Con el astuto tú eres sagaz

Con el astuto tú eres sagaz

Septiembre 18, 2016 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Así dice el Salmo 18 hablando de la persona que vive con rectitud y sigue los caminos del Señor. Sin embargo, hay pasajes bíblicos que escandalizan, como el trozo evangélico de san Lucas 16 que hoy se proclama en los templos: “Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido”. Lo que faltaba, que también la Biblia confunda a la gente. ¿En quién podemos creer pues? Falsificación de documentos, fraude, malversación de fondos y soborno, todo eso ha cometido el ecónomo del pasaje bíblico, qué ejemplo. Se aplaude su astucia, su previsión frente al futuro inmediato. ¿Con gran pedagogía, Jesús de Nazaret, que sin duda conocía bien la fascinación que el dinero produce en cada ser humano, conduce la narración hacia un punto clave: desplacen, trasladen toda la astucia y energía para buscar plata hacia lo que es verdaderamente definitivo y sustancial, hacia el futuro común, hacia el futuro de todos, hacia la comunidad duradera. Esas son las “moradas eternas” de las que habla Jesús a sus seguidores. El futuro definitivo se gana o se pierde con la actuación que tengamos en este presente. Si de “invertir” se trata, para asegurar el futuro, entonces “hay que mirar más lejos”, hay que compartir con el que no tiene, “establecer relaciones” para pasado mañana, forjar relaciones con el dinero que se tiene. ¿Todas las parábolas o ejemplos escandalosos que Jesús usa no tienen nada que ver con un “mundo bonito”, armonioso, ideal, no, nada de eso. Los ejemplos de Jesús tienen que ver con este mundo real y cruel en el que vivimos, con el mundo tal cual es y con personajes como el administrador injusto que somos tú y yo. Tal vez ahora, el trozo evangélico que siempre ha dejado perplejos a todos arroje un poco más de luz, la propuesta bíblica va más allá de nuestros estrechos intereses, no nos entierran con los cuatro pesos que tenemos, nos esperan los necesitados, nos espera Aquel de quien el poeta dice “con el leal tú eres leal, con el íntegro tú eres íntegro, con el sincero tú eres sincero, con el astuto tú eres sagaz” (Salmo 18, 26).

VER COMENTARIOS
Columnistas