¿Se puede decodificar música del universo? Siete jóvenes colombianos asumieron el reto

Septiembre 30, 2022 - 03:10 p. m. 2022-09-30 Por:
Redacción de El País
Sonidos del Alma

A través de la decodificación de códigos matemáticos, los jóvenes buscan convertir las frecuencias del Universo en música.

Especial para El País

Siete estudiantes colombianos asumieron el reto de decodificar códigos matemáticos para convertirlos en sonidos musicales, una tarea que, aunque suena un poco difícil o incluso imposible, sí es posible lograr a través del desarrollo de un proyecto astronómico. 

​Isidora, Isabella, Sebastián, Emiliano, Ernesto, Tatiana y Martín son estudiantes del colegio Hacienda Los Alcaparros y fueron los elegidos para ser parte de 'Sonidos del Alma', el proyecto mediante el cual buscarán decodificar frecuencias del universo con la ayuda del radiotelescopio Alma, para convertirlas en música. 

Para el desarrollo de este proyecto, que tiene como objetivo crear música  a partir de observaciones del radiotelescopio más importante del mundo, los siete estudiantes obtienen unos datos con los cuales, posteriormente, podrán generar unas gráficas que se asemejan a frecuencias de sonidos.

Al respecto, el profesor de música del colegio y quien acompaña a los jóvenes en el proceso, Robert Acevedo, explicó que una vez se tienen las gráficas hacen una conversión y realizan diferentes procesos matemáticos para que, con el uso de un software, se puedan convertir los datos en sonidos que se puedan escuchar.

"Esos datos que ellos obtienen les generan unas gráficas que se pueden asemejar a frecuencias de sonidos, pero como son excesivamente altas, más allá de los 200.000 hercios, entonces para convertirlos en sonidos lo que tenemos que hacer es una conversión. El radiotelescopio obtiene información del universo, de todo el espacio; es un telescopio gigantesco de 15 kilómetros de diámetro que consta de 16 antenas", detalló.

Y, además, explicó que en ese punto es importante el rol del profesor de matemáticas porque es quien les ayuda "con el proceso de desarrollo de operaciones matemáticas y el uso de un software para convertir esos datos en sonidos que podemos escuchar".

Sonidos del Alma

Isidora Jaramillo Lagos, Isabella Cubillos Bolívar, Sebastián Helo Reyes, Emiliano Pereira Mendoza, Ernesto Silva Gaitán, Tatiana Salomé Rodríguez Orozco y Martín Otis De Vengoecha son los estudiantes elegidos para desarrollar el proyecto en compañía de sus profesores de física y música, Fernando Castillo y Robert Acevedo.

Nicolás Pino Cortázar - Especial para El País


Posteriormente, y ahora con la ayuda del profesor Acevedo, los  siete estudiantes trabajan con el banco de sonidos obtenido y con este proceden a crear composiciones musicales. Pero el reto no termina ahí, sino que continúa en el desierto de Atacama, en Chile, donde los jóvenes tendrán la oportunidad de presentar sus creaciones musicales para recibir una retroalimentación de científicos expertos, la cual les permitirá transformar esa música e incluso componer para compartir sus obras. 

"Para el proyecto 'Sonidos del Alma' vamos a trabajar con los estudiantes tomando determinada información que se obtiene del observatorio Alma, el cual está ubicado en el Desierto de Atacama en Chile. Una vez contamos con los datos que ese radiotelescopio aporta, los chicos podrán entender en detalle cómo funcionan las frecuencias y cómo es posible convertirlas en sonidos. ", explicó el profesor Acevedo.

Con relación a cómo finalmente lograrán que los sonidos se transformen en música, el docente indicó que está claro que la ejecución instrumental será uno de los pasos más complejos, pero recalcó en ese proceso "los estudiantes tendrán la oportunidad de hacer cosas más robustas con el software de grabación. Va ser un poquito complejo al principio, pero estamos preparados".

Aunque la oportunidad de presentar sus creaciones en Chile, se espera que esto sea en el 2023, la tendrán los siete alumnos elegidos, el mérito también va para Fernando Castillo y Robert Acevedo, quienes son los profesores de física y música, respectivamente, encargados de guiar a los jóvenes durante cada uno de los pasos del desarrollo del proyecto.

"El objetivo de este grandioso proyecto es que esto sea una experiencia muy significativa para los estudiantes, una experiencia en la que ellos no solo vayan a visitar el desierto en Chile, sino que también tengan la oportunidad de conversar directamente con los científicos que trabajan allá para recibir consejos sobre cómo mejorar o transformar sus obras musicales", precisó el profesor Acevedo. 

VER COMENTARIOS