No a la barbarie

Además de condenar con firmeza e indignación esa barbarie que enloda la democracia de nuestro país, es el momento para exigir que quienes tienen a su cargo el mando y la formación de los militares, respondan como es debido por lo que ha ocurrido.