Paz total y garantes

Septiembre 13, 2022 - 11:55 p. m. 2022-09-13 Por:
Elpais.com.co

Se entiende el gran esfuerzo del presidente Gustavo Petro para el logro de la ‘Paz Total’ que parece ser su gran apuesta en la conducción del Estado. Sin embargo, los hechos le están diciendo que sacarla avante requiere más que sus intenciones y proclamas, y que es necesario conseguir aliados y garantes con credibilidad para lograr el compromiso de nuestra Nación.

Es notorio el entusiasmo ante el llamado presidencial para hacer posible su propuesta, expresado por funcionarios, copartidarios del Pacto Histórico y muchos de los comprometidos, tanto en el país como en el exterior, con la solución pacífica de los conflictos. Sin embargo, los hechos de las últimas semanas están confirmando que la violencia en Colombia se ha recrudecido y se están presentando crímenes, atentados y acciones que para combatirlos se requiere mucho más que las declaraciones de buenos propósitos.

La verdad, como lo ha podido percibir el presidente Petro en sus escasos días como gobernante de todos los colombianos, es que los delitos van en aumento, los atentados crecen, las masacres siguen produciéndose y en muchas regiones ya hay síntomas de desconcierto e inconformidad por lo que las estadísticas de criminalidad muestran en casi todo el país. Y que es necesario respaldar e impulsar la labor de los miembros de la Fuerza Pública, de los organismos de inteligencia y de los jueces para conjurar lo que, más que hechos aislados, parece una ofensiva para recoger los beneficios que se ofrecen en esas declaraciones a quienes decidan sumarse a los anuncios.

Igual ocurre con los intentos por reanudar negociaciones con el Eln, suspendidas por su terrorismo contra nuestro país. Desde el momento en que se anunció esa reanudación, la respuesta de sus cabecillas ha sido casi que una descalificación de las mismas, además de una sucesión de exigencias que hacen recordar las razones que llevaron al fracaso decenas de procesos anteriores.

Ahora, el presidente Petro anuncia la designación de Nicolás Maduro como garante de la negociación con el Eln. El cuestionado presidente de Venezuela, que durante años ha protegido a los miembros de una organización que usan su país para manejar sus redes de criminalidad en Colombia y ordenar actos terroristas de la peor laya, va a actuar ahora en un proceso que ante todo requiere de la neutralidad en esa función para que tenga credibilidad.

Según todas las encuestas posibles, casi la totalidad de los colombianos rechazan a Maduro por su apoyo a los grupos del Eln que usan a Venezuela como plataforma y refugio, mientras se muestran como colaboradores estrechos del régimen venezolano que encabezan el PSUV y los militares que controlan a ese país. En esas condiciones, escoger a Maduro como garante parece más bien un desafío innecesario a lo que piensa nuestra Nación.

De nuevo hay que reconocer que el presidente Petro no logrará sacar adelante su iniciativa de ‘Paz Total’ si no enfrenta con decisión el desafío que le plantean los violentos. Y si no se sintoniza con el pensamiento de los colombianos sobre Maduro y su régimen.

VER COMENTARIOS