Del canto al cuento: el caleño David Fernando habla del libro que presentará en Miami

Octubre 28, 2022 - 07:00 a. m. 2022-10-28 Por:
 Zaliedr Beleño, integrante del Semillero de periodismo UAO - El País
David Fernando

David Fernando fue ganador en 2013, del ‘Best Instrumental Performance Award’ otorgado en China. Su nuevo libro tiene una oferta para ser traducido al italiano.

Foto: Especial para El País

Luis Fernando Bonilla Gálvez, conocido en el mundo artístico como David Fernando, comenta cómo ha sido todo el proceso a lo largo de su carrera como músico, poeta y también escritor. Todo ello a propósito de la publicado su obra ‘El próximo 11 de septiembre’, donde se relatan las disputas internas que tiene cada persona dentro de sí misma, describiendo la dualidad entre el bien y el mal a partir de la representación de las míticas torres gemelas.

Su libro, que se presentará hoy a las 7:00 p.m. en el Miami Dolphin Mall, ya se encuentra disponible en Amazon y Lulu, además le han solicitado permiso para su traducción al italiano por parte de la editorial Vertigo Libri.

Desde hace más de veinte años, David Fernando está comprometido con la lucha por la paz y ha viajado por diferentes países llevando sus mensajes pacifistas sin ningún tinte político. La única guerra que acepta es “aquella que se pueda librar en paz contra la pobreza, contra la falta de educación y contra la injusticia social”. Su lucha es contra la corrupción, sea de izquierda o de derecha.

libro david fernando

Disponible en las plataformas Amazon y Lulu.

Foto: Especial para El País

—¿De qué forma surge la idea de escribir ‘El próximo 11 de Septiembre’?

Ya me encontraba adentrado desde hace tiempo al mundo de la escritura, pero en el momento de los acontecimientos de ese día, cuando impacta el primer y segundo avión, esa situación me afectó muchísimo y me pregunté cómo era posible que una persona fuese capaz de cometer esos actos terroristas para acabar con la vida de miles de personas más. De verdad me dolía todo lo que estaba sucediendo. Y empecé a escribir sin una secuencia, pero con una visión clara, que para mí fue muy importante en mi vida, porque fue como la llegada de un conocimiento, de una luz que me dijo “escribe esto porque se va a repetir”. Creo que queramos o no, el 11 de septiembre se repetirá en la Tierra.

—¿Qué aspectos son los más importantes que puede resaltar en su libro?

En el libro lo que planteo es una disputa entre el bien y el mal. Utilizo las dos torres gemelas para explicarlo, son esas torres que van creciendo de manera simultánea en nuestro interior, una de ellas nos invita a hacer el bien y la otra el mal. Pienso que hasta que en el mundo no se derrumbe esa torre gemela, la del mal, no se podrá efectuar ningún cambio, porque este se encuentra dentro de cada uno de nosotros. No existe una fórmula mágica o mística para efectuar cambios a gran escala que de verdad funcionen, pero si cada uno de nosotros no cambia no pasará nada.

—¿Cómo fueron sus inicios en la música?

En los Estados Unidos cuando empecé a tocar la guitarra, sucedió algo especial, alguien se interesó por lo que hacía. Él quería que yo tocara en un restaurante muy grande que tenía y en un evento invitó al cónsul de Nueva Orleans, a partir de ahí empecé a viajar por varias ciudades de Norteamérica tocando y tocando. Logré montar mi propio estudio de grabación general, donde damos la oportunidad a muchos músicos de realizar sus trabajos, aunque ahora lo dediqué un poco para música cristiana.

—¿Qué estilos de música solía tocar cuando empezó?

Yo venía de un estilo clásico, que adquirí con los profesores de Cali. Antonio Burbano, un saxofonista de jazz muy bueno, fue quien comenzó a enseñarme, tomando como base el estilo clásico. Estuve en Viena, donde conocí muchos músicos importantes y comencé a estudiar guitarra. También tocaba algunos temas que tenían tendencias flamencas y españolas, estos estilos fueron los que más le llamaron la atención a los americanos.

—¿Qué tal ha sido la experiencia en el mundo de la poesía?

Para complementar mi arte, empecé a escribir, pero poemas, para luego musicalizarlos, haciéndoles melodías o algunos arreglos. Esto gracias a Dios funcionó y me servía para lo que yo necesitaba. Entonces me dediqué a escribir y escribir, les ponía un fondo musical convertido en canción y desde ahí me quedó lo que he llamado “poesía cantada”, recitar los poemas con un acompañamiento de mi guitarra, con un ritmo, con una armonía.

—¿Cómo empezaron sus acercamientos a la literatura?

A partir de juntar un par de poemas y luego otros más. En una ocasión mi esposa me dijo: “¿Por qué no vas juntando todos y haces un libro?”. Eso hice, me di cuenta que al juntarlos todos tomaba más profundidad, y pensé que lo mejor era añadirle unos cuentos. Entonces es una idea que tengo desde ya hace varios años, donde voy contando mis historias, mis cuentos, todo lo que ha sucedido en mi vida, aun no lo he publicado pero cada vez esta compilación se hace más voluminosa.

VER COMENTARIOS