Discriminación, la otra dificultad de médicos y enfermeros que enfrentan el coronavirus en Cali

Escuchar este artículo

Discriminación, la otra dificultad de médicos y enfermeros que enfrentan el coronavirus en Cali

Abril 01, 2020 - 11:30 p. m. Por:
Redacción de El País

Personal médico se pone indumentaria de bioseguridad para atender a pacientes con Covid-19. Imagen de referencia.

Foto: AFP

El pasado lunes, en la emisión del mediodía de uno de los noticieros más vistos en Colombia, se publicó una nota que causó indignación nacional: a Cristian Botache, joven caleño, lo expulsaron de la unidad residencial a la que se había ido a vivir por una sola razón: es médico y la humanidad se encuentra enfrentando la pandemia del coronavirus, una enfermedad que se empezó a propagar desde diciembre en China y que ya ha llegado a prácticamente todo el mundo, con 880.000 contagios y unos 44.000 muertos.

En Cali, particularmente, ya son cinco las muertes que ha causado este virus, que además había contagiado a 148 personas en el Valle del Cauca hasta este miércoles.

Lea también: Mujer de 19 años, nueva víctima fatal por Covid-19 en Cali: Minsalud

Las cifras, y el pánico generalizado de la población por llegar a contraer el coronavirus, ha hecho, paradójicamente, que personas como Cristian, que a diario se encuentran luchando para ayudarle a la comunidad en esta emergencia, estén siendo estigmatizadas por estar expuestas a la pandemia, a pesar de cumplir con todos los requisitos de salud y prevención para no llegar a ser transmisores.

Botache, quien asegura no querer hablar más del impase que le ocurrió “porque ya la historia la conoce todo el mundo”, trata de ver la situación como algo del pasado, “mucha gente me ha llamado a ofrecerme ayuda”, indica, pero reconoce que la situación para las personas que trabajan en el sector de la salud, está siendo muy complicada.

“No solo nos enfrentamos a situaciones difíciles como la de no poder conseguir un transporte o ir a mercar, sino que de repeso la comunidad es la que nos ataca, y esa es una carga demasiado grande”, sostiene.

“El conductor del MIO casi me pasa por encima”

Rosaura Caicedo, enfermera vinculada a la Clínica Amiga de Comfandi, al sur de Cali, asegura que una de las problemáticas principales a las que se ha enfrentado es a no poder conseguir transporte para llegar a su sitio de trabajo, ya que tanto el transporte público como el particular se ha rehusado a recogerla.

“Yo tengo que ir muy temprano de norte a sur para ir a trabajar, pero en una oportunidad tuve un infortunio con el MIO. Era la única persona en el paradero y el alimentador siguió derecho. Pensé que no me había visto, pero luego ocurrió lo mismo con el bus que siguió”, sostuvo.

Rosaura también relató que a su gremio le ha tocado salir a las calles con trajes de civil, porque “si la gente nos ve con uniformes o tapabocas, nos mira mal”.

Lea también: Mujer que tuvo contacto con hombre que murió de Covid-19 en Cali está en una UCI

“Me dijeron que estaba contaminada”

Yudy González, compañera de Rosaura en la Clínica Amiga, también narró que ha sido víctima de discriminación por trabajar en el sector de la salud. 

“No solo ha sido con el MIO. También me ha ocurrido con los taxis y hasta con los piratas. Uno de estos últimos no me quiso parar y me dijo que yo estaba contaminada”, remarcó.

González, además, alegó que su gremio se enfrenta a otras problemáticas. “En las clínicas, por ejemplo, las personas que trabajan como aseadoras, no tienen los implementos necesarios para prevenir un contagio, y no solo se exponen a ellos sino también a todos”, remarcó.

Lo paradójico, según cuentan las dos enfermeras, es que las personas que están trabajando con el sector de la salud toman cuidados extremos para no contagiar a nadie.

“Yo llego a la casa y me cambio de ropa inmediatamente. Y además hasta pierdo la cuenta del número de veces que me lavo las manos”, contó Rosaura Caicedo.

También está el caso de una médica interna de la Fundación Valle del Lili, que el fin de semana tuvo dificultades para llegar a su turno de trabajo.

“Yo iba bajando desde Pance (sur de la ciudad) en el carro y la Policía me paró. Cuando me vieron vestida de civil les dije que eso era una instrucción de la Fundación y les mostré mi carnet, pero como decía que era de médico interno no me creyeron que tenía turno. Me llevaron hasta una comisaría y allí me tocó cambiarme para poder llegar a trabajo”, sostuvo la médica, quien no quiere que se sepa su identidad.

Un movimiento a favor de los médicos

Cristian Botache, por su parte, aseguró que a raíz de su caso presentado por las noticias, múltiples personas relacionadas con el sector de la salud lo han contactado para contarle lo que les ha venido sucediendo.

Botache, entonces, está  liderando un colectivo a través de Facebook llamado #AyudoaQuienMeCuida en el que, de forma anónima, médicos y enfermeros puedan exponer sus casos de discriminación para que así la problemática sea visible.

Esta es la página para que las personas vinculadas con el sector de la salud puedan reunirse y generar un importante movimiento para hacer valer sus derechos: https://www.facebook.com/Ayudo-a-Quien-Me-Cuida-115720896744184/. 

“No se trata de echar culpas. Yo sé que muchas personas admiran la labor que estamos haciendo, y tal vez los casos de discriminación no sean masivos, pero no podemos permitir que haya ninguno”, puntualizó Botache.

El formulario web para que las personas cuenten sus casos es el siguiente: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSeTNT2sRArV0dfafzdu2lEDfr_cJS00f16ieUXbQaodLFaf0g/viewform?vc=0&c=0&w=1

Si hay algo claro es que, más allá de las dificultades, todo el personal médico de Cali le seguirá metiendo el alma a su oficio para contribuir a bienestar de la ciudad en estos tiempos de coronavirus.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS