Entrevista: Carlos Moreno, el director caleño de la nueva serie de Netflix, Goles en Contra

Octubre 28, 2022 - 06:43 p. m. 2022-10-28 Por:
Colprensa
Carlos Moreno

Carlos Moreno, es comunicador social de la Universidad del Valle con un magíster en Narrativa Audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona, España. Ha trabajado como realizador y montador en diferentes formatos y géneros audiovisuales que van desde el documental, el cortometraje, largometraje, pasando por el videoclip, el video experimental y el spot publicitario, obras y proyectos que ha llevado a cabo en Colombia, Centroamérica y España

Foto: Colprensa

Perro come Perro, El cartel de los Sapos, Todos tus muertos, Música Maestro y Lavaperros,  son apenas algunas de las obras de Carlos Moreno, el director caleño que en esta ocasión regresa a la pantalla chica con Goles en Contra, una miniserie que relata la vida a Andrés Escobar.

En esta producción de seis capítulos,  se narra el auge y la caída del fútbol colombiano y particularmente cuenta la historia del legendario futbolista Andrés Escobar, entre los años de 1987 y 1994.

Le puede interesar: Del canto al cuento: el caleño David Fernando habla del libro que presentará en Miami

"Las difíciles situaciones y decisiones que tuvieron que enfrentar los ídolos del fútbol colombiano partido tras partido, mientras se van volviendo trizas en medio de una pesadilla de violencia. Pero, sobre todo, el sueño de un país y un equipo que será recordado por siempre", señala Moreno. 

Así entonces, el director nos cuenta  sobre su experiencia a la hora de dirigir esta serie y los recuerdos que volvieron a él y su vida en Cali.

Herida abierta

¿Cómo fue trabajar un tema que sigue siendo doloroso, una herida abierta?

Desde que Dynamo me ofreció esta serie, que venían desarrollando Camilo Prince y Pablo González, yo sabía que era algo que me iba a gustar mucho, porque en parte de esa historia está el tejido de mi vida, viví esos momentos y mucho lo recordaba.

Esa conexión personal es muy importante para una producción, lo que implicaba una gran responsabilidad, porque vamos a llevar a la ficción unos hechos que implica mucho dolor, emoción de esa época, entonces había que ser muy coherente.

Ese fue el gran esfuerzo que hicimos todos los que terminamos desarrollando ‘Goles en contra’.

¿Difícil asumir esas responsabilidades?

Trabajar de la mano de Óscar Ruiz Navia, quien es el otro director de la serie, fue un camino de una gran aventura, de volver a una época atrás, viajar en el tiempo, y en general todos nos metimos en el cuento. Creo que la palabra concreta de esta serie es emocional.

Lea además: 40 años de aquella tarde remota: Colombia recuerda el Premio Nobel que nos regaló Gabo

¿Qué pasaba en la vida de Carlos Momentos en la época en la que se desarrolla la historia de la serie?

Yo estaba en el proceso de terminar el colegio y arrancar la universidad. Era mucho más aficionado al fútbol de lo que puedo ser ahora, y fue el momento en que se construyeron las leyendas del fútbol colombiano y para el mundo.

Prácticamente el trabajo que tuve que hacer ahora fue regresar a ese momento, cuando no existía internet, cuando el debate del fútbol se centraba en la radio, que no habían teléfonos móviles ni nada estas cosas y que la fotografía no tenía ese carácter efímero que hoy tiene. Fue una oportunidad de revolcar recuerdos.

¿Con Oscar ha llevado una vida paralela en el trabajo audiovisual?

Nos conocemos hace mucho y llevamos un proyecto cinematográfico paralelo. Era el compañero ideal para hacer esta serie. Cada uno dirige tres episodios y yo tenía la responsabilidad de ser el showrunner.

Sabía que para atender esto, para dar la batalla, tenía que tener alguien de mucha confianza, de mucho talento, y Óscar era la persona ideal.

El resultado es una producción coherente, donde la marca autoral no debería ser la importante, sino la conexión con el público.

De Colombia para el mundo

Es una serie para el público global de Netflix, ¿Cómo fue trabajar en esta historia muy conocida en Colombia, pero no tanto en el exterior?

Por más visos locales que pueda tener la serie, estamos inscritos en un género y en un relato que para mí es universal y que desemboca al final en todo lo que tiene que ver con la intolerancia, que se vive en muchas partes de este planeta, simplemente porque somos una sociedad de humanos y más en una pasión que implica un deporte.

Si bien ‘Goles en contra’ habla de algo que acontece en una generación de futbolistas de esa época, yo también siento que se están abordando cosas que son universales. Más que de fútbol, la serie habla de la flaqueza que podemos tener más allá de las canchas.

Lea también: Juan Villoro, ganador del Premio Gabo, habla sobre poesía, periodismo y novela

¿Una pasión incontrolable?

Yo creo que todavía sigue pasando, pero como todo en la vida, el mundo es diferente a lo que era en ese entonces.  Ahora es un espectáculo, aunque sus reglas no cambian mucho, pero el deporte se transforma en la medida que la sociedad cambie.

¿Cuáles fueron las mayores exigencias a la hora de realizar esta serie?

Yo creo que la exigencia principal fue la investigación, que tiene un peso muy fuerte. En temas de producción hay un esfuerzo muy grande por ofrecerle al público un universo coherente con una época, lo que implica que todos los personajes tengan el peinado de la época, que son detalles que cuando uno los tiene en la pantalla conecta con ese momento.

Un esfuerzo por hacer una puesta en escena de momentos futbolísticos muy concretos, que es exigente. También el casting y el haber decidido tener una mezcla de actores profesionales y no profesionales, en una búsqueda extensiva en Medellín, en canchas de fútbol, que tuvieran esa textura callejera, que tuvieran esa textura de vida.

¿Qué tanto de ficción tiene esta serie basada en la vida real?

Todo es ficción. Cuando uno ve una película o una serie que está basada en hechos reales creo que el gran esfuerzo es ser coherente con la época, con el momento social, con los hechos, porque el proceso de escritura de una realidad compleja y tan llena de aristas, que se intenta meter en un embudo y meterlo en un formato de seis capítulos, por lo que la complejidad de la realidad quedará por fuera.

El show tendrá seis episodios y fue filmado en Medellín y Bogotá por Dynamo. La productora se ha ganado renombre por ser unos de los aliados claves de Netflix en traer historias de Latinoamérica al servicio del streaming.

VER COMENTARIOS