Las razones de la soledad política que rodea a Iván Duque
((blockContentFlag)) ((blockContentType))

Escuchar este artículo

Las razones de la soledad política que rodea a Iván Duque

Mayo 16, 2021 - 07:55 a. m. 2021-05-16 Por:
Redacción de El País
Ivan Duque, presidente

Según analistas, la disyuntiva que enfrentó el presidente Iván Duque en la pandemia, sobre si mantener los cierres para cuidar la salud o abrir y reactivar la economía del país, golpeó su imagen.

Colprensa / El País

“La soledad del poder no es una invención, es una realidad”, dijo en una entrevista Juan Manuel Santos, en 2014, cuando estaba ad portas de iniciar su segundo periodo de Gobierno.

Lejos de ser una queja, la frase se convirtió más bien en una suerte de presagio para él y otros mandatarios del país, pues dicha soledad es la que estaría experimentando actualmente el presidente Iván Duque.

Pero la soledad del actual Jefe de Estado no tiene que ver precisamente con que sea un “incomprendido”, como ocurre en el caso de otros dirigentes.

El fenómeno tiene varios motivos, según los expertos. El primero es la crisis que se desató en Colombia por decisiones como impulsar la reforma tributaria pese a no contar con el clima propicio para ello, lo que posteriormente condujo al paro nacional que ya completa 19 días.

En efecto, desde que fue presentada a mediados de abril en el Congreso, la tributaria causó controversia en la opinión pública y, poco a poco, todos los partidos políticos, incluso aquellos que venían acompañando al Gobierno, como Cambio Radical, el Conservador, el Liberal, Colombia Justa Libres y la U, comenzaron a marcar distancia de la iniciativa hasta que finalmente retiraron su apoyo. Algo que también hizo el Centro Democrático, colectividad a la que pertenece el Mandatario.

Según el director de Innopolítica Jaime Gutiérrez, los partidos se están distanciando porque sienten que el Presidente ha perdido el favor popular. “Estamos en la recta final del Gobierno y hoy todo el mundo le quiere dar la espalda a Duque, porque consideran que es un presidente impopular. Los demás partidos se alejaron y el Centro Democrático está empezando a desconocerlo, diciendo que no ha seguido los lineamientos del partido, que no ha desarrollado su ideal político, precisamente porque no quieren arrastrar la mala imagen del Mandatario a las elecciones legislativas de marzo y a las presidenciales de mayo”, asegura.

"La actual soledad de Duque, incluyendo la de su partido, es una táctica política: el Centro Democrático enderezará el camino hacia 2022".
Nuri Astrid Gómez,
consultora política.

Puede leer: ¿Qué pasará con la reforma a la salud?, su futuro se definiría la próxima semana

A su vez, la directora de la especialización en Opinión Pública de la Universidad Javeriana Bogotá, Patricia Muñoz, sostiene que el Gobierno Nacional luce solo porque “ha sido mal evaluado en su gestión, sobre todo, frente al manejo de la crisis actual”, por lo que algunos dirigentes políticos y actores económicos y sociales y perciben que “ha habido una falta de liderazgo para atender la problemática nacional producto de las manifestaciones y, en particular en Cali, que tuvo las consecuencias que ya todos conocemos”.

La académica coincide en que el alejamiento del Centro Democrático con Duque podría tratarse de una estrategia de construcción de opinión pública de cara a las elecciones del próximo año, donde se muestre que dentro del oficialismo también hay voces disonantes y diversas.

“El efecto que se puede estar buscando es precisamente que se eleven voces en defensa de la ciudadanía al interior del partido y que haya actores del Centro Democrático que puedan recoger las inconformidades ciudadanas y defender la clase media desde dentro de la colectividad”, agrega.

A su turno, Luciana Manfredi, profesora de Ciencia Política de la Universidad Icesi, señala que “la estrategia del Centro Democrático es muy inteligente, porque a Duque lo van aislando, su imagen queda golpeada, pero el partido no queda tan afectado. Para mí, es una movida del mismo partido para recuperar fuerzas para el 2022. Tienen que divorciarse de Duque y lo comenzarán a presentar como antagonista. Han sido unos ‘cracks’ en manipular las percepciones de la ciudadanía y esta jugada es interesante”.

Lo cierto es que, durante estos días convulsionados, algunos congresistas del oficialismo como Paloma Valencia, Gabriel Velasco e incluso el mismo expresidente Álvaro Uribe manifestaron posiciones contrarias a las asumidas por el Mandatario colombiano en el manejo de la crisis del paro. ¿Qué tan solo está Duque realmente?

Lea también: ¿Hubo injerencia extranjera en el paro nacional?

Un círculo cerrado

En medio de lo que algunos expertos denominan como una desconexión con la ciudadanía, los partidos políticos e incluso con parte del sector empresarial, Iván Duque ha logrado ‘blindar’ su gestión, fortaleciéndose y rodeándose con un pequeño grupo de personas de confianza y bien preparadas (“con posgrados en Estados Unidos o países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Ocde”) que lo están ayudando como ‘escuderos’ en su gabinete, indica el Director de Innopolítica.

“La secretaria privada, María Paula Correa, es quien quita y pone en la Presidencia de la República y es el verdadero poder en Palacio”, anota.

El analista y consultor político Andrés Mejía Vergnaud agrega que “ese círculo quedó de alguna manera reforzado con la llegada de Daniel Palacios al Ministerio del Interior, según me dicen, y todo indicaría que en este momento Duque gobierna básicamente con los consejos y la confianza de tres personas: María Correa, el consejero presidencial Víctor Muñoz y Palacios”.

"Uribe conoce sobre la construcción de opinión pública, por eso debe estar preocupado de que el Gobierno de Duque parezca desconectado".
Patricia Muñoz,
docente.

Vea además: El diálogo es la única salida posible para superar la crisis, ¿cómo debería ser?

Muestra de lo anterior es que justamente este último ministro ha sido el encargado por el Jefe de Estado para liderar el diálogo con las autoridades locales y regionales, los organismos internacionales y de Derechos Humanos, los manifestantes y el resto de la sociedad civil durante los últimos días en Cali y el Valle del Cauca.

“Si te pones a ver, en el entorno de Duque ya casi no quedan representantes del uribismo. Está el hijo de Fabio Echeverry, ‘Luigi’ Echeverry, que al principio parecía tener un poder muy grande pero que, según me dicen, ya no lo tiene tanto”, dice Mejía Vergnaud.

Desconexión con las regiones

La crisis socioeconómica y sanitaria que vive el país por la pandemia del covid, sumada a la incapacidad de llegar a consensos regionales y la falta de escucha con sectores sociales, también le estarían pasando factura al Mandatario, de acuerdo con los analistas.

La consultora política Nuri Astrid Gómez dice que desde el inicio de la pandemia de covid-19 los dignatarios municipales y departamentales han buscado respaldo en el Gobierno Nacional para establecer estrategias, líneas de acción y ayudas para los más vulnerables y los microempresarios en cada territorio sin que hoy sientan que lo han conseguido del todo.

No deje de leer: "Condenamos la violencia, provenga de donde provenga": Alta Consejera en DDHH

Pero con respecto a ello, Gutiérrez señala que, desde el punto de vista político estratégico, los alcaldes y los gobernadores “están jugando a la fácil”, al dejarle toda la carga de las soluciones de la crisis al Gobierno Nacional.

“Para Duque contar con los alcaldes y gobernadores va a ser supremamente necesario para abrir canales de comunicación. Las decisiones definitivas y lo que puede fortalecer el desarrollo de una solución pacífica y negociada a esta crisis es el apoyo que vaya a recibir el Presidente desde las regiones, con diálogo y estrategias planteadas y ejecutadas por el Gobierno Nacional de cara a la ciudadanía”, concluye.

No obstante, dicho acercamiento con las regiones no será fácil. La soledad de Duque también se ve reflejada en los diferentes roces que ha tenido con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, en una relación llena de ‘tires y aflojes’. Con el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, Duque comenzó teniendo buena relación pero recientemente le ha llamado la atención para que tome las riendas de la seguridad en la capital vallecaucana.

Buscando apoyos de peso

Desde el pasado 5 de mayo, el presidente Iván Duque y su gabinete iniciaron una estrategia de diálogo nacional para superar la crisis generada por las protestas en el país.

Desde entonces, además de sus acercamientos con los líderes del Paro Nacional, se han reunido con las altas Cortes, precandidatos presidenciales de centro y derecha, gobernadores, alcaldes, representantes de las juventudes, líderes religiosos del país y víctimas, entre otros sectores.

Incluso, el Mandatario conversó la semana pasada con el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, líder natural de Cambio Radical, y ha buscado en los últimos días zanjar diferencias con los exmandatarios liberales Ernesto Samper y César Gaviria, a través de acercamientos hechos por la excanciller Claudia Blum y el nuevo ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo.

Igualmente, se conoció que a Andrés Pastrana lo contactó la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez y que a Juan Manuel Santos lo buscó el consejero para la Estabilización, Emilio Archila.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS