Escuchar este artículo

¿De dónde saldrá la plata que necesita el país?, responde el nuevo Ministro de Hacienda

Mayo 09, 2021 - 08:00 a. m. 2021-05-09 Por:
Henry Delgado Henao - Editor de Activos
José Manuel Restrepo

José Manuel Restrepo Abondano, ministro de Hacienda.

MinCIT

José Manuel Restrepo Abondano completó seis días al frente del Ministerio de Hacienda. Se quitó el sombrero del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y enseguida se puso el de líder de las finanzas públicas del país.

Lea también: Pliego de peticiones de Comité de Paro costaría más de $81 billones

Por ahora lo único que tiene en mente es sacar adelante la nueva reforma tributaria. Para ello debe acelerar al máximo porque tiene menos de dos meses para diseñarla, socializarla y que el Congreso la apruebe en esta legislatura.

En razón a ello tiene claro que será un documento muy corto, concreto y con un gran sentido social porque el objetivo es atender a los colombianos más vulnerables, afectados por la pandemia.

En otras palabras, no se parecerá en nada al que retiró el Congreso, ni siquiera en el recaudo. El de ahora les apunta a unos $14 billones, mientras que el anterior aspiraba a $30 billones.

¿Qué reforma pretende hacer el Gobierno ahora?

Lo que hemos venido construyendo con distintos actores de la sociedad es una respuesta a tantas personas vulnerables por la pandemia, que se han visto muy afectadas.

El objetivo es apoyar a los jóvenes que no tienen cómo obtener empleo, que necesitan también tener acceso a la educación superior gratuita y que son de estratos vulnerables; también a las mujeres mayores de 40 años que perdieron su empleo como resultado de la pandemia, a los micros y pequeños empresarios que necesitan un apoyo de liquidez para sus empresas, que requieren un subsidio a la nómina, a la prima y también a los colombianos informales que no tienen plata para cubrir sus necesidades básicas, que necesitan una renta.

En ese marco estamos identificando hacia quiénes deberían dirigirse los recursos que necesitamos y la conclusión es hacia los vulnerables. En concordancia con eso lo que hemos encontrado es que tenemos que hallar las fuentes de financiamiento y en ese ejercicio, a diferencia de lo que ya se presentó en el país, esta propuesta social requiere menos recursos para cumplir un doble propósito. Contribuir a lo social, apoyar a los vulnerables y en segundo lugar garantizar una estabilidad de nuestras finanzas públicas y seguir demostrándole al mundo que Colombia es un país responsable en el manejo de sus finanzas.}

¿La clase media se va a tocar?

Como principio general cualquier propuesta que busque el propósito social es tenida en cuenta y lo que se debe garantizar es que la clase media no se vea afectada, porque la clase media es una población vulnerable y además se ha visto afectada por el resultado de la pandemia. Cualquier iniciativa de estas que tenga esa vocación social no puede afectar la clase media.

¿De dónde saldrán los recursos para financiar esa propuesta social? Algunos analistas proponen dejar el impuesto de renta para empresas en el 33 %, eliminar el descuento del ICA y mantener el impuesto a la riqueza en un 1 %. ¿Hacia allá apunta el proyecto?

La respuesta es que aquí necesitamos entregarle recursos al bolsillo de los menos favorecidos y esos recursos deben salir de los que tienen más capacidad, por ende hay que buscar fuentes que efectivamente lleguen a esos que tienen más capacidad de pago, y en ese sentido la propuesta, por ejemplo, de eliminar el descuento de ICA del impuesto de renta, se puede utilizar para ese propósito social.

¿Cuánto se estima recaudar?

Yo he calculado que el recaudo puede estar del orden de unos $14 billones. Es claro que la propuesta tiene que construirse en conjunto con todos los actores de la sociedad. Pero también tengo muy claro que tiene que ser una iniciativa muy sencilla, si se quiere minimalista, corta, concreta y con énfasis en lo social.

Queremos responder a los problemas sociales y lo vamos a financiar con algo que no es muy grande, no es gigante. Necesitamos algo muy sencillo, pero con la convicción de que los recursos saldrán de los que tienen más.

¿Qué se ha avanzado en esas primeras reuniones que está liderando?

Lo que he venido haciendo en estos días es construir ese diálogo constructivo con diferentes actores sociales y he tenido aproximaciones con algunos de ellos. Se van a incluir sindicatos, empresarios, partidos políticos, la academia, las cabezas de las entidades territoriales y los actores representativos de las finanzas públicas.

El propósito al final es que debemos reconocer que como país estamos enfrentando unos objetivos que son comunes a todos. El primero es ser muy cuidadosos con las personas menos favorecidas que se vieron afectadas por la pandemia, el segundo es la estabilidad fiscal del país y el tercero, la reactivación de la economía. Con esto en mente he venido abriendo espacios de conversación para construir consensos y encontrar acciones que permitan financiar las necesidades de país sin afectar a la clase media. Y que muchas familias tengan la posibilidad de recibir la devolución del IVA.

¿Ya se reunió con los sindicatos?

Estamos programando la reunión.

¿El tiempo está en su contra, cuándo estará listo el texto?

Lo que está claro es que esto hay que hacerlo con sentido de oportunidad y con sentido de urgencia porque lo social no da espera, las necesidades de los menos favorecidos no dan espera, la educación para los jóvenes entre los 18 y 28 años no da espera, el apoyo con una renta para los informales tampoco. Entonces, el sentido de oportunidad es acelerar al máximo para aprovechar lo más que podamos el curso de esta legislatura.

Confío en que podamos hacer unos consensos lo más pronto posible y vamos a poner el acelerador a fondo.

En un foro en el que estuvo el Director de la Dian dijo que con los planes que tenía el Gobierno para controlar la evasión han generado $40 billones, ¿si es así, entonces para qué una reforma tributaria?

Digamos que los esfuerzos de evasión fiscal ya están incorporados en el presupuesto de la Nación porque era un compromiso que teníamos como Gobierno y han sido anualmente del 1,1 % del PIB. Vamos a seguir en esa misma dirección, pero como le digo, son recursos que están desde el primer momento incorporados al presupuesto de cada uno de los años.

Otras propuestas de la reforma plantean que se extienda el impuesto a la riqueza y que aumente la tarifa del tributo a los dividendos, subirlo del 10 % al 15 %, ¿usted las ha analizado?

Pensando en las fuentes para lo social ha habido planteamientos de varios actores, incluso de los empresarios. Dijeron que están listos a contribuir con los propósitos sociales.

Obviamente en el marco de recoger las distintas propuestas algunos actores han propuesto algunas cosas que usted señala, y eso quiere decir que son temas que están sobre la mesa y sobre ellos se puede construir un consenso, porque además señalarían que aquí hay una iniciativa con sentido solidario, donde la prioridad es apoyar a los más pobres.

¿Las pensiones, el IVA y la ampliación de la base gravable ya no van?

Sí, no vamos a tocar la clase media, entonces no se puede considerar el IVA porque afecta a la clase media. Asimismo, debemos tener mucho cuidado porque hay muchas familias que viven del pensionado. De la misma manera, ampliar la base de tributación en persona natural también golpea a la clase media y eso no se va a tener en cuenta.

¿Qué es lo que más le preocupa?

Que si no damos el paso que debemos dar, ponemos en riesgo a los pobres, a los más vulnerables, a los informales, programas que hoy existen en el país.

Una propuesta de esa naturaleza necesita su curso porque de no hacerla estaríamos en dificultades respecto de programas claves como el de ingreso solidario, entre otros.

¿Qué va a pasar con la estabilidad fiscal, está en riesgo el grado de inversión?

La iniciativa que se ha empezado a recoger apunta a que con el monto de recursos que se ha estimado se pueden solucionar los dos temas, el social y la estabilidad en las finanzas públicas, de tal manera que Colombia llegue a un nivel estable, tanto de la deuda pública respecto al PIB, como de déficit fiscal. De esa manera respondemos al compromiso de ser responsables en nuestra finanzas públicas. Ambos propósitos están contemplados.

¿O sea que no está en riesgo el grado de inversión?

En la medida en que avancemos con oportunidad a ese propósito les mostraremos a los actores internacionales que Colombia está siendo responsable en lo social y en lo fiscal.

¿A esta cartera llega un gran ser humano, cercano a la gente, eso le faltaba a un ministro de hacienda?

No me ponga a hacer esa calificación, pero yo creo que cualquier ministro de Estado debe ser un ministro de la gente, no para estar en los escritorios, sino en los territorios.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS