La ONU frente a Maduro

Septiembre 23, 2022 - 11:55 p. m. 2022-09-23 Por:
Elpais.com.co

Establecida en septiembre de 2019 por el Consejo de Derechos Humanos de la Naciones Unidas, la Misión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Bolivariana de Venezuela acaba de rendir su último informe sobre violaciones cometidas desde el 2014 por la tiranía de Nicolás Maduro contra la oposición. Una larga y aterradora lista de abusos, crímenes de lesa humanidad y represión a cualquiera que se atreva a disentir del régimen que Colombia ha designado ‘garante’ de las negociaciones con el Eln.

En el 2020, la comisión ya había presentado una lista de hechos cometidos por los esbirros de la dictadura, larga e impresionante: “Ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes, incluida la violencia sexual y de género, cometidos por agentes estatales venezolanos desde 2014”. Ahora, el informe narra aún más violaciones de los Derechos Humanos cometidos en sitios como el tenebroso Helicoide de Caracas, además de premios y ascensos a los torturadores y criminales que se agrupan en los servicios de inteligencia del Estado.
El informe documentó 122 casos de violaciones cometidos por las organizaciones oficiales que como la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), cometieron todos los crímenes de lesa humanidad posible contra sus víctimas. Y fija las responsabilidades precisas como ordenadores en Nicolás Maduro, su esposa Cilia Flores, el jefe de la Asamblea legislativa y del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello y el exfiscal y ministro de Minas Tareck El Aissami.

Todo ello en la impunidad de una justicia de bolsillo y no obstante sus invocaciones a la democracia que según ellos existe en Venezuela. Cabría agregar la manera en que protegen a los autores del terrorismo contra Colombia y las formas de violación que cometieron contra los más de seis millones de venezolanos que han huido de su nación a consecuencia de la miseria a la cual los sometieron la dictadura de Maduro y los militares que lo acompañan por haber destruido su país.

El informe de la comisión de la ONU es la verdad de la dictadura que secuestró a Venezuela. Para sus jefes y capataces, los derechos humanos deben negárseles a sus opositores, acusados todos de conspiración por exigir libertad y respeto para los venezolanos. Entre tanto, la asociación de esa dirigencia oficial con criminales de cualquier naturaleza está permitida, y las sociedades con regímenes similares en Irán o Nicaragua son el futuro de la patria de Simón Bolívar.

Los acusados por la ONU de ordenar delitos de lesa humanidad serán garantes de las negociaciones que el gobierno de Gustavo Petro iniciará con el Eln y, por qué no, con todos los grupos de violencia que está invitando a su programa de la paz total. Cabe recomendarle al Gobierno Nacional que tenga en cuenta tanto el informe de la ONU como lo que piensan la inmensa mayoría de los colombianos y los dos millones setecientos mil venezolanos que llegaron a nuestro país huyendo de la tiranía de Maduro.

VER COMENTARIOS