Las pistas que dejan las elecciones regionales sobre las presidenciales del 2022

Escuchar este artículo

Las pistas que dejan las elecciones regionales sobre las presidenciales del 2022

Noviembre 03, 2019 - 07:55 a. m. Por:
Argemiro Piñeros Moreno / Colprensa 
Votaciones en Cali

Votaciones en Cali

Oswaldo Páez / El País

Puede que sea muy pronto para decir que lo que ocurrió en las elecciones locales puede influir directamente en lo que pasará en las próximas presidenciales, pero los resultados del pasado domingo sí dejan algunas conclusiones que, para los analistas, indican cuál puede ser la dinámica política para el 2022 y cómo puede quedar conformada la baraja de candidatos.

Entre estos últimos están varios líderes que están por concluir con éxito su desempeño en alcaldías y gobernaciones y se estarían preparando para dar el salto al escenario nacional.

Según los analistas, de cómo muevan sus fichas de aquí en adelante, dependerá quién llegue con más fuerza a la recta final de las próximas presidenciales.

Alejandro Char, exalcalde de Barranquilla, es el que pica en punta. No solo barrió en su departamento con los triunfos de Elsa Noguera en la Gobernación del Atlántico, y Jaime Pumarejo, en la Alcaldía de Barranquilla, sino que ya tiene un peso ganado en el escenario nacional, con varios funcionarios salidos de su entraña en el Gobierno de Iván Duque.

Pero el futuro político del integrante de Cambio Radical dependerá de cómo se relacione con los dirigentes de otros partidos, en especial con el líder natural del suyo, Germán Vargas Lleras, cuyo respaldo puede ser importante para consolidar una posible candidatura.

De igual forma, el actual mandatario de Medellín, Federico Gutiérrez; el exalcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández; el gobernador de Nariño, Camilo Romero, y la gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro, también pueden tener espacio para una posible aspiración.

“Toro muy seguramente va a reclamar su derecho a la precandidatura presidencial y no se lo van a negar en el Partido de la U”, dice el analista John Mario González.

Pero la baraja no se limita a ellos. Tampoco se pueden olvidar nombres como el de Carlos Fernando Galán, que obtuvo resultados sobresalientes en la campaña a la Alcaldía de Bogotá, al sumar 1.022.362 votos, con los que podría impulsar una eventual candidatura suya o de su hermano Juan Manuel Galán.

Así mismo, la excandidata a la Vicepresidencia Ángela María Robledo, que si bien sigue siendo una figura de la Colombia Humana, terminó distanciándose de Gustavo Petro por su apoyo a Claudia López.

Los expertos también mencionan a Simón Gaviria, exdirector de Planeación Nacional, que aunque ha estado alejado de la realidad política nacional, tras bambalinas y con un poco de ayuda de su padre (el expresidente liberal César Gaviria), puede estar preparando el terreno para su regreso a esta.

Los que ya estaban en el partidor

Para Gustavo Petro, quien obtuvo más de ocho millones de votos en las presidenciales de 2018 en nombre de la Colombia Humana, los resultados electorales del domingo no son como para sacar pecho.

Su apuesta por la Alcaldía de Bogotá, Holman Morris, a quien respaldó pese a las resistencias en su propio movimiento, llegó a la jornada electoral sin la menor posibilidad de triunfo. Y en la costa Caribe, a su hijo, Nicolás Petro, prácticamente lo sacrificó en una contienda por la Gobernación de Atlántico en la que no tenía mayor posibilidad frente a la exministra Noguera.

Aunque el excandidato presidencial trata de sumar créditos en las alcaldías de Jorge Iván Ospina en Cali, Carlos Caicedo en Magdalena, e incluso, en la de Daniel Quintero, en Medellín, su capital político resultó disminuido.

“A Petro se le debe mirar es con los votos de hoy y no con los ocho millones de la segunda vuelta. En esta ocasión se evidenció que su figura ha perdido fuerza”, asegura el analista político Luis Estrada.

Además, la dinámica de los próximos dos años será diferente para él. Ya no tendrá a Enrique Peñalosa como su contendor directo en Bogotá, donde está su mayor capital electoral, sino que tendrá que definir su posición frente a la Administración de Claudia López, a la que aún no es claro si le conviene apoyar o enfrentar.

Sergio Fajardo, de su lado, no obtuvo grandes resultados con su movimiento Compromiso Ciudadano, puesto que perdió la Alcaldía de Cali con Alejandro Eder, pero resultó ganador no solamente por la victoria de López en la capital del país, a quien abiertamente le manifestó su respaldo, sino porque en varias ciudades ganaron campañas que tenían banderas que le son muy afines.

En efecto, la independencia frente a los partidos políticos tradicionales, la lucha anticorrupción y la reivindicación del centro político, dejaron triunfos como los de Andrés Felipe Ramírez en Jamundí, y el que estaría obteniendo Oscar Escobar, en Palmira, por hablar únicamente del Valle del Cauca.

Como lo advierte el analista Estrada, este escenario es el más propicio para Sergio Fajardo, puesto que “él quiere empezar a mostrar que la suya será una campaña nacional, se quiere quitar de encima el referente de que es una propuesta regional, porque ha sido alcalde de Medellín y gobernador de Antioquia”.

Los afines al Gobierno

En cuanto al Centro Democrático, de acuerdo con los analistas, no aparece una figura descollante tras los resultados electorales del domingo, sobre los cuales incluso se han generado polémicas al interior del mismo partido.

De hecho, dos precandidatos del uribismo en las pasadas presidenciales han expresado posiciones contrarias sobre el tema. Mientras la senadora Paloma Valencia ha defendido la “victoria” de la colectividad en los comicios del domingo, el exviceministro Rafael Nieto Loaiza reconoció esta semana que su partido sufrió una “paliza”.

Lea también: Así votaron las comunas de Cali para la Alcaldía de Cali

“El principal problema del uribismo no es que haya perdido las elecciones, sino que no tiene una figura presidencial clara, la única que tenían era Iván Duque y ya no va estar”, comenta el profesor universitario Jorge Iván Cuervo.

Y el comentarista político Fernando Estrada coincide con él en el sentido de que ninguno de los actuales ministros o altos funcionarios del Gobierno Duque ha logrado destacarse como para convertirse en la carta presidencial del Centro Democrático.

Ello porque la posible aspiración del canciller Carlos Holmes Trujillo “no ha tomado fuerza y parece que por ahora no ‘cuajará’. Trujillo llegó a ser el ministro más sobresaliente de Duque, pero como le pasa al Gobierno, no hay resultados concretos aún”, agrega el experto.

Ahora bien, en cuanto a la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, quien no milita en el Centro Democrático, pero ha crecido políticamente en parte gracias a su cercanía con dicha colectividad, los resultados de las locales no fueron muy significativos, puesto que el Partido Conservador, al que ella pertenece, aumentó el número de gobernaciones y alcaldías a su haber, pero no logró sumar mayor peso en el balance nacional.

“Aunque el conservatismo creció en gobernaciones, es un partido al que nadie le cree y, pese a ser de la coalición de Gobierno, le dan un trato de segunda. Por eso Marta Lucía salió debilitada”, indica el analista González.

No obstante, la Vicepresidenta es hoy por hoy una de las figuras más visibles en el Ejecutivo, lo que la mantiene ubicada en una posición nada despreciable del partidor para las presidenciales de 2022.

Opciones menores

El triunfo de Claudia López, quien obtuvo 1.107.970 votos el domingo pasado beneficiaría también al senador Jorge Robledo, quien militando en el Polo Democrático Alternativo, estuvo muy metido en la campaña de la hoy Alcaldesa electa de Bogotá.

Según informaciones de prensa, tras la copiosa votación que obtuvo el candidato que avaló en su ciudad, Juan Carlos Cárdenas, el exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández estaría pensando seriamente en convertirse em una opción presidencial para el 2022.

Sin embargo, solo lo anunciaría en abril, luego de un viaje por Europa.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad