Fumar no solo afecta los pulmones: conozca los otros riesgos de esa adicción fatal

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Fumar no solo afecta los pulmones: conozca los otros riesgos de esa adicción fatal

Febrero 06, 2019 - 12:17 p.m. Por:
Redacción de El País
Afectaciones del consumo de cigarrilos

60 % de los problemas y accidentes cerebrovasculares en Colombia tiene entre sus antecedentes el humo del cigarrillo.

Foto: Archivo EFE

“A mí sí me gusta aprovechar estas cosas para que la gente tome conciencia sobre ciertos vicios… él fumaba mucho… Yo le decía. Cosa de no sé cuántos paquetes al día. Eso pasa factura. Sé que no es el momento, pero si uno puede aprovechar esto para que la gente que fuma mucho se cuide, bueno, creo que él mismo lo aceptaría”. Aunque para muchos esta declaración del libretista y congresista Gustavo Bolívar, al referirse a Fernando Gaitán, quien murió a sus 58 años, de un infarto, estuvo fuera de lugar, los expertos le dan la razón: el cigarrillo en exceso afecta el corazón.

Aunque es bien conocido que fumar cigarrillos y productos que contienen tabaco aumenta el riesgo de sufrir cáncer de pulmón y problemas respiratorios, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), pocas personas son conscientes de que también puede provocar afecciones del corazón (infarto de miocardio, angina de pecho), cerebrovasculares (ictus cerebral), vasculares periféricas (enfermedad de las arterias que llevan la sangre a los brazos y piernas) y aneurisma (dilatación) de la aorta abdominal.

El cigarrillo es el factor de riesgo cardiovascular más importante, de acuerdo con el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), siendo tres veces mayor la incidencia de la patología coronaria en los fumadores que en el resto de la población. La posibilidad de una dolencia del corazón es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años en los que se mantiene este hábito nocivo.

Investigaciones médicas han demostrado que el tabaquismo acelera la frecuencia cardíaca, contrae las arterias principales y puede ocasionar alteraciones en el ritmo de los latidos del corazón, lo que provoca que el corazón se esfuerce más. Fumar también incrementa la presión arterial y por ende, el peligro de accidentes cerebrovasculares en personas que ya tienen presión arterial alta.

Hay dos factores por los que el tabaco produce una isquemia coronaria, un infarto de miocardio (obstrucción total de paso de sangre por las arterias) y/o angina de pecho (disminución importante de paso de sangre por las arterias).

También puede interesarle: El 'cerebro' de la Clínica Dime explica cómo logró convertirla en un referente de calidad

El primer factor es la nicotina, que libera catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) que ocasionan daño a la pared interna de las arterias (endotelio), sube el tono coronario con espasmo, produce alteración de la coagulación, incrementa los niveles de LDL (colesterol malo) y reduce los de HDL (colesterol bueno).

La concentración de nicotina en la sangre depende más del grado de inhalación que del contenido de esta sustancia en el propio cigarro.

Y el otro factor por los que el cigarrillo produce enfermedades coronarias, como el infarto, es el monóxido de carbono, que disminuye el aporte de oxígeno al miocardio, aumenta el colesterol y la agregabilidad plaquetaria (su capacidad de unirse y formar coágulos).
Justamente se ha comprobado que 30 segundos después de la inhalación, la nicotina llega al cerebro y genera una liberación de dopamina (entre otras), hormona que tiene propiedades gratificantes y causa la dependencia.

Ningún grado de tabaquismo es inofensivo. Incluso las personas que fuman poco o que solo lo hacen de vez en cuando sufren lesiones de corazón y los vasos sanguíneos.

Incluso, cuando una persona fuma, pone en peligro a otras personas. Si se vive con alguien que consume una cajetilla diaria es como si usted fumarás también nueve cigarrillos al día.

En España mueren 6200 fumadores pasivos al año, y 40.000 en Estados Unidos; de estos, el 90% fallece por aspirar el humo en su propio hogar y el resto por hacerlo en su entorno laboral.

Y es que ni el cigarrillo electrónico es una alternativa segura para la salud.

Si aún no ha dejado de fumar, encuentre razones para hacerlo.

Datos y efectos

El 21% de los menores entre 10 y 12 años ha probado el cigarrillo por presión social, familia y amigos fumadores y actitudes favorables ante el consumo.

La dependencia a la nicotina en adolescentes y jóvenes es preocupante porque el cerebro de toda persona menor de 25 años aún está en desarrollo.

La exposición de un cerebro en desarrollo a un fármaco adictivo, como la nicotina, conlleva a daños permanentes en la neuroquímica cerebral, lo que puede perturbar el desarrollo de las conexiones cerebrales que controlan el aprendizaje y la atención.

En una mujer embarazada causa riesgo de aborto espontáneo, de nacimiento prematuro, disminución de peso del recién nacido, malformaciones congénitas en el cráneo y el aparato urinario y probabilidad de muerte súbita del lactante.

Las mujeres que fuman cigarrillo y toman anticonceptivos orales y los fumadores que sufren diabetes corren mayor riesgo de tener un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

Riesgo de los cigarrillos electrónicos

El consumo de cigarrillos electrónicos se conoce como “vapear”, y se ha ofrecido comercialmente como una alternativa segura a los cigarrillos tradicionales.

Estos dispositivos funcionan con pilas que calientan un líquido y lo convierten en aerosol para que pueda ser inhalado. El líquido de los cigarrillos electrónicos normalmente contiene glicerina vegetal o glicol de propileno como ingrediente principal, nicotina, saborizantes y aditivos.

Quienes fuman cigarrillos electrónicos por largo tiempo están expuestos a la misma cantidad de nicotina que aquellos que fuman cigarrillos normales.

Un estudio descubrió que las personas que fumaron cigarrillos electrónicos durante 7 meses presentaron falta de aire, tos y fiebre. Se informó acerca de casos de neumonía lipoidea relacionada con el consumo de cigarrillos electrónicos. Esta inflamación de los pulmones ocurre cuando se inhala sustancias grasas en los pulmones.

El vapor de algunos cigarrillos electrónicos contiene ingrendientes tóxicos, como níquel, estaño, plomo, benceno y formaldehído. La exposición prolongada a estas sustancias contenidas en el vapor de los cigarrillos electrónicos puede llevar a sufrir lesiones y enfermedades, incluido cáncer, además de afectar la salud reproductiva de quienes lo consumen.

Otra investigación arrojó que los adolescentes y los jóvenes que empezaron a fumar cigarrillos electrónicos tenían una probabilidad 3.5 veces mayor de fumar cigarrillos de tabaco que quienes nunca consumieron cigarrillos electrónicos.

En video le recomendamos estos consejos para no abandonar el gimnasio en el primer mes, véalo aquí:

Gimnasio

El País consultó a expertos para que usted no desfallezca en su propósito de hacer ejercicio este año

Alvaro Pío / El País

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad