Minagricultura responde por contrato con Fedegán: "se hizo con criterio legal"

Minagricultura responde por contrato con Fedegán: "se hizo con criterio legal"

Enero 13, 2019 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País
Andrés Valencia, ministro de Agricultura

Andrés Valencia, ministro de Agricultura.

Foto: Cortesía para El País

La adjudicación directa por parte del Ministerio de Agricultura a Fedegán, de un contrato para manejar recursos parafiscales del Fondo Nacional del Ganado por $93.000 millones al año, tiene en el ojo el huracán al jefe de esa cartera, Andrés Valencia.

El funcionario sostiene que el proceso fue legal y técnico y no se hizo por consideraciones políticas.

Ministro, ¿por qué se le devolvió sin licitación el manejo de los millonarios recursos parafiscales a Fedegan, pese a las investigaciones de la Contraloría a ese gremio por presuntos malos manejos?

Lo primero es que cuando entramos al Gobierno recibimos la administración temporal de esos recursos de la parafiscalidad ganadera. Esos dineros se le quitaron a Fedegán en el 2016 y el Gobierno anterior expidió una serie de decretos y de normativas extendiendo ese manejo temporal mientras se definía la forma de entregarle a un nuevo administrador del Fondo Nacional del Ganado estos dineros. Esa administración vencía el 3 de enero de este año, luego de varias prórrogas que se hicieron. Revisamos jurídicamente la situación y hallamos que había listos unos prepliegos para una licitación.

¿Qué explica entonces que no se hubiera convocado esa licitación, y se optó mejor por entregar un contrato 'a dedo'?

Hicimos un análisis jurídico para definir cuáles debían ser las rutas a seguir y las opciones que nos quedarían con el fin de que para el 4 de enero del 2019 estuviéramos en una situación diferente a la administración temporal de esos recursos.

Encontramos dos posibilidades: una contratación directa o una licitación pública. Para el caso de la licitación era importante tener en cuenta varios conceptos de la Corte Constitucional frente a los fondos parafiscales, y que dicen que esos recursos deben ser administrados por el gremio más representativo del sector.

Hay que recordar que todos los fondos parafiscales que hoy existen y las leyes que los crearon establecen con quién debe contratar directamente el Gobierno Nacional. En todos los casos se contrata con el gremio de mayor representatividad que se beneficia de esa renta, y en esas leyes se establece cuál es el gremio.

Según usted Fedegán era el gremio más representativo...

La Ley 89, que creó el Fondo Nacional del Ganado, dice que es con Fedegán con quien se debe contratar. Otros ejemplos son la ley del Fondo Nacional del Café con la Federación Nacional de Cafeteros, lo mismo que la ley avícola con Fenavi y la ley porcícola con Asoporcicultores, entre otros. Con ellos (el Estado) debe contratar directamente. En este caso Fedegán era el gremio más representativo.

Lea además: Fenómeno de El Niño retrasaría temporada de lluvias de marzo

Ministro, pero el asunto deja muchas dudas porque se habla de que se contrató con ese gremio más por tendencias políticas y amiguismos que por criterios técnicos...

Se hizo con un criterio eminentemente técnico, y por supuesto legal. Teníamos que dar cumplimiento a la Ley 89 de 1993 que establece con quién se debe contratar el manejo de ese fondo. Igual se hizo con base en la Ley 101 del 93 que se refiere a la contratación con el gremio más representativo del sector. En todo caso lo hicimos para dar cumplimiento a ese mandato, cosa que no se hizo en el Gobierno Santos que no adelantó un estudio de representatividad para definir qué agremiaciones ganaderas podrían tener a cargo esos recursos. De tal manera, que hubiera sido necesario un proceso licitatorio. En ese sentido tenemos que decir claramente, según la Corte Constitucional, que si existían dos o más agremiaciones, había que hacer ese estudio.

¿Este Gobierno sí adelantó un verdadero estudio de representatividad para haberle otorgado ese contrato a Fedegán, pues usted mismo habla de la importancia de una licitación?

Adelantamos ese análisis de representatividad con 12 agremiaciones y encontramos que Fedegán era el gremio más representativo del sector ganadero colombiano con base en criterios técnicos y una información que obtuvimos en el mismo Ministerio de Agricultura. Por eso se hizo la contratación directa.

Aún así, ¿qué explica que no se hayan tenido en cuenta los hallazgos de la Contraloría frente a las irregularidades que se denunciaron en su momento contra Fedegán?

Allí hay varias cosas importantes. La primera, es que cuando llegamos al Ministerio de Agricultura todas las actuaciones por parte de la Contraloría y de la Procuraduría habían sido archivadas en autos administrativos expedidos por esas entidades de control.

Es decir, que en el momento de hacer el análisis jurídico no había ninguna investigación de carácter fiscal o penal contra el administrador del Fondo Nacional del Ganado, en este caso Fedegán. O habían sido subsanadas con base en planes de mejoramiento, o simplemente archivadas por parte de la Contraloría.

Lo segundo es que el Gobierno siempre ha estado en la junta del Fondo Nacional del Ganado, incluso el Ministro de Agricultura es el presidente de la misma. Sorprende que se denuncien cosas, de pronto incorrectas, cuando ellos mismos estuvieron sentados en la junta aprobando inversiones y la gestión de esos recursos. Tengo la tranquilidad de que al momento de adjudicarse el contrato a Fedegán no estaba cursando ninguna investigación contra ese gremio.

¿Por qué se insiste en que la administración Duque lo que entregó fue una 'gabela' a Fedegán, gremio que no tuvo una buena relación con el Gobierno Santos?

Recordemos que ese gremio siempre ha administrado ese recurso parafiscal, que no es del Presupuesto Nacional, sino que se trata de una cuenta manejada y con contabilidad propia en beneficio del sector ganadero. El recaudo que se ha estimado para el 2019 es de unos $93.000 millones. La ley establece que ese contrato es por diez años.

¿Está preparada su cartera para enfrentar investigaciones fiscales y penales en caso de que se establezcan irregularidades en la entrega de ese contrato a Fedegán?

Por supuesto. Recordemos que la ley que creó el Fondo Nacional del Ganado dice que el Gobierno debe contratar directamente con Fedegán, y eso está vigente. Eso es, además, exequible ante la Constitución Nacional, ya que desde el punto de vista legal este contrato y la decisión que adoptamos cumple con todos los requerimientos del caso.
Además, hay otra ley que refuerza nuestra decisión. Se trata de la Ley 101 de 1993 que reza claramente que el Gobierno podrá contratar directamente con el gremio más representativo que se beneficia de la cuota parafiscal.

Otra denuncia es que Fedegán manejó mal esos recursos, y que por eso Colombia perdió su estatus sanitario por fallas en los ciclos de vacunación al presentarse nuevos brotes de fiebre aftosa. ¿Qué hacer hacia el futuro?

Creemos que la gestión directa que se haga con el recurso parafiscal tiene que resultar por supuesto en una mayor protección del hato ganadero en el país. Y sobre todo de la lucha contra la fiebre aftosa. Mientras Fiduagraria tuvo la administración de la cuenta de la carne y la leche hubo un par de crisis sanitarias lamentables con brotes de fiebre aftosa en los años 2017 y 2018. Resulta paradójico, además, porque buena parte del recurso que se invirtió en esa cuenta fue con destino a la sanidad animal, aunque infortunadamente se presentaron esos brotes.

¿Falló entonces el Gobierno Santos al enfrentarse a Fedegán?

Allí hubo una mezcla de varias cosas. Una de ellas es que se bajó la guardia en la gestión de la vigilancia activa por parte del ICA frente al estatus sanitario con la notificación de enfermedades (en el ganado) con síntomas parecidos a la aftosa. Otro aspecto ha sido el auge del contrabando, uno de los flagelos que ha venido afectando el estatus sanitario del país.

El fenómeno de El Niño ya es una realidad en Colombia. ¿Cuál es la verdadera estrategia del Gobierno para enfrentar esa crisis climática?

Hemos diseñado tres líneas de trabajo. Una de ellas es de carácter preventivo para informarle a los agricultores sobre cuáles deben ser las mejores prácticas para proteger sus cultivos y sus animales de la sequía. Les hemos instruido en el manejo de los suelos, con mayor capa vegetal, y mejores fuentes hídricas. Todo va encaminado también a evitar los incendios forestales por la reducción de las lluvias.

De igual manera, se ha establecido un programa de suplementos alimenticios para los pequeños ganaderos en las zonas de pasturas más afectadas por la ola de calor. La tercera línea es el crédito y el aseguramiento. Hay $80.000 millones en préstamos a los campesinos con tasas muy bajas para financiar pozos profundos o sistemas de riego.

Lea además: Minagricultura pone en marcha plan de acción por caso de fiebre aftosa en Cesar

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad