Jair Bolsonaro continúa dividiendo a Brasil días antes de las elecciones

Jair Bolsonaro continúa dividiendo a Brasil días antes de las elecciones

Septiembre 30, 2018 - 09:30 p.m. Por:
Agencia EFE
Brasil

Elecciones. Las calles de Sao Pablo, Brasil, fueron escenario de multitudinarias manifestaciones. La de ayer, se realizó en favor del candidato presidencial Jair Bolsonaro, quien fue apuñalado hace tres semanas en un mitin.

Agencia EFE

Brasil entró en la recta final de su convulsa campaña electoral, que sigue polarizada entre el ultraderechista Jair Bolsonaro y el progresista Fernando Haddad, sucesor de Luiz Inácio Lula da Silva en la disputa, que cierra el próximo domingo.

El país, el fin de semana, se movió a favor y en contra de Bolsonaro. Bajo el lema ‘Él no’, miles de mujeres en diversas ciudades de Brasil salieron a las calles para expresar su rechazo hacia el ultraderechista, candidato líder en intención de voto y quien el sábado recibió el alta después de más de tres semanas hospitalizado por una puñalada.

En su primer día fuera del hospital, Bolsonaro enfrentó la resistencia de mujeres insatisfechas con un historial de declaraciones machistas, racistas y homófobas, aunque el capitán de la reserva también recibió muestras de apoyo de simpatizantes en diversos actos públicos.
El abanderado del Partido Social Liberal (PSL) está al frente de la carrera electoral con un 28 % de intención de votos, pero también es el candidato con mayor rechazo entre los electores.

Lea también: Brasil se debate entre un ultraderechista y un socialista

La insatisfacción de una parte de las brasileñas se extendió en las últimas semanas en las redes sociales, donde el grupo Mujeres Unidas Contra Bolsonaro reunió a tres millones de participantes, y el sábado llegó a las calles de decenas de ciudades, entre ellas Sao Paulo y Río de Janeiro.

“Como abogada he visto un retroceso en la democracia brasileña y esta manifestación es un espacio para afirmar que el pueblo brasileño no va a aceptar ningún retroceso en las libertades democráticas en nuestro país, que fueron muy caras, muchos fueron presos y otros están todavía desaparecidos”, señaló la abogada Ana Luzia Marchiori, quien participó en la marcha de Sao Paulo.

“Estoy aquí por un bien mayor, contra un candidato totalmente homofóbico, fascista, racista”, agregó la joven Camila Palmeira, de 23 años.

El elevado rechazo de las mujeres hacia Bolsonaro, cuyo voto puede ser clave en estos comicios, ha sido empleado por sus adversarios como un arma arrojadiza contra el candidato de ultraderecha, que en los últimos meses ha buscado moderar su discurso y ha reiterado que sus declaraciones han sido malinterpretadas.

Pero los simpatizantes del candidato ultraderechista también salieron a las calles con el lema “nuestra bandera no es roja”, en referencia al Partido de los Trabajadores, cuyo candidato, Fernando Haddad, figura segundo en los sondeos con un 22 % de intención de votos, seis puntos porcentuales menos que Bolsonaro.

Los seguidores del ultraderechista, la mayoría vestidos con camisetas de los colores de los símbolos patrios, levantaron en la céntrica Avenida Paulista un muñeco inflable vestido de militar y con la banda presidencial.

En la concentración de Sao Paulo participó Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del candidato, quien celebró el regreso de su padre tras la hospitalización y arremetió contra las mujeres de “izquierda”.

“Las mujeres de derecha son mucho más bonitas que las de la izquierda y no enseñan los pechos por ahí ni defecan en la calle para protestar”, dijo al tiempo que precisó que en un gobierno de su padre, las “mujeres serán tratadas igual que los hombres”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad