Escuchar este artículo

Tres preguntas

Octubre 23, 2020 - 11:35 p. m. Por: Ricardo Villaveces

¿Ganará la sensatez?

En pocos días vamos a estar conociendo los resultados de las elecciones norteamericanas, quizás el evento de mayor trascendencia política de este año y de muchos por venir por las consecuencias de todo tipo que puede tener. Como lo vienen diciendo muchos analistas, es el propio sistema democrático el que está en juego. Los daños que puede representar una reelección de Trump son incalculables y aunque todo indicaría que las posibilidades para el triunfo de Biden han seguido creciendo, como dice la sabiduría popular, ‘el pan se quema en la puerta del horno’. Solo hasta que se posesione el nuevo presidente se va a saber qué depara el futuro.

Ojalá prime la sensatez y se rechace con una importante votación el desastroso manejo que se le viene dando a ese país, no solo en aspectos hasta cierto punto coyunturales, como es el tema de la pandemia, sino en relación con la legitimidad de las instituciones, con la fractura que Trump viene promoviendo al interior de la sociedad y con el espacio que le viene abriendo a corrientes fundamentalistas y oscurantistas que solo cosas negativas pueden traer.

¿Qué les pasa?

En el escenario local no puede menos que desconcertar que frente a los inmensos desafíos que significa superar el efecto catastrófico que ha tenido la pandemia en lo económico, en lo social y en las finanzas públicas más que nunca se requeriría un país unido y unos dirigentes que contribuyan a crear esperanza y a mostrar caminos de progreso, la alternativa que han escogido varios de ellos es la de proponer referendos. Peor aún, referendos con un gran contenido de populismo.

Ya van cuatro propuestas y no faltará la de Petro para que el abanico de distracciones quede completo. Es bien sabido que la posibilidad de que un referendo sea exitoso es casi inexistente por las complejidades que supone y los altos umbrales requeridos. Entonces, para qué distraer al país en propuestas sin futuro en lugar de estar haciendo uso de la experiencia política que los proponentes pueden tener para ayudar a sacar adelante a una Colombia con tantos retos por delante. Es lamentable el espectáculo que están dando y solo problemas pueden traer a un gobierno que está tratando de superarlos en un escenario tan turbulento. Lo que se ve con esta lluvia de referendos es que ya solo están pensando en las elecciones del veintidós y estas propuestas no son más que tácticas de campaña.

¿Coherencia?

La alcaldesa de Bogotá es una persona inteligente y con habilidades políticas. Por eso habría podido ser muy exitosa frente a un reto tan complejo como el de la pandemia. Se la jugó toda, sin embargo, al falso dilema de economía o salud, hoy la ciudad tiene resultados mediocres en cuanto al Covid-19 y una pésima situación económica y de empleo.
¿Después de haber incurrido en ese altísimo costo por cuenta de su posición extrema en relación con las cuarentenas y las restricciones, qué explicación puede dar para autorizar las aglomeraciones producidas por la minga indígena? Más coherencia, por favor.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS