Escuchar este artículo

"La pandemia generó una transformación en el sistema de salud": Presidente de Acemi

Julio 19, 2020 - 07:55 a. m. Por:
 Henry Delgado Henao, editor de Activos

La telemedicina y la atención médica en casa, entre otros cambios, se convertirán en el nuevo modelo, dice el presidente de Acemi, Gustavo Morales Cobo.

Especial para El País

Miles de colombianos, tal vez millones, se han visto obligados a readaptarse a una nueva realidad en su vida cotidiana por cuenta del Covid-19. Lo mismo ocurre en las empresas y en otros renglones claves del país.

Uno de ellos es el sector de la salud, que hoy afronta una transformación profunda y que va más allá del tema financiero. Se puede decir que la manera como hoy se está brindando buena parte de ese servicio es diferente y que las EPS juegan un papel muy importante.

Ahora se tiene un sistema de salud más enfocado en la telemedicina, en la atención domiciliaria y en la tecnología. Esta última se ha puesto al servicio de los pacientes y todo eso llegó para quedarse.

Las estadísticas señalan, por ejemplo, que en esta cuarentena se han hecho 4,6 millones de consultas por telemedicina. Antes de la pandemia la cifra no llegaba a las 50.000.

Puede leer: Los nuevos productos que la pandemia metió en la canasta familiar

Asimismo, se han hecho 625.000 atenciones domiciliarias, es decir que el médico va a la casa del paciente. Anteriormente no llegaba a mil citas.

De igual manera, se han entregado 1,5 millones de fórmulas médicas a domicilio. “Esto indica que ha habido una transformación increíble, una nueva configuración en el sistema de salud”, comenta Gustavo Morales Cobo, presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral, Acemi, gremio que agrupa a diez EPS.

En diálogo con El País, este caleño de 52 años sostiene que la deuda que aún tiene el Estado con el sistema es del orden de los $7 billones.
Así habla sobre el presente y futuro del sector y de las Entidades Prestadoras de Salud.

¿Cómo están las EPS en medio de esta cuarentena?

Yo creo que el país debe preguntarse cómo le hubiera ido sin las EPS en esta pandemia. La Ley 100 preveía que en una emergencia de salud pública como esta, las EPS debían hacerse a un costado y todo el manejo de las muestras y la atención correspondía a las autoridades de salud pública, es decir al Instituto Nacional de Salud (INS) y a las entidades territoriales, pero en la segunda semana de la crisis el país se dio cuenta de que no hubiera sido capaz de manejar la situación sin las EPS.

Ellas han ayudado a enfrentar el covid y, además, siguen haciendo lo que mejor saben hacer, que es atender las necesidades ordinarias de salud de los colombianos en medio de este confinamiento. Y allí ha habido una transformación increíble, una nueva configuración en el sistema de salud.

¿En qué se nota?

Ahora vamos a tener un sistema de salud más enfocado en la telemedicina, en la atención domiciliaria, que aprendió a utilizar la tecnología al servicio de los pacientes y eso llegó para quedarse.

Le quiero contar que se han prestado muchos servicios médicos por fuera de las IPS (clínicas y hospitales). Las estadísticas señalan, por ejemplo, que hemos hecho en lo corrido de la pandemia 625.000 atenciones domiciliarias, es decir que el médico va a la casa del paciente. Antes de la pandemia no se hacían mil.

Hemos entregado 1,5 millones de fórmulas médicas a domicilio. Antes a la gente le tocaba ir personalmente a reclamar los medicamentos. Hoy, para proteger a los adultos mayores y a los enfermos crónicos, se autorizó que pudieran ir terceros a las farmacias. En esta parte hemos entregado 9,4 millones de medicamentos en puntos de atención.

Y la estadística que más me gusta es que hemos hecho 4,6 millones de consultas por telemedicina. Antes no pasaban de 50.000.

¿La parte financiera también se ha transformado, qué ha pasado con la salud económica de las EPS?

El Estado ha cumplido, como lo viene haciendo hace años con el giro ordinario mensual preestablecido, que es la famosa prima y que se llama la UPC, pero el problema es que cuando se calculó esa prima no se sabía que venía el covid. El primer caso en el mundo se conoció el 27 de diciembre del 2019 y ya estaba calculada la prima.

¿Cuánto gira el Estado mes a mes?

Incluyendo la prima, los costos de los servicios no incluidos en el plan de beneficios, las incapacidades, las licencias, etc, el Gobierno Nacional le gira al sistema alrededor de $4 billones mensuales. Pero no se ha girado plata nueva, el día que la gire se hará de manera directa a los prestadores, o sea que las EPS tampoco se van a quedar con recursos.

¿En esta pandemia cuántos recursos le ha entregado el Estado a las EPS?

Los recursos ordinarios que ha pagado en lo que va de la pandemia, al menos en las EPS de Acemi, suman $9,5 billones, son dineros que se han girado a las IPS.

Aquí todos hemos cumplido. Lo que sucede es que las clínicas se quejan y con algo de razón, pero no porque no se les haya girado lo que se les debe entregar, sino por la falta de servicios. Es que se les pidió que se adecuaran para enfrentar el covid, pero luego se le dijo a la gente que no saliera a la calle, que evitara las clínicas, que no visitara el médico si no era necesario y que postergara las cirugías. En razón a eso se les bajaron los ingresos. Abril y mayo fueron muy duros para las IPS porque no prestaron servicios.

¿Pero en cuánto va la deuda que se tiene con el sistema de salud?

Los cálculos de Acemi de finales del año pasado indicaban que el Estado tenía con el sistema, principalmente por concepto de nuevas tecnologías no incluidas en los planes ordinarios de beneficios, una deuda de $7 billones. Sin embargo, ahora ya conocemos las reglas técnicas específicas sobre qué facturas se van a aceptar y cuales no en el marco del proceso de punto final. La cifra final dependerá de que el Gobierno le dé el visto bueno a esas facturas.

¿Esos recursos están asegurados, qué ha dicho el Gobierno?

Le quiero contar que el jueves pasado se expidió la resolución que activa el mecanismo por el cual el Estado va a asumir el pago de buena parte de los servicios covid.

Pero déjeme aclarar algo más respecto de los dineros. Ha hecho carrera el mito urbano de que a las EPS les ha entrado un montón de plata y que se han quedado con ella.

La verdad es que no ha entrado dinero nuevo al sistema de salud distinto al que ordinariamente se le gira al sistema, porque todavía no se han girado los dineros del acuerdo de punto final.

Otra medida que se reglamentó el jueves es que se les van a dar a clínicas y hospitales una especie de subsidio para que mantengan su infraestructura, aun si no están prestando servicios. Ese subsidio está medido por el costo que cada IPS le acredite al Gobierno para mantener su infraestructura.

¿Pero entonces la salud financiera del sistema tiende a mejorar?

Por un lado, se han acelerado los pagos pendientes a la red, me refiero de las EPS a las IPS.

Es cierto que en los meses de abril, mayo y junio se bajó la siniestralidad porque la gente dejó de ir al médico, dejó de ir a las cirugías y de consultar, todo por miedo al covid. La siniestralidad es lo que nosotros pagamos por los servicios que la gente utiliza y los pagamos con los dineros de las primas que le hablé antes.

Muchos de esos servicios que no se prestaron en abril, mayo y junio se van a prestar en el futuro, entonces se prevé una restauración de los servicios clínicos ordinarios por allá en septiembre.

¿Es decir que las EPS sí sirven y no es necesaria una depuración, como se ha hablado desde hace tiempo?

Pues yo siempre he creído que siempre han servido, es muy bueno que existan las EPS porque ya está claro que el Estado colombiano hace bien algunas cosas, pero hace mal otras y una cosa que hace mal es atender a los usuarios. No sabe cuidar a los usuarios del servicio de justicia, del servicio educativo, entonces el sector privado sí sabe hacerlo.

Las EPS están haciendo bien su trabajo, pero no sería posible esto si no estuviéramos en permanente colaboración y coordinación con las clínicas, los hospitales, el cuerpo médico y las autoridades locales.

Lecciones

Las EPS también hemos aprendido sobre la marcha, gracias a la posibilidad de experimentación e intercambio de conocimientos con el exterior y entre nosotros mismos. Hemos logrado unos protocolos médicos que se han puesto en marcha para reducir el número de personas que ingresan a las UCI. El grado de éxito ha dependido de la articulación con las autoridades locales.

¿Ya no es necesaria una depuración de las EPS?

Todas las EPS que están representadas por Acemi han venido mejorando su situación financiera y sus reservas, pero se necesita que se liberen las talanqueras para que haya más inversión, más tecnología, más infraestructura y más modelos de atención. Todavía en la ley hay demasiadas restricciones a las posibilidades que tienen las EPS de invertir, de comprar nuevas tecnologías, de experimentar con nuevos modelos de atención.

¿Pero con las mismas EPS o con menos?

No me atrevo a hacer un pronóstico de si más o menos, lo que necesitamos es que se puedan fortalecer más en lo financiero y en lo operativo, al país le urge más inversión extranjera. Diría que la mayoría de las EPS que hoy existen va a seguir adelante.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS