Moción de orden

Agosto 22, 2022 - 11:55 p. m. 2022-08-22 Por:
Elpais.com.co

Treinta y cuatro proyectos de reformas a la Constitución presentados en veintidós días hábiles, dan una idea de lo que está ocurriendo en el Congreso. Es momento para pensar si esa explosión representa el deseo de cambio de los colombianos.

Hay de todo en los proyectos presentados hasta ahora. Desde las reformas al sistema político y electoral, las que más parecen interesar a los legisladores, hasta las relacionadas con educación, salud, y otras de aquellas materias que afectan la carta fundamental, por lo cual requerirán su aprobación en ocho debates, cuatro en cada legislatura, para que tengan validez.

Además de puntos tan importantes como la aprobación del presupuesto nacional, en la enumeración faltan las iniciativas que presentará el nuevo gobierno y son de orden legal, por lo cual requieren la mitad de los debates y pueden ser evacuados en una legislatura, incluida la reforma tributaria que hoy captura el interés de los colombianos en la medida en que los afecta en forma directa e inmediata. Se trata de asuntos como los cambios en la Policía Nacional, los que impactarán el sector energético y minero y aquellos que responderán a los deseos del gobierno de impulsar lo que se ha denominado la paz total, así como los que corresponden a los compromisos de campaña .

Como cada cuatro años, los legisladores, en especial los recién llegados, se apresuran a presentar sus propuestas, la manera de demostrar que llegaron al Congreso para dejar su huella. Sin embargo, esta vez parece existir un gran interés en mostrar que el cambio llegó y debe afectar todas las áreas de la actividad pública, en muchos casos de romper con el pasado mediante una reforma política y electoral que, entre otras cosas, recoge muchos de los presupuestos de la ley electoral que fue anulada hace poco por la Corte Constitucional.

Estamos pues en una época que si bien llama la atención por la cantidad de iniciativas presentadas en el Congreso, el recinto por excelencia de la democracia, no debería alarmar por lo que hasta ahora se ha propuesto. Sin embargo, es notorio que la mayoría de ellas, sino todas, son de origen individual y no surgen de los partidos que deberían ser el primer filtro para guiar la labor legislativa y los encargados de sacarla adelante, lo que se ha perdido en las últimas décadas. Como consecuencia, aún no hay una orientación clara sobre lo que le espera a sus instituciones, enviando un mensaje confuso sobre lo que será el futuro de la Nación.

Frente a ello, y aunque parezca de importancia menor, es oportuno solicitar que se ordene el debate en el Congreso y que, ojalá, los partidos recobren su papel como bancadas organizadas que toman decisiones basadas en su estructura como voceros de sus electores. El momento es de especial trascendencia para conocer si la dirigencia política y los legisladores están sintonizados con el pensamiento de los colombianos.
Más aún, cuando los resultados de las elecciones, sobre todo las presidenciales, indicaron el deseo de cambio de los votantes, lo cual no se logra con un alud de propuestas que causan confusión.

VER COMENTARIOS