¿Por qué hay demoras en construcción de colegios públicos en el Valle?, responde Mineducación

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

¿Por qué hay demoras en construcción de colegios públicos en el Valle?, responde Mineducación

Septiembre 22, 2019 - 08:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Ministra de Educación

María Victoria Angulo, Ministra de Educación.

Colprensa

Hace un año, María Victoria Angulo llegaba como ministra de Educación y los estudiantes de las universidades públicas la recibieron con sendas marchas pidiendo más recursos.

Durante esa misma época también se dio fin a Ser Pilo Paga, el programa bandera del anterior Gobierno, se y anunció un nuevo modelo para dar acceso a la educación superior a los estudiantes más pobres del país, propuesta que no caló muy bien entre las universidades privadas.

Hoy, sin estas presiones encima, explica los resultados de esas decisiones y además da cara sobre las quejas en Cali y el Valle del Cauca por la demora en la construcción de varias obras. También habla sobre las carreras profesionales del futuro.

Le puede interesar: Las obras viales que se construyen con impuestos de empresarios de la región

Ministra, se cumple un año de Generación E, el programa del Gobierno que busca dar acceso a la universidad a los jóvenes de bajos recursos y que sustituyó a Ser Pilo Paga –de la era Santos-, ¿cuál es el balance a la fecha?

Ser Pilo Paga benefició en todo el país a 40.000 estudiantes, para lo cual el Gobierno actual hizo una inversión de $2,3 billones, garantizando así la promesa financiera de acompañamiento a los estudiantes en toda su carrera. Con Generación E ya son 67.000 jóvenes vinculados en 950 municipios de Colombia, la meta a diciembre es de 80.000 y esperamos en los cuatro años de este mandato beneficiar a 380.000 jóvenes. También estamos trabajando fuertemente en el tema de la deserción porque actualmente de cada dos jóvenes colombianos que entran a la universidad, solo uno termina.

Explíquenos, ¿cómo Generación E beneficia a estudiantes de bajos recursos?

Generación E tiene tres componentes: equipo, equidad y excelencia. El primero contempla los recursos del Gobierno con las universidades públicas, que son más de $4,5 billones; el componente de equidad contempla el avance gradual en gratuidad, es decir, un número de estudiantes que acompaña el Estado para cubrir los costos de matrícula y manutención, y con el componente de excelencia se premia a los estudiantes con mejores resultados en la Pruebas Saber, que les otorga el derecho a escoger entre una universidad pública o privada de alta calidad.

¿Qué cubre Generación E?

Si el estudiante ingresa con el componente de equidad, cubre los costos en la institución pública y se le otorga un subsidio de manutención. En el caso de que el joven reciba el beneficio de excelencia, puede aspirar a una institución pública o privada y se le garantiza la cobertura total de sus gastos. Hemos solicitado a las universidades privadas que concurran con un 25 % de aporte para el estudiante beneficiado, de esta forma el esfuerzo no es solo del Estado.

¿Con Generación E es posible que jóvenes de bajos recursos puedan ingresar a universidades de alto costo en el país?

Sí, y para ello es fundamental que se tenga en cuenta el puntaje de las Pruebas Saber 11, que se dará a conocer el 19 de octubre. Igualmente, es necesario considerar el puntaje de admisión a la universidad y el puntaje que registra el joven en el Sisbén.

¿Qué ocurre con los jóvenes de algunos sectores deprimidos como Aguablanca, que según las pruebas Saber están por debajo de la media nacional? ¿No es acaso una manera de restringir la posibilidad de formación superior a jóvenes de zonas vulnerables?

En este sentido lo que se debe hacer es un esfuerzo muy decidido con las secretarías de Educación para elevar el nivel en las pruebas. La decisión no puede ser eliminar las condiciones de ingreso y evaluación propias de cada universidad. Es por esta razón que en escenarios de vulnerabilidad se fortalece la calidad educativa a través de proyectos como el que se realiza en Cali con el programa Mi Comunidad es Mi Escuela, que ha invertido $400.000 millones para el fortalecimiento de la cultura y la educación.

“Con Ser Pilo Paga cerca del 85% de los estudiantes ingresaron a universidades privadas, mientras el 15% a las públicas. Con Generación E, el componente de excelencia ha logrado que el 40% de beneficiados se formen en instituciones públicas y 60% en privadas”.
María Victoria Angulo
Ministra de Educación

Algunas universidades privadas han manifestado que el programa Generación E afectó sus matrículas, que han bajado. ¿Qué lectura le da a esos reclamos?

Las matrículas universitarias han venido bajando gradualmente desde el 2016, porque está cambiando la pirámide poblacional en el país, que exige a la educación superior reinventarse para tener ofertas más flexibles que les permitan ser universidades para todas las generaciones; y el ciclo económico va de la mano con lo que pasa con una universidad privada. Además, no hay que olvidar que el dinero público debe darle prioridad a la educación superior pública, que al inicio de este Gobierno tenía muchos temas pendientes que ameritaban apoyo estatal.

Desde el Concejo de Cali se denunció que varias instituciones escolares que están en construcción, en un convenio con Mineducación, no se concluirán en 2019, debido a que el contratista no tiene capacidad financiera. ¿Es esto cierto?

En el 2015 se creó el Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa, Ffie, que une recursos públicos del Gobierno Nacional y de los gobiernos locales para mejorar la infraestructura. Se seleccionaron unos contratistas a los que se les adjudican estos proyectos por regiones. Hasta octubre -del 2018- encontramos las cifras reales, identificando que el 62 % de las obras estaban incumpliendo o estaban paradas y dichos proyectos habían sido entregados particularmente a dos proveedores: la firma Mora y la firma de construcción Mota Engil. Afortunadamente los recursos están en una fiducia, entonces el reto ha sido reactivar jurídicamente los proyectos, que son una promesa desde el 2016 y así encontrar la solución.

Frente a esta situación, ¿qué acciones tomaron?

Uno de los contratistas ha logrado ceder el 85 % de las obras a otro contratista, lo que significa que es una obra reactivada. Esto implica el reajuste del cronograma con firma de la interventoría y el acompañamiento del Ministerio de Educación como garantía de que esa obra realmente se entregue. Con el otro contratista, que tenía el mayor número de obras, se hace primero un plan de mejoras y se reactiva el cronograma pero incumplen, lo que nos obliga a entrar a una terminación anticipada por incumplimiento, que era la única figura que se acogía con el tipo de contrato que firmaron.

¿Cuál es la situación actual de los colegios sin terminar en el Valle?
En total, son 11 proyectos que representan 265 aulas nuevas y mejoras con una inversión total de $49.477 millones, de los cuales el Ministerio aportó $32.804 millones y el Departamento $16.673 millones. Cinco ya fueron notificados para decisión final de terminación anticipada por incumplimiento.

¿Y en el caso de Cali?

En Cali hay 14 acuerdos de obra ya con inicios de procedimientos de terminación anticipada por incumplimiento, ya tenemos la ruta a seguir con la Secretaría de Educación de Cali para informar los tiempos de reactivación de estas obras. Para los proyectos de Manuel María Mallarino, Siete de Agosto, Agustín Nieto Caballero, Normal Superior Santiago de Cali, Isaías Gamboa, Diamante Villa del Sur, Pablo Neruda y Libardo Lloreda, se reasignan nuevo contratista a partir del 15 de octubre. Para las instituciones educativas Siete de Agosto, Alfonso López, Alberto Carvajal, Jose H. López, José M. Vivas, Evaristo García y Cristóbal Colón se reasignarán nuevos contratistas entre el 12 y 29 de noviembre, pero cada obra maneja su propio cronograma.

¿Qué consejo le da a los padres de jóvenes que empiezan la universidad sobre las profesiones más atractivas para el futuro laboral?

Tengo tres consejos. Primero, la decisión debe estar relacionada con las competencias en las que el joven sea mejor y se siente más feliz. Segundo, se ha ampliado mucho el espectro de carreras, por lo que es conveniente considerar opciones distintas a las tradicionales. Y, finalmente, tras los avances tecnológicos se permiten habilitar nuevos saberes que se certifican en la actualidad y optimizan la competencia en el mercado laboral. Todo esto es una oportunidad para las universidades para reinventarse.

Educación superior

Tras las marchas de hace un año, ¿cómo van los acuerdos con la Universidad del Valle?

Se dio un incremento de $7631 millones a la base presupuestal de la Universidad del Valle, además se le suman los recursos de inversión, $2734 millones. El rubro de pasivos se estará distribuyendo en algunas semanas. Además, Colciencias sacó y asignó la convocatoria de 1000 doctorados para el sistema público, 500 este año y el resto para el 2020.Por otro lado están los recursos de regalías de infraestructura de la Ley bienal de regalías, que aprobaron en el Congreso y los gobernadores están trabajando en ello. También, tenemos en este momento cerca de 300 proyectos de infraestructura en estudio para aprobación; estos normalmente son proyectos de mejoramientos de aulas, laboratorio y espacios de bienestar.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad