¿Qué pasa con las regalías?

Escuchar este artículo

¿Qué pasa con las regalías?

Noviembre 06, 2019 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Los $15,6 billones que según la Contraloría General de la República quedaron como saldo sin ejecutar de las regalías a diciembre del 2018, no son dineros perdidos ni significa que los proyectos dejarán de hacerse. Sin embargo, la situación demanda la mayor atención y soluciones para evitar las causas del incumplimiento en su aplicación.

Según informe de ese organismo, del presupuesto 2017-2018 del Sistema General de Regalías se quedaron sin ejecutar el 54% de los recursos disponibles, $9,7 billones están en las cuentas bancarias de las entidades territoriales y $5,9 billones en el Tesoro Nacional. Otra de sus inquietudes es la suspensión de proyectos que se encuentran en ejecución, pues a diciembre pasado cerca de mil contratos, por valor de 1,8 billones de pesos, estaban en esa situación y en riesgo de no culminarse.

Así, si se suma el presupuesto que se dejó de ejecutar en la anterior vigencia más los contratos que están paralizados, la preocupación debe centrase en qué está fallando el Sistema, a pesar de que fue modificado con el Decreto 2190 del 28 de diciembre de 2016 en teoría para darle más transparencia al manejo de los recursos y más facilidades de ejecución a los entes territoriales. La realidad hoy es que solo unos pocos departamentos están entre el 52% y el 62% de la ejecución de esos recursos, que 18 están por debajo del 45% y hay cuatro que no llegan ni siquiera al 30%.

Cuando se decidió ampliar el Sistema General de Regalías y llevar su participación a todos los entes territoriales se hizo con el propósito de distribuir mejor los recursos a las regiones para que pudieran satisfacer las necesidades básicas insatisfechas en cuanto a educación, salud, saneamiento o infraestructura vial. Pero esos buenos propósitos se han encontrado con obstáculos como la falta de capacitación de municipios y departamentos para proponer y gestionar sus proyectos. Y con las trabas que se continúan poniendo desde el centralismo para no entregar los recursos que tanto necesitan las localidades y la provincia para solucionar sus problemas mayores.

La prueba de ello está por ejemplo en el sur del país, en departamentos como el Cauca donde esas necesidades insatisfechas, junto a la falta de oportunidades y a la ausencia del Estado para garantizar el desarrollo, la equidad y la seguridad, les han abierto las puertas al narcotráfico, al crimen organizado y a toda forma de delincuencia. Solo ahora, ante la crisis, el centralismo busca soluciones desesperadas.

Revisar qué sucede con el Sistema General de Regalías es prioritario. Son recursos billonarios que si bien se deben controlar para evitar su mal uso o para que la corrupción no se apodere de ellos, no se pueden seguir perdiendo por la incapacidad de los entes territoriales para gestionarlos o por los obstáculos que desde Bogotá se les pone para su ejecución.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS