Este es el alto costo que pagan los caleños para protegerse de la inseguridad

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Este es el alto costo que pagan los caleños para protegerse de la inseguridad

Febrero 17, 2019 - 07:55 a.m. Por:
Andrés Felipe Martínez / Reportero de El País
El Refugio Cámaras Seguridad Vecinos

Vecinos del barrio El Refugio de la capital del Valle han tenido que invertir alrededor de $19 millones en alarmas y cámaras de seguridad. Iniciaron el proyecto hace tres años, cansados de la delincuencia.

Giancarlo Manzano / El País

En la noche del jueves pasado, una camioneta Kia Sportage color blanco fue hurtada en el barrio El Peñón. Su propietaria, Nathaly Saldarriaga, había parqueado frente a la Biblioteca Centenario, fue a cenar, y al regreso, su vehículo ya no estaba.

De inmediato, la mujer avisó a la Policía, y llamó a la aseguradora Allianz, con la que había contratado un servicio de localización por GPS.

Entonces, la empresa se encargó de entregar la información de ubicación a las autoridades, y se logró recuperar la camioneta en menos de dos horas.

“Fue por el GPS que logramos encontrarla tan rápido. La camioneta está asegurada, pero evitamos los trámites del denuncio y de pólizas, que siempre toman tiempo”, cuenta Saldarriaga.

Como esta caleña, son decenas de conductores en la ciudad que han decidido invertir en servicios de localización de vehículos, que pueden tener precios entre $350 mil y $480 mil.

Y no solo para carros, también las motos son equipadas con estos elementos por empresas como Self Security, que además de la localización, incluye la posibilidad de apagar el motor, encender un micrófono oculto y hasta enviar electrochoques al ladrón; todo a través de una aplicación móvil.

Que un ciudadano decida meterse la mano en el bolsillo para este tipo de servicios no sorprende si se tiene en cuenta que en la ciudad se registran cada vez más hurtos a vehículos. El año pasado fueron 1899 casos, 112 más que en el 2017.

Estas cifras llevan también a invertir un poco más en seguros, comprar cámaras interiores, o polarizar al máximo las ventanas.

Hasta octubre del año pasado, los conductores en Cali habían gastado $381 mil millones en seguros para automóviles, de acuerdo con Fasecolda. Y si bien la exorbitante cifra corresponde a pólizas contra todo riesgo, según James Galvis, experimentado asesor de seguros, una gran proporción de ese gasto es motivado exclusivamente por el miedo a ser robados.

“La percepción de inseguridad hace que las personas piensen más en asegurar sus vehículos, porque el nivel de robo está tremendo”, dice.

Lea también: 'Cali tendría Centro Estratégico para luchar contra el crimen'.

Otro negocio, el de los polarizados, es tan rentable en Cali que actualmente hay registradas 59 empresas que tienen exclusivamente este servicio como su objetivo comercial.

Iván Darío Ramos es vendedor de una de estas empresas en el barrio Alameda. Dice que ante la exigencia de los caleños, ha traído láminas con ‘tecnología nano-carbón’, que tienen un costo de $450 mil para automóviles y de $650 mil para camionetas.

Sin embargo, el tipo de polarizado que más vende es el convencional, que cuesta $130 mil para carros, y que instala a alrededor de quince clientes por semana. Es decir, sesenta caleños gastan ese dinero, cada mes, solamente en su tienda.

“La gente usa esto por seguridad, porque dicen que ya los han robado, que se les paran al lado a mirarles adentro, les ven el bolso, les pegan en el vidrio, se les llevan los teléfonos”, dice Ramos, quien admite que su negocio no sería el mismo si los índices de hurtos no fueran tan altos.

Polarizados Seguridad Carros Cali

Un conductor observa las láminas de ‘nano-carbón’ que acaba de adquirir para polarizar su camioneta en el barrio Alameda de Cali.

Andrés Felipe Martínez / El País

En el hogar

Los caleños no solo invierten en seguridad para sus vehículos, también lo hacen para su hogar.

Juan Carlos García es uno de los vecinos del barrio El Refugio que se unieron hace tres años para comprar alarmas y cámaras de vigilancia en su sector. La iniciativa nació ante la preocupación por el consumo de drogas y la ocurrencia de hurtos.

Hasta ahora, han tenido que gastar alrededor de $19 millones en 30 cámaras, que son monitoreadas por ellos mismos y por la Policía.

“La compra de cámaras fue por los hurtos, y ha sido muy efectiva, pero se hubiera podido invertir en otras cosas, como cuidar los parques, embellecerlos, y hacer actividades para los niños”, cuenta García.

Vea aquí un video sobre la experiencia de los vecinos de El Refugio:

El Refugio Cámaras Seguridad Vecinos

Vecinos de este barrio en el sur de Cali han invertido $19 millones para comprar 30 cámaras, motivados por los hurtos y el consumo de drogas en su sector.

Andrés F. Martínez - Sebastián Castro / El País

Lea también: 'Las cinco zonas de Cali donde más se reportan hurtos a personas'.

Como los vecinos de El Refugio, dice Fernando Marín, gerente de la empresa de seguridad Alarmar, hay decenas de caleños que invierten en la protección de sus hogares.

Marín indica que un kit elemental de una cámara con internet se vende desde $386.000. Este tipo de elementos pueden transmitir en directo, detectar intrusos, recibir y emitir audio, y enviar alertas por correo.

Aunque uno de los servicios más recurrentes es el de video, también son vendidas opciones como alarmas, sistemas perimetrales, botones de pánico y seguimiento a personas.

En el caso de las unidades residenciales, Jaiber Jamaro, gerente de la firma Seguridad Jamaro, asegura que un esquema de dos o tres guardas de vigilancia armados puede costar alrededor de $7.9 millones mensuales. Y este valor se puede incrementar si se añaden servicios como circuitos cerrados de televisión, perros entrenados, barreras perimetrales, sistemas biométricos de ingreso, entre otros.

Como la de Jamaro, en la ciudad hay registradas 256 empresas que prestan servicios de guardas de seguridad.

Por otro lado, el asesor de seguros Arlex Cruz, de la firma Vitalizia, afirma que el miedo a ser otra de las tantas víctimas de los ‘apartamenteros’ lleva a muchos caleños a asegurar sus viviendas contra robos.

En este servicio, una póliza para bienes que sumen $50 millones puede costar $400 mil al año.

Que un caleño considere desembolsar esas cifras por proteger sus bienes no es extraño en una ciudad donde se reportaron 2489 casos de hurtos a residencias en el 2018, 257 querellas más que 2017.

16.957
hurtos a personas fueron denunciados en 2018.
11.877
casos de hurto a celulares se registraron.
2584
motos fueron hurtadas ese año.

Seguros contra hurtos en Cali

Cali es la ciudad más costosa para las aseguradoras en los servicios contra hurtos, pues tiene el diferencial más bajo entre seguros contratados y pólizas que tienen que hacer efectivas.

Hasta octubre del año pasado, los caleños habían pagado $ 14.258 millones en seguros por sustracción, y las aseguradoras habían respondido por $6593 millones, es decir, el 46 % de lo que recibieron. Ese porcentaje es mucho menor en ciudades más grandes como Bogotá (36 %) y Medellín (19 %).

"Se trata de corresponsabilidad"
Andrés Villamizar

Andrés Villamizar, secretario de Seguridad de Cali.

José Luis Guzmán / El País

El vecino de El Refugio Juan Carlos García describe la iniciativa de su comunidad como un asunto de “responsabilidad ciudadana”, argumentando que los caleños pueden sumar esfuerzos al trabajo de las autoridades.

En ello está de acuerdo el secretario de Seguridad de Cali, Andrés Villamizar, para quien es ideal que la ciudadanía haga estas inversiones.

"Es bueno que haya corresponsabilidad, el uso de puertas y cerraduras más robustas, alarmas y cámaras, son útiles como complemento a las inversiones de Alcaldía y Policía", dice.

Además, hay que decir que para ciudadanos como la conductora Saldarriaga, que recuperó su camioneta en dos horas; o los vecinos de El Refugio, que han logrado disminuir índices de hurtos en un 60 %, sus inversiones han valido la pena.

Sin embargo, es innegable que sus recursos podrían haber tenido otros destinos si no fuera porque viven en una ciudad donde cada siete horas, en promedio, se roban diez celulares, dos motos, un carro y dos apartamentos.

Lea también: 'Estas son las armas 'de mentira' con las que atracan en Cali'.

1899
denuncias de hurtos de carros.
2489
casos de robo a apartamentos.
3981
hurtos a establecimientos comerciales.

El gasto oficial

A nivel oficial, para este año, más de $68.000 millones de impuestos se irán a la cartera de seguridad del Municipio. De ahí saldrán $18.000 millones para la Policía, que gastará $1400 millones en personal, $3800 millones en vehículos, $5000 millones en combustible, $3000 millones en alimentación y $4300 millones en cámaras de vigilancia.

Para el secretario Villamizar, este presupuesto "es adecuado para mantener los actuales programas" pero es necesario aumentarlo.

"El alcalde autorizó un incremento significativo para 2019 y paulatinamente el próximo alcalde debe seguir aumentándolo porque la seguridad es una prioridad para los caleños", indica.

Un sector rentable

Las necesidades de seguridad de los caleños y la creciente sofisticación de la delincuencia han hecho de la seguridad privada un sector económico muy fuerte en la ciudad.

De las 963 compañías de este gremio que operan en Cali, al menos 256 ofrecen servicios de vigilancia, guardas y escoltas.

Aunque no se conoce la cifra total de ingresos de estas firmas, información de la Superintendencia de Vigilancia deja ver que las cinco empresas de seguridad privada con armas más grandes de la ciudad: Atlas, Fortox, Prosegur, Oncor y Seguridad de Occidente, reportan ingresos por 1,01 billones de pesos anualmente. Un tercio de todo el dinero que generan el Top 20 de este tipo de firmas en Colombia.

Y el pie de fuerza de estas empresas se alimenta también por un importante círculo de escuelas de capacitación en seguridad. Al menos 20 de estas instituciones funcionan en Cali.

Una de ellas es Adevip, ubicada en el barrio Centenario, que forma profesionales en seguridad desde 1.993. Su directora, Luz Marina Suárez, indica que cada semana pueden recibir hasta 50 nuevas inscripciones para sus modalidades de vigilancia, supervisión, escoltas, operadores de equipos electrónicos y guías caninos.

Las cinco escuelas más grandes con presencia en Cali reportaron ingresos por $11.998 millones en el 2017.

En Cali, además, se creó en 1986 la Cámara Colombiana de Seguridad Privada, que hoy tiene 32 firmas afiliadas. Marco Antonio Ortiz es su director ejecutivo, y explica que el sector representa un gran frente económico para la ciudad.

“Aquí nacieron las empresas más grandes el país. Tenemos a Seguridad Atlas, la empresa del sector que más ingresos operacionales genera en toda Colombia; también está Fortox, Occidente, Omega, y otras que generan más de 21.000 puestos de trabajo en toda la ciudad”, dice Ortiz.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad