Estos son los seguidores más fieles de los candidatos

Escuchar este artículo

Estos son los seguidores más fieles de los candidatos

Octubre 27, 2019 - 06:50 a. m. Por:
Redacción de El País
Candidatos y sus parejas

Estos son las esposas y esposos de nueve de los candidatos a Gobernación y Alcaldía.

El País

Conozca algunos detalles de quienes serían las posibles gestoras sociales del Municipio de Cali y del Departamento, en el caso de que gane un señor candidato. O a qué se dedican los esposos de dos de las aspirantes al primer cargo del Valle del Cauca.

Sin embargo, no están todos los que son. Clara Luz Roldán manifestó no tener pareja actualmente. Igual, Duvalier Sánchez, aunque es padre de dos niñas de 9 y 4 años. Otros aspirantes no respondieron el llamado. 

Alcaldía

Olga Lucía Campos Fierro

Olga Lucía Campos Fierro

“Soy la esposa del candidato a la Alcaldía de Cali, Roberto Ortiz, desde hace 32 años, madre de sus tres hijos y abuela de dos hermosas nietas”, dice Olga Lucía Campos Fierro.

Así se presenta esta mujer nacida en Garzón, Huila, que de 17 años llegó a trabajar donde una tía de él. Allí, el entonces promotor del chance la vio y al otro día volvió, lo que sorprendió a la tía, pues casi nunca iba.

Ese día le anunció a Olga Lucía: “Con usted me voy a casar”. Ella pensó: ‘este señor está loco, si ni hemos hablado siquiera’. Pero siguió yendo a diario a llevarle detalles, la conquistó y al año se casaron. Desde entonces, ella ha trabajado hombro a hombro con su esposo en construir la gran empresa de chance que poseen.

“Gracias a saber trabajar en equipo y siendo muy juiciosos y disciplinados, hemos llegado a ser lo que somos hoy”, comenta Olga Lucía, mientra define al candidato como un gran esposo, padre, abuelo, muy dedicado a la familia, respetuoso y amoroso y educado, tan tranquilo que “ni se siente en la casa”.

Desde entonces ha visto a su esposo siempre ayudando a los demás, aún desde que se casaron y no tenían nada, labor que ella ha compartido con él. Razón por la cual cree que le será fácil a ella enfocarse en apoyar los proyectos de trabajo social que emprenderá él como Alcalde.

Por ejemplo, los programas en favor de la mujer, defendiéndolas del maltrato; como sobreviviente de cáncer, quiere hacer campañas de prevención de esta enfermedad; adelantar programas de educación para los niños desfavorecidos, trabajar por los ancianos abandonados.

“Que podamos recogerlos de las calles como hemos hecho desde hace muchos años; igual con los habitantes de calle sumidos en la drogadicción, crear un albergue para llevarlos y rehabilitarlos por medio de talleres y estudio. A los jóvenes también, Roberto ya ha sacado más de 700 muchachos de la droga, a lo que le he ayudado desde la medicina alternativa. Y vamos a crear el hospital público veterinario para perros abandonados. Labor social es en lo que más tengo experiencia porque lo he venido haciendo con Roberto hace muchos años”, concluyó Olga Lucía.

Taliana Vargas

Taliana Vargas

Taliana Vargas y el aspirante a la Alcaldía de Cali, Alejandro Eder, se casaron el 15 de agosto de 2015. Se habían saludado fugazmente en 2013 en el Festival Internacional del Cine de Cartagena, donde ella se había ganado los Premios India Catalina. Él llegó cuando ella ya se iba de la fiesta, y oyó que Alejandro le pedía a su entonces mánager, Fernán Martínez, que se la presentara. Alejandro trató de conseguir su número para llamarla, sin éxito. Pero Fernán le propuso mejor planear un encuentro para que se conocieran.

Taliana andaba con su proyecto de Casa en el Árbol, una fundación que ayuda a familias de pobreza extrema a salir de esa situación, generando ingresos a las madres y capacitación a los jóvenes. Un día su mánager, quien nunca se había interesado mucho por su Fundación, le dijo que quería conocer más del proyecto.

“Me fui con computador, directora ejecutiva y todo, le expliqué todo lo de la transformación social que estábamos haciendo en Santa Marta, y me dijo: ‘ahhh, yo tengo un amigo que sí te puede ayudar mucho’. Era Alejandro, que había estado abajo esperando como un niño, haciéndome la emboscada”, recuerda entre risas.

Él estaba ocupadísimo en la negociación del proceso de paz de La Habana y ella grabando la serie Fugitivos, entonces se tomaron todos esos meses para conocerse. “Nos dimos cuenta que nos unía lo social, por eso he estado con la bandera tan fuerte en esta campaña, porque comparto con él esa convicción de servicio”, dice Taliana.

Por eso se casaron también con la hermana Alba Stella Barreto, “la mentora de Alejandro que le puso en el corazón esa convicción social desde que él tenía solo 19 años. Con ella hizo el programa Francisco Esperanza en el Distrito de Aguablanca, con el que han sacado a 16.000 jóvenes de las pandilas y ha atendido adolescentes en embarazo”, relata la exvirreina universal.

Taliana dice que la primera dama tiene la responsabilidad de desarrollar proyectos estructurales para cambiar la vida de muchas personas en la sociedad. Por ello, gracias a su experiencia con Casa en el Árbol, se posicionaría desde el empoderamiento de las madres con sus emprendimientos de belleza, para transformar sus vidas y sus entornos. Y con capacitaciones para sus hijos en comunicaciones y en artes, en lo que los caleños tienen mucho talento.

Sara Mercedes Rodas

Sara Mercedes Rodas

“La primera vez que nos vimos, él me invitó a almorzar, pero dije: ‘no, no puedo’. Me había llamado la atención, pero estaba comprometida y no podía aceptar esa invitación, no quería poner esa prueba”, evoca Sara Mercedes Rodas, esposa del candidato a la Alcaldía de Cali, Michael Maya.

No se volvieron a ver, hasta meses después que se reunieron con unos amigos en una panadería a las 6:00 de la mañana. Michel llegó con un libro de los discursos más importantes de los políticos más importantes y comenzó a leerles un discurso de Václav Havel, el primer presidente de República Checa.

Siguieron viéndose en más reuniones con jóvenes pensando qué podían hacer por la ciudad. “Ahí empezó mi profunda admiración por su inteligencia, por su capacidad de tener información y de ponerla al servicio de las soluciones”, dice Sara.

Aunque ya vivían juntos, él se atrevió a dar el paso de proponerle matrimonio, en Cartagena, en un Festival de Cine. Mandó a hacer un anillo de compromiso que él mismo diseñó y preparó todo para que fuera al amanecer con vista al mar, velas encendidas y todo. Llegaron tarde de una fiesta, pero él no durmió. La despertó a las 4:30 de la madrugada para ir a la terraza donde todo estaba listo. Subieron y el comentario de Sara, medio dormida, fue: ‘Ve, aquí como que hubo una fiesta anoche y dejaron hasta comida’. Entonces Michel le dijo: ‘No mi amor, esto es para ti’ y se arrodilló para entregarle el anillo. ¿Cómo así, esto es en serio?, preguntó Sara sorprendida. ‘Claro que sí mi amor, quiero pasar el resto de mis amaneceres contigo’ , le dijo Michael y un año largo después, se casaron.

De esta trabajadora social de profesión y principal activista de su campaña, Michel la define como “una mujer súpertenaz, cuando tiene una meta la cumple, supersensible, amorosa; es una compañera increíble para lo que sea, así no le guste, comprometida, es muy familiar, me reta todo el tiempo, y me pone contra las cuerdas y eso me hace ser mejor ser humano”, dice el candidato a la Alcaldía.

María Genis Rodríguez

María Genis Rodríguez

María Genis Rodríguez y el aspirante a la Alcaldía de Cali, Danis Rentería se conocieron hace 21 años. Él era militar activo y estudiaba Derecho, y ella, enfermera profesional egresada de la Universidad del Cauca, era enfermera jefe del Hospital Infantil Club Noel.

Danis pasaba un momento muy difícil, porque la guerrilla le había secuestrado a la mamá en Bebara, Chocó, su pueblo natal en el Atrato medio. Le atrajo que no era rudo, sino tranquilo y cariñoso. “Vi que era buena persona, siempre estaba pendiente de sus padres, y el que es buen hijo, es buen esposo; y que era creyente en Dios y tenía claro que el hombre con el que fuera a compartir mi vida, debía creer en Dios”, recuerda ella.

Se casaron por el rito católico, aunque luego se convirtieron a la iglesia cristiana Dios está presente. Ahora tienen dos hijos, María Paula de 18 años, y Juan David, de 13.

“Danis siempre ha sido un hombre con interés de servir a la sociedad; lo hizo en su vida militar y por eso estudió Derecho y otros postgrados, porque desde esa época me dijo que cuando saliera pensionado, se iba a dedicar al servicio desde la política. Él es inspiración para los jóvenes, después de superar tantos obstáculos, es honesto y un trabajador incansable”, dice María Genis.

“Como gestora social, por mi profesión que también tiene mucho de vocación de servicio, me gustaría desarrollar todos los programas en pro de la primera infancia, prevenir el embarazo adolescente, del cuidado del adulto mayor, la prevención de la violencia de género y trabajar con las mujeres emprendedoras, porque la mujer es el un motor importantísimo para el desarrollo de cualquier sociedad”, concluye la esposa del candidato Danis Rentería.

Gobernación

Carolina Isaza de Lourido

Carolina Isaza de Lourido

Usa su apellido de casada porque se casó antes de sacar la cédula. Ella tenía 17 años y desde que la vio en casa de un primo de ella, se sintonizaron y se entendieron tan bien, que a los 5 meses le regaló argolla y le pidió matrimonio.

“Nos casamos a los 12 meses porque mi mamá decía, se tienen que conocer al menos un año... el que tenía el afán era él”, recuerda Carolina Isaza de Lourido, esposa del candidato a la Gobernación del Valle, Francisco Lourido, hace 42 años, toda una vida.

Ella es médica egresada de la Universidad del Valle con maestría en Morfología con énfasis en citogenética y exdocente de la Universidad del Valle por 30 años en la Escuela de Medicina y en el HUV haciendo la consulta de los niños con malformaciones congénitas y/o problemas genéticos. Fue vicedecana de la Facultad de Salud, directora de postgrados de Ciencias Básicas Médicas y directora de la Escuela de Ciencias Básicas y vicerrectora de investigaciones y se desempeña como gerente clínica de la Clínica Cardiovascular Dime.

Por su área de conocimiento, tiene muchísimo interés en desarrollar programas de salud. “Como trabajé tanto tiempo con niños con malformaciones congénitas, me gustaría contribuir sacando adelante los programas que sean necesarios para la niñez, también los de educación. “Cuando Pacho fue gobernador trabajé con la primera infancia”, dice. Y también el empoderamiento y derechos de la mujer, que están en el programa de gobierno del candidato.

Confiesa que la enamoró que Pacho es una persona muy tranquila, de muy buen genio, es un excelente compañero, siempre está fomentando todo lo que siempre he querido hacer. “Cuando me casé estaba en segundo de medicina, me acompañó y me impulsó para que me graduara, esperamos los cinco años hasta que me titulara para tener a nuestro hijo, Sebastián, y luego me patrocinó hasta que hice mi maestría y toda mi formación. Siempre me decía, siga, estudie, haga; me financió toda la carrera y la maestría”, relata.

“Pacho tiene una forma de ser muy bonita, es una persona que no guarda rencores, muy amorosa, muy familiar y siempre está atento a qué necesita la gente a su alrededor, tiene una vocación de servicio increíble y por eso le gustó tanto la política”, y dice añade que cuando él estuvo en la Gobernación hace diez años, “quedó como picadito” porque es una posición desde la cual él puede servir a todo el mundo, ayudar y esa es su personalidad, su esencia”.

Considera que debe ser el gobernador “porque es una persona transparente, trabajadora, muy positiva, con buenas ideas para continuar con el desarrollo del Valle del Cauca y toda su trayectoria se ha entregado al servicio, piensa que su área es el servicio al departamento y sería capaz de llevarlo a ser el primer departamento de Colombia”, dice la exdocente en salud.

Norma Piedad Sánchez Varón

Norma Piedad Sánchez Varón

‘Quién es ese Óscar Gamboa que lo mencionan tanto’, dijo Norma Piedad Sánchez Varón cuando ingresó a trabajar a Laboratorios Squibb. Él, químico farmacéutico de la Universidad de Antioquia, ya se había retirado de la empresa, pero había dejado una estela de fama que despertó la curiosidad femenina de esta química farmacéutica egresada de la Universidad Nacional de Bogotá.

Cuando por fin conoció al hoy candidato independiente a la Gobernación, y lo escuchó, dijo, ‘wao, qué tipo tan inteligente’, pero él no le ponía mucha atención. Pero le tocó hacer un trabajo para él y ella tenía que llamarlo. “Eso hizo que él se acordara de que yo existía. Y una amiga le sopló que a mí me gustaba y ahí empezó todo, nos enamoramos locamente. Y cuando me invitó a salir y luego, a bailar a Siboney, aquí quedé matada”, recuerda.

“En reuniones del Colegio Farmacéutico nos conocimos los dos químicos farmacéuticos y armamos nuestro laboratorio”, complementa con una amplia sonrisa el candidato a la Gobernación.

“Era absolutamente dedicado a mí, fue muy abierto conmigo respecto a lo que él era, lo que él pensaba, sus sueños, me inspiraba mucha confianza, y ya son 26 años que llevamos juntos”, unión de la que tienen dos hijos.

Genaro Olaya Osorio

Genaro Olaya Osorio

Genaro Olaya Osorio y la candidata a la Gobernación del Valle del Cauca, Mónica Gaitán llevan 28 años de casados. Se conocieron en 1984 en la Universidad Santiago de Cali, donde estudiaron Derecho y cuando se graduaron, “el primer caso fue casarnos”, dice el esposo de la aspirante a la Gobernación del Valle.

A él le atrajo su carácter y su temple, virtudes por los que cree, debe ser la gobernadora. “Ella es una mujer probada, porque siendo Fiscal Nacional para los Derechos Humanos, la presionaron para esconder unas pruebas de la masacre de Chengue (Córdoba), que comprometían a altos mandos de las Fuerzas Armadas”, aseguró a El País.

“Pero ella prefirió la transparencia y la honestidad, porque dijo que no puede haber un país sin justicia y prefirió renunciar. Y por falta de garantías, porque a los demás miembros de su equipo ya los habían asesinado, nos fuimos al exilio, vivimos el desarraigo durante diez años, lo perdimos todo, incluso, tuvimos una separación, pero conocimos lo que es tener fe en Dios, nos reconciliamos y decidimos construir familia y ha valido la pena, tenemos un hogar sólido con nuestros dos hijos”, dice Genaro.

Como gestor social, si Mónica llegase a ganar la contienda electoral, dice que se dedicará al empoderamiento de la familia, como está en el programa de gobierno de su esposa. “Vamos a potencializar las familias, en las que el hombre apoya a la mujer, la protege y con quien pueden construir juntos una unidad familiar”, asevera.

Luis Gonzaga Quintero Solano

Luis Gonzaga Quintero Solano

Luis Gonzaga Quintero Solano, esposo de la aspirante a la Gobernación del Valle, Griselda Janeth Restrepo, se conocieron en la Universidad Libre en 1994, cuando ella lanzaba su primera candidatura para el Concejo.

“Por un amigo en común, nos acercamos más y la relación se dio muy naturalmente; ya éramos personas maduras y apareció esa mechita del amor y aquí estamos. Ella con su experiencia, yo con la mía, nos permitió crecer como seres humanos y como familia en nuestro hogar”, dice este empresario a quien ella llamaba para pedirle apoyo para su campaña.

A él le gustó su esencia y su historia como ser humano. “Es una mujer tranquila, vi en ella el compromiso, la seriedad, la mujer que lo aprecia a uno y lo toma de la mano para construir juntos nuestras vidas”, recuerda Luis Gonzaga.

“Eso fue rapidito. A los pocos meses de noviazgo, le dije que quería que fuera mi esposa, y al mes y medio, nos casamos; nos dimos un tiempo para estabilizarnos como pareja y más tarde, Dios nos regaló estos dos preciosos hijos”, relata el esposo de la candidata Griselda Janeth.

En opinión de él, ella es una luchadora, un gran ser humano, siempre dedicada a su causa en lo social y en lo político; “es absolutamente confiable, y ha hecho una carrera a pulso, creciendo despacio; admiro su capacidad y talante para salir adelante y seguir sus ideales”.

No obstante, sobre su rol en el caso de que ella llegue el Palacio de San Francisco, Luis Gonzaga confiesa que él no participa en política, pero que “como familia somos muy unidos y apoyaré a mi esposa e hijos en lo que ellos necesiten”.

Carolina Gómez

Carolina Gómez

Carolina Gómez y Carlos Andrés Clavijo, el candidato a la Gobernación del Valle, se conocieron en un avión hace 13 años. Él había ido a Miami a visitar a su hermano y ella, a visitar a su mamá. Empezaron a hablar, la cautivó la historia de vida de él, lo sucedido con su papá (el congresista Arcángel Clavijo, asesinado en el balneario Las Brisas en 2003).

No obstante, le llamó la atención su espiritualidad y su profunda fe en Dios, ya que siempre hacía alusión a Él en su conversación. Hace nueve años se casaron y comparten su vida con la hija de ella, Valentina Herrera (der. en la foto).

Carolina estudió en los Estados Unidos como corredora de bolsa, pero se dedica a apoyar a su esposo en las campañas, ya que dice, “es difícil luchar contra las maquinarias, que siempre son las que ganan”.
Como gestora social le gustaría enfocar todos sus esfuerzos en la educación de los niños, ya que es el camino para transformar un país, una ciudad, un departamento. No obstante, dice que “cambiar la cultura de los adultos es muy difícil, pero sí se educa a los niños de hoy, el cambio se podrá ver en otras generaciones”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad