Lo que viene después de la condena a 'Iván Márquez' por el asesinato de monseñor Duarte Cancino

Diciembre 01, 2022 - 11:55 p. m. 2022-12-01 Por:
Redacción de El País
Segunda marquetalia

Alias Iván Márquez desertó del Acuerdo de Paz y ahora lidera la disidencia Segunda Marquetalia.

Foto: Colprensa/El País

“La reafirmación de la condena a ‘Iván Márquez’ por el asesinato de monseñor Duarte Cancino tiene implicaciones porque el expediente se hace más presente ante la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, y además tiene una significación política”.

Así analiza Camilo González Posso, presidente del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, el fallo de la Corte Suprema de Justicia que ratificó la responsabilidad del ahora líder de la Segunda Marquetalia en el magnicidio del prelado ocurrido en Cali en marzo del 2002.

Agrega que lo decidido por la Corte, que concluyó que el desertor del Acuerdo de Paz “debe responder como autor mediato por el homicidio agravado de monseñor”, “vuelve más exigente, desde el punto de vista de las expectativas de la opinión nacional, la acción de la justicia frente a ‘Márquez’ y otros miembros del secretariado de las Farc implicados en ese asesinato”.

Le puede interesar: "Hay que humanizar el conflicto mientras llega la paz": Samper sobre los diálogos con el ELN

En efecto, en la sentencia del alto tribunal se lee que la Fiscalía General de la Nación “probó” que el homicidio del arzobispo “fue ordenado” por la máxima instancia de esa guerrilla, de la cual hacía parte Luciano Marín Arango, como se llama legalmente quien ahora lidera la Segunda Marquetalia.

Por ello, ratificó su condena a 300 meses de prisión e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas por 20 años, como lo había proferido el Juzgado Segundo Penal del Circuito Especializado de Descongestión de Cali en diciembre de 2011.

Solo que en esa ocasión la decisión fue apelada y revocada y, cuando la Procuraduría se disponía a emitir un concepto al respecto, tras la firma del Acuerdo de Paz, en marzo del 2018 la Corte envió el proceso a la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP que, tras la deserción del ‘Márquez, ya no tiene competencia para juzgarlo.

Ahora, en la página dos del fallo del alto tribunal se lee que “los miembros del ‘secretariado’ acordaron y ordenaron la muerte de Monseñor Isaías Duarte Cancino, arzobispo de la Iglesia Católica en Cali, como represalia por las constantes críticas públicas que, en ejercicio de su liderazgo religioso, efectuaba a la organización guerrillera por los ataques perpetrados contra la población civil”.

Agrega que “en atención a la orden del mando central, Jorge Torres Victoria, alias Pablo Catatumbo, miembro del Comando Conjunto Central de Occidente, en una operación preparada entre los Frentes 30 y 6 y el Bloque Arturo Ruíz de la misma estructura ilegal pagó un dinero a la ‘oficina de sicarios La Torre’, de Cali, con el fin de que ejecutaran el homicidio y, de esta manera, pareciera ajeno a las Farc-EP”.

¿Tendrá implicaciones?

En opinión del analista político Jhon Mario González, el fallo conocido el pasado miércoles en contra de ‘Iván Márquez’ no tiene ninguna implicación sobre el futuro penal del guerrillero “porque condenas por toda clase de delitos y para que esté detrás de las rejas durante años es lo que él tiene”.

Le puede interesar: "No tenemos ni para la reforma agraria que anunciamos": Ministra de Agricultura

Añadió que así negoció el entonces presidente Juan Manuel Santos con el hoy líder de las Disidencias de las Farc “y es la decisión política del Gobierno de Gustavo Petro. No hay límite legal”.

“Lo que sí hay que agregar es que es un pésimo precedente porque, mientras el delito político en el mundo entero tiende a restringirse, en Colombia se amplía. Pero además se reconoce casi que a cualquiera que ejerza un pequeño control territorial, casi que a cualquier delincuente y narcotraficante y se envía el pésimo mensaje de que es posible engatusar al Estado porque siempre estará dispuesto a negociar de nuevo”, asegura González.

Otra opinión tiene el promotor de paz Carlos Velandia, quien dice que el fallo contra ‘Márquez’ hace parte de los hechos por los que debe responder. “No creo que esto vaya a ser un obstáculo para tratar su situación y la de la resurgencia que él ha liderado”.

Y con respecto a las consecuencias que el fallo tendría para los demás exjefes de Farc indica que la disposición de estos “es categórica en cuanto a someterse a la JEP. Las decisiones de los jueces son duras, pero es el precio a pagar para construir paz”.

Pero Camilo González sí considera que, en un eventual diálogo con la Segunda Marquetalia, lo definido por la Corte va a ser un antecedente muy fuerte “que obliga a un nuevo marco jurídico, porque el de la JEP ya no cobija a ‘Márquez’, y claro que presenta complicaciones para beneficios penales en el caso de alguna búsqueda de entendimiento suyo con la justicia”.

De su lado, Daniel Ricardo Vargas, acompañante de las víctimas por la Comisión Colombiana de Juristas, sostiene que “el caso de monseñor nunca ha sido puesto a consideración de la Jurisdicción Especial de la Paz. No hay una imputación como tal de la Sala de Reconocimiento por estos hechos. Catatumbo y Timochenko (también condenado por el magnicidio) no han hecho un reconocimiento puntal del hecho”.

Le puede interesar: Alistan demandas contra nombramientos del Gobierno en embajadas

“Fue llamado el apóstol de la paz”

La Fundación Samaritanos de la Calle, el Banco de Alimentos y diez colegios arquidiocesanos son algunas de las obras por las cuales es recordado el paso por la capital del Valle del Cauca de monseñor Isaías Duarte Cancino, quien ejerció como arzobispo de Cali durante casi siete años.

El inmolado jerarca de la Iglesia Católica llegó a la ciudad en agosto de 1995 y rápidamente comenzó una labor que también abarcó la construcción de 45 parroquias en barrios periféricos, al tiempo que fundaba organizaciones sociales dedicadas a la atención de ancianos abandonados y al manejo de comedores comunitarios para niños desfavorecidos, además de albergues para personas destechadas.

Sin embargo, su énfasis lo hizo en la educación, puesto que, además de los colegios arquidiocesanos, le dio proyección a la Fundación Universitaria Católica Lumen Gentium, hoy Unicatólica, que había sido creada por monseñor Pedro Rubiano.

“Las fuentes con las que hemos hablado cuentan que era de una fe tal que llegaba a un sitio donde no había ni una piedra y decía: aquí vamos a fundar un colegio, una parroquia. Y la gente le decía: pero ¿cómo padre, con qué? Y él les respondía: ‘Dios proveerá, tengan fe, esa es la fuerza de la espiritualidad’. Y comenzaba a gestionar, iba donde el uno a que le diera el lote, donde el otro que le diera diez ladrillos, donde el otro, otros diez ladrillos y así fue como él transformó Urabá”, le contó a El País Wilson Martínez Guaca, profesor de comunicación social de la Unicatólica, a propósito de la conmemoración de los quince años del magnicidio.

Pero monseñor Duarte Cancino también dejó otro inmenso legado no solo en Cali sino a nivel nacional y era su lucha por la reconciliación.
Así lo recuerdan todavía hoy las víctimas de los secuestros de La María y el Kilómetro 18, a quienes acompañó desde el mismo momento en que ocurrieron los plagios.

“Su pensamiento era que el Evangelio de Jesús partía del respeto a la vida. “Por eso lo llamaron el apóstol de la paz”, anotó Martínez en aquella oportunidad.

VER COMENTARIOS