La tragedia en la frontera

Escuchar este artículo

La tragedia en la frontera

Abril 07, 2021 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Cinco mil personas están amontonadas en Arauquita, municipio colombiano, desplazadas de su país por la violenta confrontación entre las Fuerzas Armadas de Venezuela y uno de los tantos grupos de violencia y narcotráfico que se esconden bajo el denominativo de disidencias de las Farc o de revolucionarios. Son seres humanos que necesitan atención, además de la que les brinda Colombia, para resolver una tragedia causada por décadas de tolerancia del régimen chavista con criminales de nuestro país.

Es sin duda un drama humanitario causado por la reacción al parecer ciega de los militares venezolanos que en principio enfrentaron a una de las disidencias que están radicadas en su país y protegidas por sus autoridades. Al no poder neutralizar o eliminar a esos delincuentes, la respuesta fue una acción de guerra que dejó más de una decena de muertos, treinta personas detenidas y el desplazamiento de comunidades enteras que temen tanto el ataque de los bandidos como la represión de la dictadura.

Total, son más de cinco mil habitantes de los llanos del Apure venezolano que cruzaron la frontera huyendo de la guerra que les cayó encima, y del sometimiento de las Fuerzas Armadas Especiales, Faes, el grupo élite creado por el régimen de Nicolás Maduro para desaparecer y liquidar a sus opositores, el cual fue denunciado por la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos. Ellos llevan ya más de dos semanas en campamentos levantados en la población de Arauquita por las autoridades colombianas, otra muestra más del propósito de nuestra nación de solidarizarse y apoyar a nuestros vecinos en desgracia.

Por supuesto, lo que se espera es que aparezca la ayuda que ofrecen los organismos internacionales para atender la tragedia que padecen esos cinco mil doscientos venezolanos. Pero debe haber una respuesta mucho más amplia y decidida para permitirles regresar a sus casas, recibir la protección que requieren y la seguridad de que no serán objeto de las manipulaciones y los ataques de quienes tienen el poder en Venezuela, de las bandas de delincuentes que ellos protegen o de los integrantes del grupo que fue objeto del ataque de las Fuerzas Armadas de ese país y sus organizaciones paramilitares.

Aunque parezca increíble, los protagonistas del conflicto en la llanura venezolana y en casi todo su territorio nacional son muchos grupos y personajes más que los que ahora se trenzan en la guerra que desencadenó el desplazamiento hacia Arauquita. Y están por todo el territorio de esa nación, disputándose el favor de los que detentan el poder, el control territorial, las alcabalas y la riqueza de la patria de Simón Bolívar.

Así las cosas, lo que se necesita de manera inmediata es el apoyo internacional para ofrecerles abrigo a quienes fueron desplazados por el terror en el Apure venezolano. Pero debe existir alguna forma para que los organismos internacionales dedicados a mantener la paz y defender la democracia y los Derechos Humanos hagan lo que sea necesario para terminar el caos que vive Venezuela y devolverle su país y su dignidad al pueblo venezolano.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS