Renuncia esperada

Mayo 23, 2022 - 11:55 p. m. 2022-05-23 Por:
Elpais.com.co

Luego de caer en contradicciones y en polémicas por sus actuaciones, el Secretario de Seguridad y Justicia de Cali presentó renuncia a su cargo la cual fue aceptada por el alcalde Jorge Iván Ospina. Fue un final predecible, ante los hechos descubiertos por el periodismo y las denuncias de personas que en determinados momentos conocieron lo que estaba sucediendo.

El coronel retirado Carlos Soler llegó a ese cargo luego de una de las crisis más graves que padeció la capital vallecaucana y llevó al relevo de su antecesor, Carlos Rojas, quien es sujeto de investigaciones de la Justicia y los organismos de control por su actuación y la del gobierno municipal durante los meses en los cuales Cali fue objeto del vandalismo y el terror. Debe reconocerse que, en su momento, el exoficial del Ejército le devolvió algo de la tranquilidad a la ciudad y de confianza en una administración cuestionada por sus malas realizaciones en el campo de la seguridad.

Pero vino el descubrimiento de varios contratos celebrados con oficiales también retirados, a quienes se les acusa de tener relaciones con grupos ilegales o han sido procesados por la Justicia. Aunque el exsecretario explicó que esas vinculaciones se hicieron para mejorar la seguridad en la ciudad, el crecimiento de las cifras sobre delincuencia en Cali demostró que poco había contribuido al objetivo para el cual fueron celebrados.

En el primero de los casos, es necesario advertir que, si bien el general Leonardo Barrero fue mencionado como colaborador ante la justicia por reconocidos jefes del narcotráfico, ello no significa que deban ser condenado de manera pública como lo hizo el alcalde Ospina, quien, como se puede deducir, conocía de esos hechos realizados por su subalterno y sin embargo dejó que continuaran.

Luego se destaparon otros contratos con oficiales que sí han estado vinculados en procesos penales y que también eran de conocimiento del alcalde. En esas condiciones, lo que era apenas una polémica se convirtió en motivo de rechazo y demandó las explicaciones del caso sobre un asunto que compromete tanto los recursos públicos como la transparencia en el ejercicio de un cargo que como autoridad civil tiene que ver más con la convivencia ciudadana que con decisiones de carácter militar o del uso de la fuerza.

El excoronel Soler informa también que presentó una solicitud de medidas cautelares a la Comisión de Derechos Humanos de la OEA para que lo protejan de posibles retaliaciones contra él, solicitud que está en todo su derecho, así sea una forma de mostrarse como víctima de injusticias y peligros. Ese nuevo giro solo tiene explicaciones desde el punto de vista político pues no hay una actuación oficial contra el funcionario, salvo la aceptación de su renuncia.

Así se llegó a la dimisión de quien fue acusado también de amenazar a quienes denunciaron sus actuaciones o emitieron su opinión sobre ellas. En adelante, a él le corresponderá explicar sus actos como funcionario ante las instituciones que se lo soliciten, mientras se espera que el alcalde Ospina designe un reemplazo que les dé tranquilidad a los caleños.

VER COMENTARIOS