Escuchar este artículo

Las afectaciones a negocios de las nuevas restricciones por covid-19

Julio 16, 2020 - 11:00 p. m. Por:
 Redacción de El País

Resultados. Las ventas del comercio en el Valle del Cauca bajaron 25% en el mes de mayo, según datos del Dane.

Especial para El País

El impacto de las medidas restrictivas que se siguen tomando en la ciudad de Cali y en otras regiones, para tratar de frenar la expansión del Covid-19, continúan reflejándose en la actividad comercial.

En el Valle, según los datos del Dane, las ventas del comercio minorista bajaron 25,7 % en mayo, y 11,6%, en los primeros cinco meses del año. Asimismo, el personal ocupado en el sector cayó 5,4% en mayo.

Solo en el quinto mes de 2020 las ventas de confecciones bajaron
89,2 % en el departamento; las de autopartes se redujeron 43,6 % y las de alimentos y bebidas, que están menos afectadas, cayeron 5,2 %.

La reciente encuesta de Fenalco muestra que solo el 16 % de los comerciantes dicen que las ventas aumentaron en cantidad física en junio, mientras que el 65% considera que estas bajaron.

Puede leer: Así quedó el 'pico y cédula' en Cali del 16 al 31 de julio de 2020

Por estas razones, algunos gremios solicitaron al municipio de Cali tener en cuenta varias sugerencias frente a las medidas restrictivas (toque de queda y ley seca) que se implementarán este fin de semana.

Por ejemplo, por el lado de los restaurantes sugirieron que este sector quede exceptuado del toque de queda, dado que en la noche hay una importante demanda de domicilios.

Brany Prado, director de Acodrés en el Valle, explicó que si el toque de queda inicia a las 8 de la noche, pues los restaurantes deben cerrar dos horas antes para que todo el personal pueda llegar a sus casas. “Si hablamos de reactivación esto no es coherente, por ello solicitamos que los trabajadores del sector queden exceptuados”, dijo.

La idea de Acodrés es que cada negocio pueda tomar la decisión de trabajar hasta las 11 o 12 de la noche, pero para ello deben estar exceptuados del toque de queda.

Hoy en Cali operan 832 establecimientos de comida bajo la modalidad de domicilito y en el Valle ya se cerraron 940 restaurantes, según datos de Acodrés.

Octavio Quintero, presidente de la Junta Directiva de Fenalco, se pronunció en el mismo sentido y aseguró que todas estas medidas restrictivas afectan de una u otra forma el comercio que apenas está intentando reactivarse. “Entendemos que hay una situación de salud que todos tenemos que atender, pero la idea es que busquemos un equilibrio para afectar lo menos posible la actividad comercial”.

Según Asobares, el 23% de los establecimientos nocturnos de la ciudad de Cali, unos 350, están cerrados. En el país son 1.100 los negocios que ya no funcionan.

Fenalco también le propuso al alcalde cambios en el toque de queda, que este no comience a las 8 de la noche sino a las 10 pm y que no termine a las 6 de la mañana sino a las 5 am.

“Hay muchos empresarios preocupados porque los trabajadores tienen que desplazarse a sitios lejanos y el tiempo no da, por ejemplo, el personal de las panaderías, que generalmente abren a las 5 de la mañana, deben salir de su casa antes de esa hora, lo mismo pasa en la noche”.

Por otro lado, según estimaciones de Asobares, entre bares, discotecas y otros negocios nocturnos hay alrededor de 1500 establecimientos en la ciudad de Cali, de estos unos 400 serían estancos.

Manuel Pineda, director de este gremio en el Valle del Cauca, explicó que los negocios que han podido abrir como los estancos hoy solo facturan el 18 % de sus ingresos brutos, dado que su principal canal de ventas es el de las discotecas que siguen cerradas.

Por esto, pide que se revise la adopción de medidas como la ley seca, la cual les quita “el poco oxígeno que se tiene para cubrir unos costos básicos”.

Agregó que la ley seca causa un efecto contrario al esperado, pues invita al consumo informal y clandestino entre los ciudadanos.

A propósito

  • El economista Mauricio Santa María, presidente de Anif, ha cuestionado la medida de ley seca que se está implementando en varias ciudades y la califica de “absurda”. “Es poco efectiva para el tema de salud, pero además es muy perjudicial para la economía, justo en un momento en que necesitamos que la economía se reactive un poco”, dijo.

  • Según el analista, la ley seca le ‘pega’ duro a 300.000 pequeños tenderos en el país y a las finanzas departamentales. En el Valle, por ejemplo, la reducción en las ventas de licores está afectando los ingresos. A la fecha el recaudo por concepto de consumo de vinos y participación de licores se ha reducido 50% y por consumo de cerveza, 45 %.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS