Proyección 2020

Escuchar este artículo

Proyección 2020

Enero 13, 2020 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

No obstante las buenas intenciones que siempre acompañan el nuevo año, el presente no parece ser el de la paz y la concordia mundial. Después de un 2019 lleno de turbulencia, este enero vuelve a sembrar incertidumbres en el concierto mundial.

Hay consenso general sobre el estado de la economía mundial, la desaceleración esperada en los primeros meses del año, seguida por un posible repunte empujado por los mercados emergentes. Las expectativas más optimistas del crecimiento global no superan el 3%, y la volatilidad de algunos países grandes como India, Turquía y Brasil podrían voltear los vientos optimistas.

El actor principal del año que empieza será sin duda China. La consolidación política de Xi Jinping, las tensiones con Hong Kong y Taiwán, la extraña relación con Rusia, y la creciente influencia en las inversiones en África y América Latina han realineado los ejes del poder internacional. El mundo seguirá en vilo por la relación comercial entre este país y Estados Unidos, que ha fluctuado entre la amistad y el desencuentro y ha convertido el comercio global en una guerra de aranceles.

La tensión tiene réplicas en la economía mundial, y las negociaciones, que han entrado a una ‘primera fase’, obligan al sector empresarial a vigilar sus avances y retrocesos. Pocos anticipan un final feliz, a medida que la negociación se convierte en un pulso entre súper poderes.

Se esperan otras disputas comerciales, entre Estados Unidos y sus socios del nuevo Nafta, México y Canadá, y con Europa. Habrá más bloques y menos libre comercio. También será un año en el que la legislación de las plataformas digitales marcará la pauta regulatoria y creará tensiones entre la economía tradicional y las nuevas formas de ofrecer productos y servicios. Es la pelea de Uber vs. taxis, entre el pasado y el futuro.

El Brexit se hará realidad en 2020, dando a luz a un reto mayor: un acuerdo comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea. Las conversaciones, que podrían durar todo el año, coinciden con el debilitamiento de la Organización Mundial del Comercio y su incapacidad de resolver problemas.

En lo político, el proceso de impeachment de Trump y las elecciones de Estados Unidos agregan varios ingredientes a la incertidumbre. Ahora, Irán y el asesinato del general Soleimani le ponen la bomba de tiempo a Oriente Medio. Preocupa Corea del Norte con Kim Jong Un, líder errático embarcado en un arsenal nuclear. Venezuela será la incógnita y la inmigración el reto del continente americano.

Y las protestas ciudadanas no tienen pinta de ceder, causadas en gran parte por la corrupción en el manejo de los asuntos públicos y la consecuente pérdida de credibilidad de la política tradicional para canalizar las expectativas ciudadanas. De ahí que Francia haya tenido que ceder en su reforma a las pensiones en lo referente a la edad de jubilación y se esperen más protestas en todas partes, incluida América Latina.

El 2020 será pues un año movido, en el cual los conflictos y problemas como la crisis del medio ambiente requerirán de los liderazgos que permitan superar la incertidumbre.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS