Escuchar este artículo

El quebranto de salud por el que pide ayuda la soprano caleña Ruth Castañeda

Noviembre 13, 2020 - 11:30 p. m. Por:
Redacción de El País
Ruth María Castañeda, cantante vallecaucana

Al principio Ruth cantaba como contraalto, posición normal entre los afro, pero una maestra le hizo caer en cuenta de que era una sopranos con buenos bajos.

Foto: Especial para El País

Ruth María Castañeda, ha sido una de las soprano líricas que más satisfacciones le ha dado a esta tierra prodigiosa del Pacífico colombiano. Su voz se ha escuchado retumbar con fuerza en escenarios musicales como el Festival de Ginebra y el Festival del Bolero en Cali desde sus 28 años, cuando comenzó a hacerse un lugar en ciernes entre los cantantes operísticos del país y logró consolidarse como una de las mujeres afrocolombianas más importantes del canto.

Hoy, a sus 45 años, la maestra lírica, compositora, arreglista y cantante de ópera, de música colombiana y boleros, requiere de la solidaridad de los vallecaucanos pues recientemente la artista, quien fue cantante titular de la Banda Departamental del Valle, ha tenido serios quebrantos de salud, en este momento está hospitalizada y a eso se le suma la inactividad profesional a causa de la pandemia.

Es por eso que Sonia Molina, con la ayuda del Grupo Loyola, el director de la Banda Departamental (y los integrantes de la misma) y Fundamúsica, está haciendo una colecta solidaria, extendida a todos aquellos que deseen contribuir, para que la cantante tenga dinero para cubrir sus urgentes gastos, mínimo por tres meses. Quienes deseen ayudar, pueden hacerlo a la cuenta de ahorros del Banco Davivienda (0550) 01840008591.

Lea además: Este fin de semana Palmira es epicentro de la fiesta de los tambores de Latinoamérica

Voz prodigiosa

La intérprete de Altiva Vallecaucana, catalogada como la mejor soprano del Valle del Cauca, inició sus estudios en interpretación musical con énfasis en canto en el conservatorio ‘Antonio María Valencia’. Allí, un ‘lead’ de Schubert y luego ‘Cherubino’, de ‘Las bodas de Fígaro’, la hicieron descubrir su gusto por la ópera y su tesitura vocal. Aunque desde su niñez ya había descubierto su don y vocación por el canto.

En 1988, cuando tan solo tenía 13 años, motivada por uno de sus docentes del Colegio La Sagrada Familia, participó en el XIV Festival ‘Mono Núñez’, donde por primera vez se enfrentó a una audiencia de más de tres mil personas y sorprendió con su voz potente, pese a su timidez, y ganó el primer lugar como solista vocal.

De ahí en adelante inició una prolífica carrera musical. ‘Cañaduzal’ y el dueto ‘Ad libitum’ fueron las primeras agrupaciones que conformó mientras cursaba sus estudios secundarios. Con ese último conquistó nuevamente en 2007 el gran premio ‘Mono Núñez’ y representó a Colombia en el Festival de la Cultura en México.

Los sonidos de la salsa también la atraparon con su encanto, e integró por poco tiempo la orquesta ‘Cali Charanga’ y la ‘Orquesta Internacional Lucho Bermúdez’. Al final, su destino musical fue el canto lírico.

Una vida de música

La soprano nació en el barrio Terrón Colorado, de Cali. Es hija de un antioqueño y una costeña y se casó con el también músico César Moncada, uno de los herederos del talento del famoso trío de los Hermanos Moncada.

Interpreta boleros, cantó en la Filarmónica de Bogotá, fue cantante titular de la Banda Departamental del Valle y dirigió el Nuevo Coro de Cámara del Valle. En la gira del cantante español Rapahel, le rindió homenaje a Helenita Vargas, cantando temas como ‘María de los guardias’, ‘Señor’ y ‘Mi huella’.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS