Joe Quijano, el hombre que con su música cambió las revoluciones del baile en Cali
Publicidad
Publicidad

Joe Quijano, el hombre que con su música cambió las revoluciones del baile en Cali

Abril 04, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Luis Guillermo Restrepo Satizábal / Director de Opinión de El País 
Joe Quijano

Quijano emprendió su trayectoria musical a la edad de 13 años al unirse, en calidad de bongosero, al quinteto The Mamboys From Banana Kelly Street.

Archivo de El País

José Quijano, el gran Joe que animó a los bailadores de Cali desde los años sesenta, se nos fue este jueves. 

Tras de sí dejó lo que muchos le reconocen como la paternidad de la pachanga, ritmo que nació en Cuba en los años cincuenta y tuvo grandes ejecutores en las charangas, orquestas como La Aragón o Fajardo, formadas con violines y flauta.

Fajardo, quien nació en Puerto Rico y creció en el Bronx de Nueva York, conoció la pachanga en 1958 durante un viaje a la isla y se enamoró de ella.

"Vino por primera vez a Cali, traído por su fanático numero uno, quien lo idolatró, Larry Landa, a finales de los 70. Y la ultima fue ya en el siglo XXI, en solitario; cuando armó un recogido de músicos caleños, que le causaron admiración". 
Rafael Quintero
Melómano

Y le puso el veneno inevitable de las fusiones, como lo hizo Larry Harlow, el pianista neoyorquino que fue seducido por la música de Arsenio Rodríguez en un viaje a Cuba por las mismas épocas de Fajardo y nos dejó ‘La Cartera’ o ‘El paso de Encarnación’, en el sonido del barrio, el Bronx de Quijano.

Músico de piano, de percusión y además director y empresario, Joe cambió los violines por dos trompetas y produjo una pequeña revolución a partir de 1959, algo así como el antecedente de la salsa que despegó a mediados de los sesenta.

Por algo, los viejos músicos de la isla acusan a Nueva York de ‘piratear’ la música que ellos crearon.

Lea también: La historia de la propuesta de matrimonio que Joe Quijano no pudo hacerle a Celia Cruz

La obra de Joe llegó a Cali por cielo y mar, y le cambió las revoluciones a nuestro baile. De las guarachas de la Sonora Matancera, los mambos que se inventó Pérez Prado o los de Tito Puente, los bailadores de nuestra Sultana pasaron sin problema a esa pachanga seductora que significa libertad, mezcla, improvisación y alegría.

"La Pachanga Se Baila Así hace parte de la colección que heredé de mi abuelo, entre mucho elepés de bolero. ‘Es que mucho antes de Richie Ray y Bobby Cruz bailamos las pachangas de Joe Quijano’, me decía". 
Laura Sotelo
Melómana 

Y aquí se quedó, haciendo del Joe el ídolo al cual le rindieron en Cali todos los homenajes y las venias posibles.

Tan importante fue ese aporte que muchos de los pasos, el cañandonga o el recordado pasito tun-tun de nuestros griles, se convirtieron en parte obligada de las rutinas en Cabo Rojeño o el Séptimo Cielo. Basta recordar que el himno que Jairo Varela le hizo a la ciudad se llamó Cali Pachanguero. Allí está Joe Quijano obligando a los caleños a inventar pasos, a bailarse esas trompetas o ese piano de “esta orquesta que es pachanga/ toca el ritmo de pachanga, nené”.

Por cosas de los negocios como el surgimiento del sello Fania, la pachanga cedió con rapidez el espacio a la salsa hacia finales de los sesenta. Lo que no pudieron fue desterrarla del repertorio de baile de nuestra ciudad. No hay viejoteca o bailador de respeto que no incluya una pachanga de Joe Quijano.

Más aún. En 1934, el gran Antonio Machín cantó uno de los temas más significativos de Cuba, ‘ Yo soy el Son Cubano’, hablando de su isla.

Pues Joe no dudo en cambiarle la letra, ponerle el sonido del Bronx y cantar sin ningún problema “querido amigo quisiera/ que al recibir la presente/ te halles bien y que la suerte/ te acompañe por doquier”.

Es el mismo son montuno del gran Machín con otra connotación, más triste si se quiere, la del amigo enfermo y necesitado de compañía y apoyo.

"El legado del rey de la pachanga, se siente en las pistas bailables de Cali todas las noches. Su sonoridad era impecable. Fue uno de los grandes impulsores del fenómeno de la salsa". 
Wílmer Zambrano
Melómano 

Es la canción que muchos caleños tienen presente en las pachangas o fiestas o evocaciones y que no deja de arrancar la furtiva lágrima en medio de la fiesta.

Ese era Joe Quijano, el músico, el portorriqueño criado en el Bronx que llegó a Cuba, escuchó la pachanga, la cambió para siempre al meterle el brillo de Nueva York y llegó a Cali para modificar la forma de bailar.

“Don José Quijano, baile la pachanga/ y no la confunda con una charanga”.

Sus canciones

Como líder de orquesta, Joe Quijano logró su primera grabación en un disco de 45 rpm, que incluyó los temas ‘Rumba en Navidad’ y ‘Descarga charanga’, en 1959.

La distinción en la voz de Paquito Guzmán acompañó a Joe Quijano en las producciones ‘Mr. Pachanga en Changa’, ‘La pachanga se baila así’, ‘Everything Latin’ y ‘Dance to the Bossa Nova, the Mambo, the Cha Cha Cha’. Entre sus canciones más conocidas se cuentan ‘Pachanga amor’, ‘El dulcerito’, ‘La flauta de Bartolo’ y ‘Yo soy el son cubano’.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad