Ángela Becerra

Ángela Becerra

Julio 03, 2019 - 11:40 p.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Son admirables los novelistas colombianos que no se dejaron amilanar por el prestigio universal de Gabriel García Márquez, y como ciertas plantas bajo la sombra de un árbol inmenso crecieron y lograron posicionarse en el alto mundo de la literatura, no solo en Colombia sino también allende las fronteras.

Jorge Franco, con su ‘Rosario Tijeras’; Santiago Gamboa, con ‘Perder es cuestión de método’, Mario Mendoza, con ‘Satanás’, Juan Gabriel Vásquez, con ‘Los Informantes’; William Ospina, con ‘Ursúa’; Ricardo Silva, con ‘Érase una vez en Colombia’. Y Fernando Vallejo con su ‘Virgen de los sicarios’, que fue llevada al cine. Su último libro “’Memorias de un Hijueputa’ lo dejé en la página octava pues no fui capaz de soportar el soez vocabulario, y lo digo yo que estoy curado de espantos, y que de muchacho leí de un tirón las barbaridades que Rabelais puso a decir a Gargantúa y Pantagruel, en su célebre libro.

Hay muchas novelistas mujeres en el espectro literario colombiano, en el que destacan Laura Restrepo, Piedad Bonnet y Pilar Quintana, y brilla con luz propia la caleña Ángela Becerra, que está pisando duro en las letras hispanoamericanas, y hoy es una de las autoras más prestantes del mundo.

Ángela Becerra desde niña resolvió que lo suyo era la literatura. Lió bártulos y se instaló en Barcelona, se puso frente al ordenador y dejó verter su desbordada imaginación. De allí empezaron a surgir obras que han sido traducidas a veintitrés idiomas, y las editoriales lanzan una tras otra edición, con altos registros de ventas.

Su primera novela obtuvo el Latin Literary Award 2004, en la Feria del Libro de Chicago. En 2005, el Premio Azorín de Novela, y el Premio al Mejor Libro de Ficción, y de nuevo el primero de los nombrados en 2006. Tres años después ganó el Premio Iberoamericano de Narrativa Planeta. Y la última obtuvo el Premio de Novela Fernando Lara 2019.

Yo inicié con ‘De los amores negados’, y luego seguí con ‘El penúltimo sueño’, ‘Lo que le falta al tiempo’, ‘Ella, que todo lo tuvo’; y ahora publica ‘Algún día, hoy’, una biografía novelada de Betsabé Espinal, líder de una las primeras huelgas femeninas en 1920, cuando nuestro país era una sociedad pacata que relegaba a las mujeres a las labores del hogar y a tener hijos.

Aquella aguerrida paisa pedía con su movimiento, que convocó a 400 obreras textiles para que pudieran ir a trabajar con zapatos y no descalzas, como lo exigía el patrón, alegando motivos sanitarios; que no atrasaran los relojes para hacerlas trabajar 14 horas diarias; que los capataces no abusaran sexualmente de ellas; y que les pagaran un salario justo.

Becerra se fue a Medellín para comprender mejor el trayecto vital del personaje de su nueva novela, y captar los contrastes sociales que se vivían entonces. Descubre que Betsabé se hizo amiga de Capitolina Mejía, del curubito antioqueño, que llenó los grandes vacíos de la valiente obrera.

En fin, una novela que se deja leer fácil pues captura la atención del lector. Becerra tiene un léxico perfecto pues maneja muy bien el español.
Ángela viene con frecuencia a Cali y aquí recuerda los felices años de su juventud cuando estudió en el Colegio La Presentación en San Fernando, lugar que visitó en su reciente viaje, con su esposo e hija.

Como colombiano y vallecaucano, le deseo que siga por el sendero del éxito que bien merecido lo tiene, y quedo a la espera de la publicación de su próxima novela.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS