Escuchar este artículo

La polémica del Gobierno y la Alcaldía de Bogotá por acto de reconciliación con las víctimas

Septiembre 14, 2020 - 07:44 a. m. Por:
Colprensa
Acto de Perdón

Acto de perdón y reconciliación con las personas muertas en protestas de la semana pasada en Bogotá organizado por la Alcaldía de la capital.

Foto: Colprensa

Una nueva discusión se vivió este domingo entre la Alcaldía de Bogotá y el gobierno del presidente Iván Duque. Algunos funcionarios acusaron a la mandataria Claudia López de hacer política con el acto de perdón y reconciliación en homenaje a las 10 personas fallecidas en las manifestaciones del 9 y el 10 de septiembre en la capital.

Al acto, realizado en la Plaza de Bolívar, fue invitado el Presidente Iván Duque. Sin embargo, el mandatario no acudió a la jornada y en representación del gobierno asistieron Miguel Ceballos, Alto Comisionado para la Paz, y Nancy Patricia Gutierrez, Consejera Presidencial para los Derechos Humanos.

Lea también: Adelantan en Bogotá acto de reconciliación por víctimas de protestas contra el abuso policial

La ausencia del presidente dejó críticas por parte de varios ciudadanos en redes tras la imagen de la silla vacía con el nombre del mandatario que quedó tras el evento.

También hubo críticas por parte de la misma alcaldesa, que durante el acto afirmó que el perdón y la reconciliación son “algo que requiere presencia, no se puede hacer en ausencia”.

Algunas de las víctimas también se refirieron a la ausencia del mandatario. “Aquí tendría que estar el presidente, tendría que estar la Policía para pedir perdón”, dijo Maira Páez, pareja de Jaider Fonseca, asesinado por 4 tiros.

Pero la alcaldesa fue acusada de hacer política con las víctimas con el evento de este domingo. Uno de los primeros en reaccionar fue Hassan Nassar, jefe de comunicaciones del presidente.

“Hay una gran diferencia entre un acto de reconciliación y un acto político”, escribió Nassar en sus redes sociales.

Horas más tarde, Nassar publicó un video en el que se observa a un hombre colocando el nombre del presidente en dicha silla vacía y acusó a López de cometer un acto sin pudor y sin vergüenza.


“Sí se hace politiquería con las víctimas. Ponen el nombre en la silla después de empezar el evento y sabiendo que estaban en representación del gobierno el @ComisionadoPaz y la @ConsejeriaDDHH. Sin pudor y sin vergüenza @ClaudiaLopez”, tuiteó el funcionario.

Otros comentarios fueron los de la ministra del Interior, Alicia Arango. “Oportunismo y show no son sinónimos de reconciliación y perdón. El ministro de Defensa y el Director General de la Policía, pidieron públicamente perdón por los actos brutales de policías. Acto serio y sentido por parte del Gobierno Nacional y Policía Nacional. Seamos serios”, escribió en Twitter la ministra.

Algunos usuarios en redes sociales también afirmaron que todo fue un show organizado por la Alcaldía, pues según el protocolo, el presidente debía sentarse al lado de la alcaldesa, donde se encontraba el Alto Comisionado para la Paz, y no en una orilla, donde estaba ubicada la silla con el nombre del presidente.

Las declaraciones del Alto Comisionado para la Paz

Tras la polémica desatada por 'La silla vacía' del presidente en el evento, Miguel Ceballos, Alto Comisionado para la Paz, afirmó que se sentía asaltado en su buena fé.

El funcionario explicó que en la noche del sábado se comunicó con Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno de Bogotá, y le comunicó que el presidente no asistiría a la liturgia ecuménica. Según Ceballos, le comentó a Gómez que en su lugar iría él, como Alto Comisionado para la Paz, y la doctora Nancy Patricia Gutierrez, Consejera para los Derechos Humanos.

“Cuando llegamos a la Plaza de Bolívar había, sin embargo, una silla marcada con el nombre del presidente, frente a lo cual le manifesté al protocolo de la alcaldía que yo ocuparía esa silla, como lo hice”, dijo Ceballos.

Según el alto comisionado, el nombre del presidente jamás fue removido. “Ahora en la tarde del domingo veo con sorpresa, y con tristeza también, que se había puesto otra silla a la derecha del padre Francisco de Roux y como quedó registrado en las cámaras, en esa silla pusieron el nombre del presidente Duque”, criticó el funcionario.

Ceballos afirmó que ese acto es un asalto a su buena fe y a la del presidente Iván Duque, que ya había avisado previamente que no podría asistir al evento ecuménico organizado por la Alcaldía.

“El haber puesto una silla para que pareciera como vacía me parece que es una falta de respeto con el gobierno de Colombia y conmigo, quien estuve sentado al lado de la alcaldesa en todo el evento”, enfatizó el alto comisionado.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS