Escuchar este artículo

¿Está el Procurador haciendo política?, la polémica por cruce de pullas con Duque

Diciembre 10, 2019 - 11:45 p. m. Por:
Redacción de El País 
Fernando Carrillo

Fernando Carrillo, procurador general de la Nación.

Colprensa

Continúa la polémica que desató la acalorada ola de indirectas que se lanzaron el presidente de la República, Iván Duque, y el procurador general de la Nación, Fernando Carrillo, el pasado lunes en Cartagena.

El rifirrafe comenzó cuando, en medio de la IV Cumbre de Diálogo Social, Carrillo le pidió a Duque “sintonizarse con el carnaval democrático que vive Colombia para derrotar a los violentos”, diciéndole que “la historia le ha entregado el privilegio de ser uno de los grandes transformadores” y llamándolo a que no crea “que esto es simplemente una crisis pasajera”.

“El presidente Duque tiene la oportunidad de darle un timonazo social a su Gobierno, él tiene problemas de gobernabilidad política, pero los más graves en este momento son de gobernabilidad social”, remató el Jefe del Ministerio Público delante de todos los asistentes.

Las declaraciones de Carrillo, que coinciden con la tercera semana de la Gran Conversación Nacional (estrategia del Gobierno para hacerle frente al paro), parecieron tomar por sorpresa al Mandatario de los colombianos, quien no tardó mucho en responder al decir que “esto no es de coyunturas ni tampoco es para dilatar, es para que todos tengamos que situarnos en la perspectiva de la proposición”.

Asimismo, Duque insinuó que con esta discusión el Procurador tiene una claro interés personal: proyectar su prematura campaña política hacia la Presidencia.

“Estos no son espacios (las conversaciones) para vanidades presidenciales, ni para liderazgos individuales, ni para candidaturas emergentes, posibles, futuras e inmediatas...”, dijo el Jefe de Estado en Cartagena.

Este cruce de pullas despertó el debate sobre si el Procurador se estaría o no extralimitando en sus funciones para, presuntamente, sacar partido de la coyuntura del paro nacional a favor de su futura candidatura presidencial, o si Iván Duque no está dispuesto a escuchar verdades.

De acuerdo con el exsenador por el Centro Democrático Alfredo Rangel, la intervención de Carrillo fue inoportuna: “el Procurador está encargado de velar por los Derechos Humanos y de disciplinar a los empleados públicos cuando cometen faltas en ese ámbito, de ninguna manera de darle ni órdenes ni consejos al Presidente sobre qué hacer o no hacer en esta coyuntura”, explicó.

Para Rangel, “lo que tienen que hacer las instituciones y voceros es rodear al Presidente y apoyarlo en su empeño de sacar adelante una agenda que fue aprobada por la inmensa mayoría de los colombianos, con más de 10 millones de votos, y no auspiciar los propósitos de los organizadores de las marchas que perdieron las elecciones”.

“Creo que Duque manejó muy bien este episodio y de paso señaló que estas coyunturas no deberían aprovecharse para intereses políticos. Ante eso Carrillo se sintió aludido por cuanto es claro que él tiene una aspiración presidencial y muchas de sus actividades públicas evidencian ese propósito”, señaló el excongresista.

Una opinión similar tiene la periodista Salud Hernández, quien sostuvo que “en el país hay demasiada corrupción como para que el Procurador se dedique a hacer declaraciones con aires de alimentar su candidatura”.

“Dedíquese a eso y deje que Duque intente hacer su trabajo. La próxima vez que se elija un Jefe del Ministerio Público, que no tenga ambiciones presidenciales, como también pasó con Ordóñez”, acotó Hernández.

Al respecto, John Mario González, analista político, explicó que “en el fondo esto no se trata de una pelea, sino de una puesta en escena de las ambiciones políticas de Carrillo”, que, aunque sostuvo un discurso “políticamente correcto, no tiene una intención auténtica”.

González advierte que en el Ministerio Público hay un problema institucional grave, pues, según explica, se ha convertido en una entidad que facultó a su representante para hablar e intervenir en todos los temas y procesos, pero que finalmente contribuye muy poco.

“Carrillo haría muy bien en dedicarse a la labor disciplinaria y no intervenir en todos los temas con el deseo de encontrar vitrina para que el país hable de él”, puntualizó el analista, aunque reconoció que lo dicho por el Procurador es cierto.

“En estos momentos Colombia sí necesita a un Comité de Paro que defina lo que es viable y a un Presidente que escuche y que sepa definir las líneas de su liderazgo. Pero esto, dicho por el Procurador, con intereses políticos de por medio, pierde validez. Ojalá lo hubiera dicho alguien con toda la carga simbólica que necesita el país”, aseveró el experto.

Entre tanto, el senador opositor Gustavo Bolívar afirmó: “Yo no sé si el procurador Fernando Carrillo esté o no en campaña, lo que sí sé es que le dijo la verdad al Presidente y se lo dijo en una cumbre de diálogo social”.

Por su parte, Gabriel Silva, exministro de Defensa durante el Gobierno de Álvaro Uribe, aseguró que “la situación va más allá de un rifirrafe”: “Me parece que el Presidente se portó de una manera irrespetuosa, no solo con el Procurador, sino con lo que representa: una entidad que vigila al Presidente y a todo su equipo. Esa actitud es muy dañina para la democracia”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS