Las crisis de los médicos (Opinión)

Escuchar este artículo

Las crisis de los médicos (Opinión)

Septiembre 02, 2019 - 05:20 p. m. Por:
Adriana Ramos G., abogada
Adriana Ramos G

Adriana Ramos G., abogada.

Redacción de El País

La situación económica que atraviesan los médicos en la actualidad es lamentable. Un médico, general o especialista, debe rogarle o mendigarle a algunas clínicas para obtener el pago de sus honorarios, los cuales se encuentran fijados a 90 ó 120 días.

Así, si la entidad se apiada de él, le hace un descuento del 20% o 30% de los ingresos con el fin de otorgarle un pronto pago.

Sin embargo, esta no es la única reducción de los honorarios al cual debe someterse el profesional: descuento del 20% antes de facturar por el convenio que posea con la clínica; retenciones en la fuente; descuentos de ley por aportes a la EPS, AFP y otros; además, en algunos casos, seguros que deben asumir con determinadas entidades.

¿Cuáles podrían ser los posibles efectos que ocasiona la no recepción de los salarios u honorarios a tiempo?

Como es apenas lógico, el profesional comienza a endeudarse. Incluso, las entidades financieras acuden directamente a las consultorios a ofrecer cualquier cantidad de créditos en la modalidad de libranzas o descuentos por nómina, los cuales también serán descontados de sus ingresos. En consecuencia, el saldo restante solo alcanza para cubrir unos pocos gastos de subsistencia y las deudas contraídas.

En este escenario, comienza otro calvario. Cuando el profesional no puede cumplir con alguna de sus obligaciones y alcanza los cinco primeros días de mora, las entidades financieras comienzan a presionarlo con llamadas diarias, algunas en horas menos indicadas; cartas de cobro prejurídico exhibidas sin sobre que son recibidas en las oficinas de los hospitales y clínicas para hacerles pasar vergüenza; así como mensajes de texto amenazadores.

Todo culmina con el embargo de los honorarios y demás bienes de propiedad del profesional. Algunos vehículos, por ejemplo, son decomisados y aprehendidos por las autoridades en virtud de los oficios que expiden los juzgados que conocen de las ejecuciones presentadas por las entidades financieras.

De esta manera, con el objetivo de proteger sus bienes y superar esta experiencia traumática, los profesionales endeudados realizan un juego financiero cada mes para lograr cancelar sus deudas y poder adquirir los víveres más necesarios para subsistir cómodamente. Situación lamentable que en más de una ocasión culmina en angustia y desesperanza.

Surge naturalmente una pregunta: ¿Cómo un médico, que ha agotado gran parte de su vida en la academia preparándose puede atender tranquilamente sus finanzas?

Es complicado, pero existe un salvavidas que permite enfrentar las crisis financieras que se han descrito: el Trámite de Insolvencia de Personas Naturales NO Comerciantes. Es un procedimiento que faculta a una persona para normalizar su vida crediticia y proteger su patrimonio.

Los plazos y las tasas a negociar son favorables para el deudor. Así, los profesionales que se encontraban en una crisis financiera han logrado, a través de la negociación de deudas con sus acreedores, disminuir sus cuotas mensuales.

Este trámite permite organizar las finanzas de un deudor acorde con su situación particular y ha transformado sin duda la vida de las personas de una manera positiva.

aramos@argconsultores.co

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad