Enamorada de Manizales

Enamorada de Manizales

Enero 14, 2019 - 11:40 p.m. Por: Aura Lucía Mera

Regreso de Manizales enamorada. Sí. Enamorada de la ciudad, ya en este tercer año de asistir puntualmente a su Feria. Enamorada del civismo, del orden, de la diversidad de espectáculos.

Una muestra internacional de artesanías con invitados especiales como India y Egipto, la Calle de la Feria con sus ventas de mazorcas, comidas, música, desfiles. Las carretas rocieras.

El Reinado Internacional del Café con representantes de países lejanos como el Japón, en crisis como Venezuela, gigantes como Brasil. Niñas lindas, de cuerpos lindos sin siliconas ni bótox. Conciertos. Y toros... La mejor feria taurina de América.

El fervor de los manizalitas entonando su himno ‘Manizales beso tu nombre’, que toca las fibras más hondas de los visitantes, porque vibran las gargantas con pasión.

Ese calor humano espontáneo, no ficticio, de todos sus habitantes. Esa camaradería que transmiten permitiéndonos sentir hermanos sin distingos étnicos, sociales o económicos. Ese orgullo y amor por su ciudad. Esa solidaridad, tan difícil de palpar en otras capitales del país.

La maravilla de malla vial. El orden en todos los espectáculos, nada de desmanes ni empujones ni madrazos. Todos en fila y sonrientes.
La oferta gastronómica y hotelera, y nombro dos extremos: el Ecohotel El Búho, sencillo, rodeado de naturaleza, fuentes y tranquilidad; y el súper Termales del Otoño que se ubica en una hondonada arropada por yarumos plateados, palmas de cera, orquídeas y plantas de hojas gigantes, sus aguas termales, su oratorio, en fin.

Su plaza de toros. Sesenta y dos ferias consecutivas. Doce mil espectadores que acudieron puntualmente a la cita. Cormanizales, la empresa que la lleva impecablemente, sin intrigas internas, sin egoísmos, sin tramoyas oscuras. Dedicada a cumplirle a la afición. Un lujo de administración y pulcritud.

Este año para orgullo de Cali el trofeo al mejor encierro lo ganó Paispamba del ganadero Enrique Álvarez Quelquejeu, triunfadora en Venezuela durante cinco años consecutivos, y en Cali premiada en el años 2014 por el mejor toro, en el 2015 cortando cinco orejas, en el 2016 de nuevo con el premio al mejor toro y en el año 2017 el trofeo en Manizales al mejor encierro.

Juli, Ponce, Ferrera, Bolívar, Castella, Cristóbal Pardo y la nueva revelación del toreo Álvaro Lorenzo, un jovencito con manos de ángel, reventaron las palmas de las manos y enronquecieron gargantas. Delirio.
Tardarán muchísimo tiempo en España, Francia, Perú, Colombia, en asistir a una temporada igual. Se alinearon todos los astros y Silverio, Bienvenida, Belmonte, Lagartijo, Joselito y Luis Miguel se asomaron desde el cosmos a verlos torear.

Sí. Me enamoré de nuevo perdidamente de Manizales.

***

Posdata.
Lo ocurrido con la temporada taurina de Medellín es un atropello ilegal, basto, burdo y vergonzoso contra el derecho de las minorías. Ojalá Felipe Negret logre demandar este acto arbitrario y populista. ¡Y que los aficionados de Colombia reaccionemos!

VER COMENTARIOS
Columnistas