La decisión de Ecuador

Escuchar este artículo

La decisión de Ecuador

Abril 12, 2021 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Luego de una intensa y pugnaz campaña, Ecuador eligió a Guillermo Lasso como su próximo Presidente. Fue el final de una confrontación y la aparición de una oportunidad para superar los problemas que padece la nación vecina.

Antes de la segunda vuelta los resultados hacían prever un amplio triunfo de Andrés Arauz, candidato de Rafael Correa y del populismo que él encarna, conocido por sus diez años en el poder. El joven y sorpresivo aspirante recibió el respaldo del 32,72% de los votos en la primera vuelta, frente al 19,74% de Lasso, veterano dirigente privado y quien había sido derrotado en dos oportunidades por Correa y su sucesor, Lenin Moreno.

Sin embargo, y en medio de una campaña áspera y llena de insultos, se produjo un enorme realinderamiento de los votantes, causado sin duda por los temores y las reservas que generaba el posible regreso del correísmo al poder. Lo cual se aumentaba con la certeza de que la polarización cería y con ella las venganzas y la manipulación de la Justicia para pasar cuentas de cobro contra los opositores de Correa, contra el periodismo libre que denunció sus abusos y contra los jueces que condenaron al expresidente y sus amigos por corrupción.

Ello llevó a que el 53% votara a favor de Lasso y Arauz recibiera el 47% de los sufragios, lo que evitó que se produjera un enfrentamiento entre los partidarios de los aspirantes, además de producir el reconocimiento casi unánime a la transparencia y efectividad con las que actuó el Consejo Nacional Electoral de Ecuador. A ese nuevo clima de tranquilidad contribuyó el reconocimiento de su derrota de su oponente y el llamado a la unidad tanto de Arauz como del triunfador Lasso.

El interrogante ahora se concentra en la forma en que el nuevo Mandatario de los ecuatorianos podrá hacer viable ese llamado, incluso con el pronunciamiento de Arauz en el mismo sentido. Es claro que el Congreso está altamente fraccionado, el correísmo tiene el mayor número de curules. Crece el inconformismo de amplios sectores de su sociedad y la política padece una gran crisis de credibilidad, lo que dificultará la construcción de esa unión nacional.

Pero también es indiscutible que Ecuador atraviesa una de sus épocas más difíciles, causada por una crisis económica que se aumentó por la pandemia y las medidas que debieron adoptarse para enfrentar el Covid-19. También es evidente que la estrategia contra el coronavirus ha fracasado, y el gobierno de Lenin Moreno no parece afortunado en el cumplimiento de un deber prioritario, el establecimiento de un plan efectivo para conjurar el virus.

Ese es apenas uno de los múltiples asuntos que deberá enfrentar el presidente electo, a partir del próximo 24 de mayo, el primero de los cuales es el aplicar el mandato de las urnas para superar la polarización y rescatar la credibilidad en sus instituciones. Para Colombia, además del alivio que significa el que pueda contar con un aliado indispensable, también implica el deber de buscar alianzas estrechas para integrar aún más las economías y para enfrentar el narcotráfico y la violencia que afectan su frontera común.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS