la Feria de la ciudad, porque su vocalista había exhibido una camisa en referencia al entonces presidente Álvaro Uribe con la leyenda ‘Uribe-paramilitar-bases’.

Y cuando para muchos es común escuchar declaraciones contra Trump, Residente causa polémica al no hablar, pues aseguró al país que decidió no criticar a este presidente. “Sí he hablado de él, pero no en voz alta. Le dejé espacio a muchos artistas que, por lo general, no se manifiestan. Con este personaje es bastante seguro decir algo y que no te afecte en la carrera, porque es políticamente correcto hablar mal de él ya que todo el mundo sabe que Trump es un idiota, no es un gobierno o político complicado al que defiendes o maldices y te cae todo el mundo en cima”.

Aclara que por eso “evito hablar de él y no darle promoción, aunque alguna vez dije que lo que hace con los inmigrantes es muy negativo y fomenta a que haya más odio hacia ellos y hacia las distintas razas”. Explica que esta actitud racista no es nada nueva. “ Eso viene pasando desde antes de Trump. Él lo que hizo fue dejarlo claro, pero ese racismo estaba desde antes que Obama, es un país racista y no es el único así, en el mundo hay un montón. No le daría tanto poder a él, diciendo que solamente por él hay un problema de migración gigante. Cuando Obama estaba, pasaba igual, lo que pasa es que como él es negro, la gente pensaba que se estaba avanzando porque él estaba en la presidencia”.

Entre sus polémicas más recientes se encuentra el video en René invitó a estudiantes colombianos a manifestarse. A lo que el Ministerio de Relaciones Exteriores respondió que no tomaría medidas como la expulsión o inadmisión al territorio colombiano en contra del cantante puertorriqueño, por incurrir en un presunto activismo político.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad