Escuchar este artículo

Cumbre de promesas

Junio 13, 2021 - 11:55 p. m. 2021-06-13 Por:
Elpais.com.co

Con un comunicado en el cual se resumen los compromisos adquiridos por los participantes, culminó la Cumbre de los 7 países más poderosos de occidente. Luego de un año largo de distancias causadas por el Covid-19 sus líderes hicieron públicos sus propósitos y dejaron ver sus inquietudes sobre el avance de China a través de lo que llaman ‘la nueva ruta de la seda’.

El primer efecto que produjo la cumbre de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Canadá y Japón, fue la llegada de Joseph Biden y su discurso: “He trasladado a todos mis colegas del G-7 que Estados Unidos está dispuesto a cumplir con su parte. Estados Unidos ha vuelto a la mesa de negociación”. Con ello se anunció el regreso a la normalidad y el buen trato que se había roto durante la época de Donald Trump.

Con esa antesala, los líderes que llegaron a Cornualles, al suroeste de Inglaterra, se dedicaron a hablar de todos los asuntos que hoy amenazan la tranquilidad del mundo, y la manera de recuperar el terreno perdido ante la ofensiva de China para apoderarse del escenario orbital, a través de la financiación y la construcción de proyectos de infraestructura en los países pobres o en proceso de desarrollo. Fue su mea culpa sobre la manera en que abandonaron la inversión en esos países, permitiendo que China desarrollara su estrategia para adquirir poder en el ajedrez geoestratégico mediante el uso de sus enormes capacidades financieras y comerciales.

Esa es la llamada nueva ruta de la seda. Para contrarrestarla, el G7 declaró su rectificación: “Apoyaremos a nuestras economías el tiempo que resulte necesario y promoveremos el crecimiento futuro con planes para crear empleo, invertir en infraestructuras, impulsar la innovación, apoyar a las personas, y buscar un equilibrio para que nadie, al margen de edad, etnia o género, se quede atrás”.

La cumbre también fue escenario del compromiso para apoyar la vacunación de los países pobres, al anunciar la donación de mil millones de vacunas durante el próximo año, lo que no incluye las que sus integrantes entreguen de manera individual. Es un aporte significativo que sin embargo parece limitado ante la necesidad de aplicar por lo menos once mil millones de dosis para lograr el cubrimiento del 60% de la población mundial, punto en el cual se puede hablar de la inmunidad de rebaño y de la derrota de la pandemia.

También se ratificó el compromiso del G-7 de detener la evasión fiscal de los gigantes tecnológicos y la carrera a la baja en la imposición de tributos a las empresas, mediante el impuesto del 15%. También se comprometieron a alcanzar para 2050 las emisiones cero de gases efecto invernadero, así como a financiar la educación de cuarenta millones de niñas en todas partes del planeta, en un intento por superar las diferencias de género.

Fueron 25 puntos de acuerdo los que salieron de la Cumbre del G-7, los cuales generan una expectativa especial, en momentos en que el mundo hace esfuerzos para superar la recesión y los estragos causados por el coronavirus. Ojalá puedan cumplirse como anuncian sus líderes y como necesita el mundo para superar la peor crisis de la historia moderna.

VER COMENTARIOS