Buenaventura, coordinación y urgencia

Escuchar este artículo

Buenaventura, coordinación y urgencia

Febrero 21, 2021 - 11:35 p. m. Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

La situación de Buenaventura tanto estructural como coyuntural es sencillamente inaceptable. Bien lo afirmó la semana pasada el P. Francisco de Roux: “El nivel de vida, el impacto de cómo se vive en Buenaventura es tan vergonzoso que yo no entiendo cómo es posible que Colombia acepte una cosa tan inhumana”. Voz que se une a la del profético obispo de Buenaventura, monseñor Rubén Darío Jaramillo, quien convocó una cadena humana que resultó ser de quince mil personas: allí los rostros concretos de esta tragedia quedaron presentes.

Una situación urgente, por los tristes niveles de violencia: 22 asesinatos en enero de este año, 12 líderes sociales asesinados post acuerdo de paz; por la afrentosa pobreza multidimensional de más del 40%, antes de pandemia; por el desempleo actual que está por encima del 20% medido antes de pandemia, combinado con una informalidad inmensa. Mucho sufrimiento humano, mucho dolor junto en un mismo territorio.

Así, como hay muchas sombras, hay también esperanza. Y es allí donde necesitamos coordinar y armonizar los esfuerzos entre todos. Y pasemos lista.

Los políticos. Los congresistas del Valle dieron ejemplo al tramitar el Plan Nacional de Desarrollo, asegurando las inversiones previstas en el acuerdo del movimiento cívico. Ahora, la solicitud, es no llevar la polarización, y más bien colaborar en la implementación. Acto de grandeza, es dejar a un lado los intereses partidistas, por remar todos juntos en un mismo sentido.

Los líderes locales. Han logrado llegar importantes líderes afrodescendientes a cargos vitales: a la gerencia del Puerto, a la Cámara de Comercio, a la Alcaldía Municipal. Todos muy valiosos, todos con el mejor deseo de acertar y de convocar. Los empresarios del Puerto han dado unas muestras de articulación de lo público y lo privado al nombrar como presidente de la junta de la sociedad portuaria al alcalde. Los esfuerzos hay que mantenerlos y profundizarlos.

Los empresarios. Con las fundaciones de muchas de las más importantes empresas regionales y el apoyo de ProPacífico, se han dado pasos importantes, pero el compromiso ha de ser mayor y más coordinado. Y que sigan sentándose con todos y pongan el corazón en dar oportunidades a los jóvenes.

Las Universidad. Univalle, San Buenaventura, Icesi, Javeriana Cali, a través del Instituto de Estudios Interculturales, y otras han apoyado distintos proyectos. Nos corresponde colocar mayores capacidades al servicio de Buenaventura y profundizar la coordinación, pues es necesaria la estructuración de proyectos para hacer realidad las inversiones.

La Iglesia. Monseñor Jaramillo ha sido una verdadera bendición para Buenaventura. Su compromiso como gran de tejedor de puentes, de voz profética, es único y muy valioso. Compromiso de esa Iglesia de huele a oveja, porque camina al lado de su gente. Seguir convocando, animando y denunciando.

Comunidad Internacional. Ha acompañado de manera sincera y comprometida a la región, esta visibilidad es importante para mantener los ojos en lo que pasa allí y para que la gente sienta su compañía.

Así, pues el llamado por Buenaventura es urgente a una gran coordinación. Que seamos capaces de colaborar con que las cosas cambien. Con que seamos propositivos y sensibles para enfrentar lo inaceptable.

*Rector Universidad Javeriana Cali

Sigue en Twitter @RectorJaveCali

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS