Centralismo agobiante

Centralismo agobiante

Abril 22, 2019 - 11:15 p.m. Por: Editorial .

Transcurridos cuatro meses de este 2019 el Gobierno Nacional sigue sin contestar las preguntas sobre el destino que tendrán los dineros recaudados en los peajes del departamento o qué pasará con su malla vial. El Valle demanda que le den respuestas claras y que se haga claridad sobre cómo avanza el proceso para adjudicar el nuevo contrato que garantice el mantenimiento de la mejor red de carreteras que hay en Colombia.

Los mensajes que llegan desde Bogotá son ambiguos y generan dudas. Desde que terminó en octubre de 2018 la concesión de la mayor parte de la malla vial y 12 de los peajes regionales quedaron en manos del Invías, no ha habido manera de que se explique claramente qué se hará con los $330.000 millones que en promedio se recauda en ellos cada año. Lo que se sabe hasta ahora es que los recursos van a un fondo nacional desde el que se disponen para garantizar el funcionamiento de las carreteras nacionales, incluidas las del Valle.

El proceso de licitación para adjudicar el nuevo contrato de la malla vial del departamento es también un enigma, sin cronogramas, sin claridad y sin una programación que permita vislumbrar una ruta clara en el futuro cercano. Mientras el tiempo corre, no cesan las quejas de la ciudadanía por el deterioro que se evidencia en algunas de las carreteras por la falta de mantenimiento, por las deficiencias en la iluminación o por no contar con servicios que se prestaron durante 20 años como los de carros-taller, grúas o ambulancias.

Peor aún es el limbo en el que se encuentran por esa misma razón las obras de infraestructura vial que tanto necesita la región. Mientras en el Gobierno Central le dan largas al asunto, y cambian los criterios de la anterior administración, la terminación de la doble calzada Buga-Buenaventura sigue paralizada a la espera de decisiones, al igual que lo están proyectos viales prioritarios para Cali, Palmira o Jamundí.

Los vallecaucanos han confiado en la intención declarada de tomar las mejores decisiones que favorezcan los intereses de la región. Pero hasta ahora no ha habido nada de ello; por el contrario se han echado en saco roto los compromisos que estableció el gobierno anterior. Cada día, la Nación recauda en promedio $904 millones en los peajes del Valle que hoy administra Invías, dineros que se necesitan y se deben destinar a mantener las carreteras y a invertir en el complemento de la malla vial.

Sin embargo, seis meses después solo hay incertidumbre sobre el destino que tendrán esos recursos que son de nuestra comarca.
Situaciones como esta que hoy afecta al Valle demuestran que el centralismo es el gran enemigo de la provincia. Y hacen desconfiar de las decisiones, o de la falta de ellas, que se toman desde el Gobierno Central por los efectos nefastos que tienen sobre las regiones de Colombia.

Por ello hay que pedir que se despejen las inquietudes sobre lo que se hará con los $330.000 millones que dejan al año los peajes del departamento y que se defina qué pasará con la nueva concesión de la malla vial. Los vallecaucanos se merecen respuestas.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas