Escuchar este artículo

¿Por qué se cayó el nombramiento de Frank Pearl para la presidencia de Asocaña?

Junio 03, 2020 - 11:50 p. m. Por:
Redacción de El País

El gremio de los azucareros del país, Asocaña, completó este año 61 años de existencia. Agrupa en total trece ingenios. La sede principal está en el norte de Cali. La presidenta encargada es Claudia Calero.

Foto: Bernardo Peña / El País

“En Colombia una pandemia se está utilizando para esquivar los compromisos de la paz. La enfermedad del coronavirus no puede prestarse para fortalecer la enfermedad de la guerra”.

Este es uno de los apartes de la carta que, el pasado 28 de abril, le enviaron al jefe de la Misión de Verificación del Acuerdo de Paz de Naciones Unidas, Carlos Ruiz Massieu, la plataforma ciudadana Defendamos la paz y un grupo de exnegociadores de paz.

“Como movimiento elevamos nuestra voz de protesta contra la instrumentalización de la pandemia para minar el Acuerdo de Paz. La crisis sanitaria no solamente permite ocultar la inacción del Gobierno, más aun, alimenta la campaña del partido de Gobierno en contra de la implementación (de la paz)”, agregaba la comunicación.

Uno de los firmantes de esta dura misiva era el excomisionado de paz Frank Pearl, quien poco después terminó concursando para uno de los cargos más apetecidos no solo del Valle del Cauca sino del país: la presidencia del sector agroindustrial de la caña de azúcar, Asocaña.

Finalmente Pearl fue seleccionado para ocupar el alto puesto, pero haber suscrito esa misiva terminó costándole el nombramiento.

Lea además: ¿Cómo va la reactivación de la construcción?, esto revela Minvivienda

Cómo se hizo la selección

Frank Pearl fue el negociador plenipotenciario del Gobierno en los acercamientos con la guerrilla del ELN.

Foto: Archivo Colprensa

Un par de meses atrás, Asocaña conformó una comisión de alto nivel para que se encargara de escoger al presidente del gremio vallecaucano.

La comisión estaba conformada por Mauricio Iragorri, presidente de la Junta de Asocaña y del Ingenio Mayaguez; Harold Eder, presidente de Manuelita, Henry Sánchez, presidente del Ingenio la Cabaña; Gonzalo Ortiz, en representación de Incauca y Pedro Cardona, presidente de Riopaila-Castilla.

Una de las primeras decisiones que tomó la comisión fue contratar a una de las más reconocidas firmas ‘caza talentos’ de Colombia, Top Management, en Bogotá, para que se encargara de presentar una lista de candidatos aptos para el cargo.

Uno de los principales requisitos que debían llenar los aspirantes a ese cargo era tener excelentes conexiones en la capital, en especial con la Presidencia y con el Congreso de la República.

Al cabo de unas semanas, Top Management presentó su lista de aspirantes en la que estaban Frank Pearl; el exdirector de la Aerocivil, Gustavo Alberto Lenis; la exviceministra del Interior María Isabel Nieto y la presidenta encargada del gremio azucarero, Claudia Calero.

Para algunos observadores el primer ‘pecado’ que cometió Top Management fue escoger una lista demasiado ‘santista’, lo cual a la hora de la verdad no es cierto. La firma le ofreció la posibilidad de participar en el proceso a dos reconocidos uribistas: el senador Gabriel Velasco y el exministro de minas Luis Ernesto Mejía, pero ambos declinaron la oferta, por razones personales.

Al final, quedaron en competencia Pearl, Lenis y Calero, porque Nieto fue descartada.

Tras analizar los pro y los contra de cada aspirante, finalmente los comisionados se decantaron por Pearl.

Uno de los principales argumentos para esa escogencia era que la experiencia de Pearl en el manejo de temas de paz podría ser muy útil para solucionar los conflictos de tierras que algunos cañicultores han tenido con grupos indígenas, que con el argumento de “recuperar la madre tierra”, han invadido ilegal y de forma violenta, varias fincas cañeras del norte del Cauca.

Se ha afirmado que para la escogencia de Pearl también hubo movimientos tras bambalinas y que dos personajes muy influyentes de la región movieron sus influencias para que se diera esta elección.

Uno de los señalados es Alejandro Eder, hermano de Harold y muy cercano a Pearl desde cuando ambos participaron en los primeros diálogos que desembocaron en la negociación de paz con las Farc.

Al respecto, el excandidato a la Alcaldía de Cali (Alejandro Eder) manifestó que “no estoy en ninguna Junta Directiva, no tengo ningún rol oficial, no participé en procesos de selección y la verdad es que tampoco tengo nada que ver con Asocaña, ni con Manuelita. Nunca he trabajado en Manuelita. Mi carrera siempre ha sido en el sector público y en el área fundacional. Así que no tengo nada que ver con ese tema, y como le digo, no juego ningún rol oficial, ni extraoficial”.

Y añadió: “Ahora mi tiempo lo estoy dedicando a criar a mi hija y, profesionalmente, hago consultorías de los temas que manejo, que tienen que ver con desarrollo social, seguridad y construcción de paz”.
La otra persona que se dice hizo lobby en favor de Pearl habría sido Juan Carlos Mira quien lo conocía desde cuando él se desempeñó como secretario privado del presidente Juan Manuel Santos y Pearl era comisionado de paz.

Sin embargo Mira, quien hoy es un alto ejecutivo de la Organización Ardila Lulle, también niega rotundamente haber tenido injerencia en ese nombramiento. Y para sustentar su afirmación explica que él no estaba en la comisión, ni es presidente de ningún ingenio y ni siquiera está en la Junta de Asocaña.

Lea además: ¿Cómo va la reactivación de la construcción?, esto revela Minvivienda

La crisis

Lo cierto es que la comisión escogió a Frank Pearl y acto seguido convocó a la Junta Directiva de Asocaña para notificarle el nombramiento. El primer problema y detonante de la crisis que se desató fue que a esa Junta no fueron convocados los proveedores, los cañicultores que son dueños del 75% de la tierra cultivada en caña. Solo participaron los representantes de los ingenios.

Y ahí fue Troya. Varios de esos cañicultores, muy cercanos al presidente Iván Duque y al expresidente Álvaro Uribe, montaron en cólera cuando se enteraron del nombramiento de una persona que consideraban de marcado tinte santista y opositor del Gobierno.

Uno de esos cañicultores le hizo llegar al presidente de la Junta, Mauricio Iragorri, la carta firmada por Pearl y remitida al representante de la ONU en Colombia, que no era conocida por ninguno de los miembros de la comisión que escogió al excomisionado de paz.

Entre las pocas cosas en las que concuerdan los cañicultores y los voceros de los ingenios es en cuestionar la labor de la empresa Top Management. “Es increíble que una firma cuya misión es investigar a fondo a los aspirantes no haya tenido conocimiento de una carta tan agresiva contra el Gobierno en la que aparece la firma de una de las personas que recomendaron como candidato”, le dijo a El País el presidente de un Ingenio que pidió reserva de su nombre.

Tan pronto conoció la carta, Mauricio Iragorri convocó de inmediato una Junta extraordinaria para revisar el nombramiento, con este hecho sobreviniente.

A pesar de la tensión que existía entre cañicultores e ingenios, la Junta, en la que sí participaron los representantes de ambos sectores, acordó reversar ese nombramiento. Lo cual, según un analista económico consultado por El País, “era de esperarse porque un sector altamente protegido como el azucarero no puede darse el lujo de tener como presidente a alguien que en el Gobierno consideran su enemigo”.

Es más, resalta el analista, “la principal función del Presidente de Asocaña o de cualquier gremio, es hacer cabildeo con el Gobierno para mantener, y si es posible mejorar, los mecanismos de protección de los cuales goza ese gremio”.

Lo que viene

Superado este escollo, fue restituida como presidenta encargada Claudia Calero. Un sector de la Junta piensa que lo mejor que pueden hacer ante la crisis por la cual acaban de atravesar es nombrar en propiedad a la ejecutiva caleña. Consideran quienes apoyan esta posibilidad que esa designación ayudaría a cerrar las heridas que quedaron abiertas al interior del gremio con la designación de Pearl.

Sin embargo, otros miembros de Junta consideran que lo mejor es insistir en nombrar un presidente que sea conocido en Bogotá y que tenga fácil acceso a los círculos de poder capitalino.

Y así concluye un episodio amargo para el único gremio nacional que no tiene sede en Bogotá y que juega un rol fundamental para la economía del Valle del Cauca.

Lea además: ¿Cómo va la reactivación de la construcción?, esto revela Minvivienda

Qué es Asocaña

Asocaña es una entidad gremial sin ánimo de lucro, fundada el 12 de febrero de 1959, cuya misión es representar al sector agroindustrial de la caña de azúcar y promover su evolución y desarrollo sostenible.

Hacen parte de Asocaña 13 ingenios: Cabaña, Carmelita, Manuelita, María Luisa, Mayagüez, Pichichí, Risaralda, Sancarlos, Tumaco, Castilla, Ríopaila, Incauca y Providencia.

Están afiliados además un número importante de cultivadores de caña de azúcar de la región.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS