Los males de Buenaventura

Lo que hoy vive Buenaventura no es una emergencia: es un mal crónico y si el Gobierno Nacional no le da el sentido que se merece y hace lo que le corresponde, que es acabar con esas bandas que saben el valor geoestratégico y las rutas que salen desde el puerto, la gente no podrá estar tranquila.