Lecciones que dejó la pandemia para la educación virtual en Cali

Noviembre 28, 2021 - 11:55 p. m. 2021-11-28 Por:
Tatiana Ospina / Especial para El País
Educación virtual

Las clases virtuales se masificaron ante las distintas restricciones por cuenta de la pandemia de covid-19.

Archivo de El Paìs

El aprendizaje en tiempos de pandemia es un desafío al que muchos maestros tuvieron que enfrentarse. Según la Unesco, las brechas de equidad y calidad de la educación se incrementaron durante la crisis sanitaria por el covid-19.

‘‘El mayor reto para enseñar en pandemia fue entender que no es lo mismo la educación presencial y la virtual, que no se trata de replicar las prácticas presenciales a través de una pantalla. Hubo que reaprender el ejercicio de enseñar’’, ya que los componentes del proceso de enseñanza, como por ejemplo, la evaluación, cambiaron, explica Ana Lucía Paz, decana de la Escuela de Ciencias de la Educación en la Universidad Icesi, de Cali.

Es así como en la capital del Valle, algunos docentes universitarios, que se han destacado por su compromiso y su creatividad, se idearon varias alternativas y estrategias para hacer de las clases virtuales un espacio ameno y productivo donde los alumnos puedan cumplir con los objetivos académicos y conceptuales de las asignaturas, obteniendo un aprendizaje significativo.

Interacción en la web

El investigador y doctor en proyectos arquitectónicos Andrés Felipe Erazo, ganador de los Premios Cidesco en la categoría Innovación Docente, desarrolló un método novedoso en el ambiente de aprendizaje. En la clase Proyecto Arquitectónico, que dicta hace más de quince años en la Universidad de San Buenaventura, de manera convencional los alumnos recibían asesoría por parte de este profesor sobre planos en papel, lo que generaba un gasto considerable de este elemento.

Ante esta situación, desde 2012 comenzó a trabajar en la modalidad multimedia una herramienta que permitió disminuir el uso de papel, pero, además, fue de gran utilidad durante la fuerte etapa de la pandemia cuando era imposible reunirse a palpar y observar detenidamente los planos que desarrollaban los futuros arquitectos. Antes de la pandemia, el docente pudo ensayar y poner a prueba la plataforma, sin imaginar que esta innovación sería de gran provecho después.

Lea también: Intercambios estudiantiles, una experiencia que hay que vivir: ¿qué requisitos se exigen?

La modalidad multimedia permite analizar los proyectos en formatos 3D, ‘‘los estudiantes lo analizaban como si fuera un juguete, la ventaja de este modelo es que ellos indagan por su propia cuenta sin la mediación del profesor’’. Agrega el docente que ‘‘esta innovación en el ambiente de enseñanza, permite que el universo que estaba concentrado en las plantas físicas de las universidades se expanda’’.

Asimismo, Iván Andrés Ordóñez, docente de la USB, asegura que durante la virtualidad ha explorado nuevas formas de dictar su clase. Una de ellas es tener invitados para fomentar el debate y la participación de los alumnos. Para el aprovechamiento de esta modalidad ha analizado a los alumnos con el fin de responder a sus necesidades, por eso sostiene: ‘‘identifiqué que los asistentes se interesaban más cuando tenían espacios para socializar entre ellos, así fuera virtualmente. Los grupos reducidos para discutir sobre temas relevantes en el desarrollo del curso, pero que pudieran ser analizados desde sus propias visiones han funcionado muy bien’’, a la hora de incentivar la participación, según el economista.

Educación virtual

La modalidad multimedia permite analizar los proyectos en formatos 3D.

Especial para El País

A su vez, el ingeniero electrónico Carlos Mauricio Betancur, docente en la USB, mediante el uso de ‘‘elementos de humor, memes y situaciones anecdóticas, que puedan ablandar la rigurosidad de algún tema, así como facilitar la cercanía en la relación docente-estudiantes’’ ha logrado combatir ‘‘las barreras de confianza, timidez, distractores audiovisuales en el hogar y/o el vecindario’’ que, según él, han jugado un papel fundamental a la hora de comunicarse con el estudiante, que muchas veces a causa de elementos o situaciones externas, no logra concentrarse en clase.​

Cambios en la comunidad universitaria

La Estrategia de Presencialidad Asistida por Tecnología, PAT, es un espacio creado por la Universidad del Valle, para fortalecer la infraestructura digital y crear una red de apoyo a docentes y alumnos en la virtualidad.

En el PAT recopilan herramientas y contenidos de apoyo en el uso de las TIC. Según la docente y directora de Nuevas Tecnologías y Educación Virtual, Gloria Isabel Toro, mediante estas estrategias buscan garantizar y mantener la calidad en el proceso educativo de la institución. En este plan de acción hay iniciativas como ‘Docentes de Apoyo Voluntario’, un programa en el que los profesores brindan asesorías a los alumnos, en variedad de horarios y temáticas, así estén o no matriculados en cursos a su cargo. También, han dispuesto de talleres de formación entre colegas, para apoyarse en el uso de las herramientas informáticas y, mediante capacitaciones, mejorar sus habilidades tecnológicas.

En esta labor, la institución ha mejorado la infraestructura de videoconferencias, ha potenciado el campus virtual, la intranet propia en la que alumnos y profesores interactuan. Los docentes tuvieron un impulso para incluir el componente tecnológico en sus clases, tanto así, que ‘‘las estadísticas de la oferta de formación docente semestral en uso de las TIC, se incrementaron en un 600 % en comparación con los semestres anteriores’’, según la ingeniera de sistemas y doctora en Desarrollo Sostenible.

Lea además: Cinco buenas ideas de docentes universitarios de Cali que fueron premiadas

Desafío Digital

El Desafío Digital en el que el Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (Crai) de la Pontificia Universidad Javeriana Cali centró sus esfuerzos para derribar las barreras en la educación, durante la pandemia, dejó como resultado 1066 profesores capacitados y 366 certificados en el desarrollo de competencias TIC. Durante ‘‘cuatro semanas les dimos a nuestros docentes una experiencia de inmersión para que planificaran y diseñaran sus clases, potenciando el uso de las tecnologías, con el fin de diseñar e implementar sus clases mediados con las TIC, para enfrentar el reto de enseñar en ese contexto de contingencia’’, explica la directora del Crai, Tatiana Valencia Molina.

Según la diseñadora visual, también, mediante dos sitios web con contenidos de apoyo para estudiantes y docentes, un material con más de 50 productos, denominado ‘Entre pares’ y la estrategia ‘Diálogos pedagógicos: aprendizajes a partir de las experiencias de enseñanza y aprendizaje en tiempos de contingencia’, fortalecieron y mejoraron su plan de acción. Por esta labor, la Unesco otorgó un reconocimiento a la universidad, que representa un impulso para continuar respondiendo a las nuevas dinámicas educativas.

Vea también: Cinco grandes aportes desde la academia al desarrollo del Valle

Este resultado hizo parte de la apuesta, que desde 2016, ha hecho la Pontificia Universidad Javeriana por fortalecer y adoptar las capacidades tecnológicas en sus procesos educativos.

Un ejemplo de este fortalecimiento es la estrategia innovadora del docente Diego Fernando Montoya, en la que los estudiantes en clases virtuales, aprenden jugando. Algunos jóvenes opinan que mediante esta iniciativa ‘‘tenemos la oportunidad de discutir y poner sobre la mesa las ideas, es una buena manera de aplicar la teoría y llevarla a la práctica’’.

Por medio de Rakonti, una herramienta que ha facilitado a los estudiantes la construcción de historias, el docente Montoya se hizo acreedor a la distinción de Cidesco en Innovación Docente. El producto de esta idea ‘‘es un juego de mesa, que en pandemia se pudo adaptar al formato digital. Tenemos una serie de fichas donde se fortalecen teorías de la narrativa, géneros literarios, estructuras de construcción de historias en el cine, la televisión y la literatura’’. De esta manera, los estudiantes incorporan y aprenden la teoría de manera más didáctica y cumplen con el objetivo de la materia ‘Laboratorio de narrativas transmedia’.

Desarrollo de plataformas pedagógicas

En la Universidad Icesi han centrado su labor en la creación de plataformas pedagógicas para la educación remota. Un ejemplo de ello son las Galerías Virtuales, espacios donde los estudiantes pueden insertar trabajos finales de materias como el curso ‘Ética y ciudadanía digital de la maestría en educación mediada por TIC’. Esta alternativa simula un recorrido real, en tres dimensiones, por “los pasillos donde están colgados los trabajos”, lo que según la directiva, Ana Lucía Paz, ha propiciado un espacio de participación en clase. Este recurso ha permitido que las exposiciones de trabajos sean más dinámicas, ya que quienes observan el producto final, pueden dejar comentarios o sugerencias a sus compañeros. Esta iniciativa hace parte de las rutas y protocolos para generar una educación virtual de calidad, pues ‘‘cuando se ha diseñado el curso para la virtualidad, cuando los objetivos, actividades, rutas de aprendizaje y evaluación han sido creados con recursos para la virtualidad, contienen la posibilidad de enganche para el estudiante’’. Además, el uso de herramientas como los subgrupos de trabajo colaborativo, al servicio de la construcción colectiva de aprendizaje, han permitido una mayor interacción en clase.

Educación virtual

Este recurso ha permitido que las exposiciones de trabajos sean más dinámicas, ya que quienes observan el producto final, pueden dejar comentarios o sugerencias a sus compañeros.

Especial para El País

Javier y su onda ‘marketera’

El docente Javier Mayorga, nominado a la categoría Mejor Docente del Año en los Premios Portafolio 2021, desarrolló en la virtualidad una herramienta para aumentar el interés de los alumnos en la materia Estrategia de Marca, que dicta en la Universidad Autónoma de Occidente, UAO.

‘Así suenan las marcas’ es un ejercicio en el que los alumnos definen los atributos y personalidad de las marcas y los relacionan con las características de su público objetivo.

‘‘El resultado de la actividad es la definición de un estilo auditivo para la marca y el diseño de una ‘playlist’ que conecte a la marca con su audiencia’’, sostiene el administrador de empresas y doctor en Publicidad y Relaciones Públicas. De manera interactiva y dinámica, el docente fomenta la participación y la creatividad de los futuros profesionales en mercadeo, fortaleciendo sus capacidades auditivas y cumpliendo con el objetivo de la materia mediante un mecanismo pedagógico que permite el debate y la participación en medio de las tres horas de clase.

Educación virtual

De manera interactiva y dinámica, el docente fomenta la participación y la creatividad de los futuros profesionales en mercadeo.

Especial para El País

No deje de leer: La pandemia 'virtualizó' la educación: lo bueno y lo malo de esta modalidad

Por su parte, el docente autónomo Ismael Cardozo desarrolló la narrativa transmedia, CoronaUAOrius. Este proyecto, en el que mediante el uso de los teléfonos móviles los estudiantes y el docente, crean webseries, podcast, memes, challenges, generando contenido con un alcance nacional e internacional, se ha convertido en una red de apoyo. Para el comunicador social y docente, ‘‘lo primero fue vincular la situación/contexto a los contenidos de la clase, es decir buscar el lado pedagógico a la situación’’. A partir de las dificultades que se presentaron encontró esta herramienta digital que, además, conecta con otras personas y se convirtió en una enriquecedora experiencia en el aula virtual. El docente de las materias Narrativas Digitales y Podcast, en busca de ‘‘comunicar diferentes factores del contexto mundial del Covid-19 más allá de la crisis, recreando espacios de entretenimiento, educación e historias para conectar, educar y entretener de distintas maneras a través de plataformas’’, desarrolló esta iniciativa que permite llevar a la práctica las teorías y fortalecer los conceptos de manera más didáctica.

En la página de Facebook de CoronaUAOrius comparten alternativas para aprender y enseñar durante la cuarentena, han dispuesto información e incluso, contactos de personas que brindan asesorías sobre diversos temas. Por eso, además de formar a los alumnos en la creación de narrativas transmediales, se creó una red de apoyo para otros estudiantes.

Tres (3) meses de acceso ilimitado por $4.700. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS