Herencia de Timbiquí y su álbum que rinde homenaje a grandes músicos del Pacífico

Escuchar este artículo

Herencia de Timbiquí y su álbum que rinde homenaje a grandes músicos del Pacífico

Febrero 13, 2021 - 02:10 a. m. Por:
Isabel Peláez R. / Reportera de El País
Herencia de Timbiquí

Begner Vásquez y William Angulo, integrantes de Herencia de Timbiquí.

Foto: Harold Polanía / Especial para El País.

La agrupación Herencia de Timbiquí lleva años soñando con hacer homenaje a sus ancestros, a sus maestros, a esos juglares del Pacífico que han enriquecido nuestro folclor. Y en plena pandemia materializaron ese anhelo de llevar a sus voces e instrumentos, y con sonidos nuevos, las canciones de estos maestros para darlas a conocer por distintos países y continentes.
 
Contaron con la bendición y la felicidad de Octavio Panesso para abrir este álbum con un título que suena a promesa: ‘La vamo a tumbá’. Será el primer sencillo de muchos que alegrarán este 2021 con melodías y letras que suenan a arrullo, a mar, a marimba, a tradición oral, pero también a fiesta, a bullicio, a jolgorio como Río Timbiquí, La Mujer del Campo, Caldo de Piangua, La Banda, A Tumaco lo Quemaron, Negrito Contento, Ola de Mar, La Tunda, La Pluma, La Memoria de Justino y la infaltable Mi Buenaventura.

Junto a Panesso, son muchos los compositores y artistas homenajeados en este álbum: Abelino Ocoró, Inés Granja, Zully Murillo, Ana Francisca Hernández, Peregoyo y su Combo Vacaná, Víctor Ramos Gonzales, Jairo Polo, Petronio Álvarez, Alfonso Córdoba, Mon Rivera y Alfonso Bengoechea.

Hablamos con Begner Vásquez, compositor y una de las voces líderes de Herencia de Timbiquí —junto a William Angulo—, sobre esta nueva etapa de la agrupación, que irá paralela a sus colaboraciones con artistas como Gilberto Santa Rosa, Silvestre Dangond y Susana Vaca.

Lea también: Adiós a Chick Corea: así recuerdan su paso por Cali durante Ajazzgo

¿Cómo ha sido hacer realidad este sueño de su sexto álbum de estudio en homenaje al folclor Pacífico?

Ha sido un sueño que hace muchos rato veníamos entretejiendo y pasó mucho tiempo para cumplirlo. Queríamos hacerlo despacio, sin acelerarnos y quedar contentos con el resultado. Tuvimos todo el tiempo del mundo para cranear el álbum y repensarlo. Ahora que lo escuchamos varias veces, sentimos que realmente era lo que queríamos. Y es un placer traer a esta generación canciones de generaciones pasadas y darles a conocer unos elementos que denotan que el sistema lingüístico del Pacífico es bastante interesante y sus canciones nos representan con mayor contundencia.

¿Cómo se da esa selección de los temas, porque son muchas las canciones emblemáticas del Pacífico? ¿Cuánto tiempo les demandó?

Pasaron casi cinco años para tenerlos listos. La investigación fue ardua, el Pacífico poco se documenta, todavía hay un vestigio muy interesante de nuestra tradición oral. Sin embargo, siendo nosotros parte de esta, conocemos los canales a través de los cuales hay que encontrar las respuestas a los interrogantes. Escogimos canciones de cada uno de los departamentos que conforman el Pacífico: Chocó, Valle, Cauca y Nariño.

Este álbum es un homenaje a los grandes cantautores del Pacífico, ¿qué mensaje les transmiten, siendo que muchos están vivos?

Sí, es un homenaje a ellos, donde les decimos: “Valoramos lo que hicieron, reconocemos que fue más difícil difundir la música en su época, cuando no había redes sociales que les permitieran divulgar lo nuestro de la manera en que lo podemos hacer nosotros hoy”. Nosotros nos resistimos a que la gente crea que nuestra música no se puede comercializar, ya hay ejemplos de que sí se puede. Pero a estos maestros les tocó más fuerte y por eso les hacemos este homenaje a artistas como Zully Murillo, Octavio Panesso que es de los más jóvenes, Markitos Micolta, Peregoyo, Petronio Álvarez, Alfonso Córdoba y un sinnúmero de artistas. ¡Y esto sigue!

Este será el volumen uno, como se diría hace algunos años, y ya tenemos seleccionadas algunas canciones del álbum que seguiría a este.

Puede leer: Diez años de la muerte de Helenita Vargas: razones para no olvidarla

"Herencia Pacífica es un álbum para escuchar en casa. Yo lo hago a diario, me siento a escucharlo y viajo a paisajes maravillosos de mi Pacífico, incluso a lugares que no conozco de la historia de los negros".
Begner Vásquez,
compositor y vocalista.

¿Los maestros que están vivos cómo recibieron este homenaje?

‘La Vamo a Tumbá’ es de Octavio Panesso y unos días antes de lanzarla le dijimos que íbamos a abrir con su canción el álbum, fue una felicidad inmensa para él que pudiéramos tomar una canción de las suyas para moverla por el mundo. Para mí es la canción más comercial de la música del Pacífico, pero es conocida en Colombia, no en otros países, nuestro reto es ese, que trascienda, que la escuchen en todo el mundo. A los autores que están vivos los llamamos antes de hacer el disco, para pedirles su consentimiento. Están preavisados, pero a cada uno lo vamos a llamar luego para anunciarles el lanzamiento de cada canción.

¿Por qué escogieron ‘La Vamo' a Tumbá' para abrir el álbum?

Tú no sabes lo que se generó entre los chicos de la agrupación, porque cada uno tiene sus clásicos preferidos. Cada canción para nosotros los músicos del Pacífico significa una época, una circunstancia, recordar a nuestros padres, a nuestros abuelos, a nuestros hermanos, a nuestro pueblo, nuestras costumbres. Estamos viviendo un momento bastante triste en el mundo, debido a tantas muertes por el Covid-19 y esta es una de las canciones más alegres que hay en nuestro folclor, le dimos un toque bastante urbano y buscamos dar precisamente un mensaje de esperanza.

¿Han contemplado la posibilidad de interpretar los temas del Pacífico con los maestros que están vivos?

La idea y el sueño era ese, habíamos hablado con Markitos Micolta, Inés Granja y Zully Murillo, con casi todos, pero con la pandemia eso se complicó.

Vea también: Caleño será galardonado por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas

¿Dónde se grabarán los videos y cómo van a hacer con la pandemia?

La idea es que se grabe la canción en un territorio que se ajuste a la temática, por ejemplo Caldo de Piangua nos encantaría grabarlo en Guapi, Río Timbiquí en el río y Mi Buenaventura allá. No podemos esperar que pase la pandemia, puede ser que esto no pase de aquí a dos años, así toque grabar con normas de bioseguridad, poca gente y poco tiempo, toca hacerlo, porque el tiempo pasa y no sabemos cuándo pare esto.

¿Este es un regreso a sus raíces?

Es más bien salir de nuestras raíces, para expandirnos hacia otros espacios donde no hay esta semilla. Siempre vivimos el mundo Pacífico desde nuestros hogares, con nuestras comidas, costumbres y tradiciones que llevamos siempre al lugar donde vayamos. Queremos mostrar a la gente nuestra idiosincrasia, que es hermosa, contarles con nuestras canciones como Caldo de Piangua sobre nuestra gastronomía y que en El Negrito Contento nos referimos a parte de nuestra historia, de un territorio que habla de resiliencia, que se apega a muchas cosas para no dejarse vencer por las situaciones que le ha tocado vivir: un pueblo que todavía pasa por sinnúmero de problemas, una sociedad en desigualdad con relación a las demás. Seguimos trabajando en eso: a través de la música sensibilizar, y no solo hacia afuera sino hacia dentro, hacia nuestra propia gente negra. Tenemos que reconocer nuestras debilidades como cultura y como región, trabajar para estar mejor, crear empresa, que nuestra economía crezca, tener buenos representantes en el Congreso. Debemos pasar de quejarnos a tomar las riendas de nuestra propia vida.

Herencia de Timbiquí

La agrupación Herencia de Timbiquí ha promocionado el sencillo ‘La Vamo A Tumbá’, composición de Octavio Panesso, en lugares de Cali como La Boquería.

Foto: @curvadigital / Especial para El País

Otros datos

Álbum paralelo

“Paralelo a este álbum, en Herencia Feat seguirán las colaboraciones de la agrupación que empezaron con J Álvarez, Andrés Cepeda. La idea es ir haciendo lanzamientos intercalados entre un álbum y otro”.

“Las canciones conservan su esencia original, pero se sienten más frescas y nuevas, como La Vamo a Tumbá, que es una canción poderosa. El reto fue hacerlas distinto, respetando su naturaleza. Está el sonido urbano, siempre presente debajo del folclor de Herencia de Timbiquí. A muchas les hicimos modificaciones, pero su esencia sigue allí, este álbum está de ataque”, dice Begner Vásquez. “Al Natural, el álbum anterior, fue todo un éxito. Nuestra canción Sabrás acústica pasó a primer lugar con más de 30 millones de visitas. A la gente le gusta el folclor, lo que pasa es que no se ha vendido de la manera que se debe”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS