Varios atentados y cilindros bombas de grupos ilegales en la última semana en el Catatumbo

Marzo 25, 2022 - 10:23 a. m. 2022-03-25 Por:
Colprensa - La Opinión
Tibu, Catatumbo.

Vista de Tibu en la zona del Catatumbo.

Colprensa

El terror que han infundado los grupos armados ilegales en el Catatumbo con acciones terroristas pareciera no tener límites. Este jueves en la tarde, el alcalde de La Playa de Belén, Íder Humberto Álvarez García, fue atacado por hombres armados en el sector de La Virgen, mientras se movilizaba en una camioneta con su esquema de seguridad.

Por fortuna el mandatario resultó ileso, pero su conductor, un policía adscrito a su seguridad, tuvo que ser trasladado al Hospital Emir Quintero Cañizares, de Ocaña, donde Antonio Monroy, coordinador de urgencias, aseguró que la víctima recibió un disparo en el glúteo de la pierna izquierda, pero llegó en buenas condiciones generales.

Además, durante toda la semana, los grupos ilegales han instalado artefactos explosivos, hostigado estaciones de Policía y bases militares, repartido panfletos y hasta secuestrado algunas personas, y aunque las autoridades han neutralizado gran parte de las acciones, la población de varios municipios de esta región temen cada vez más salir a las calles y zonas rurales para trabajar, estudiar o viajar.

Lea aquí: A juicio dos magistrados y un exmagistrado por favorecer grupos criminales

En San Calixto y Hacarí

La crítica situación de orden público en estas poblaciones comenzó en la zona rural de San Calixto, en una vía que comunica con Hacarí, donde instalaron un cilindro bomba durante un hostigamiento contra la base militar. Los habitantes tuvieron que esperar ocho días, porque solo hasta ayer, el Ejército llevó a cabo el operativo para desactivarlo en la mañana.

“Luego del hostigamiento a la base militar que está en la parte alta de la vereda Las Damas, los criminales dejaron un cilindro bomba en esa vía desde la semana pasada, y pese a las advertencias que hicimos desde la Personería y la administración municipal, los trabajadores seguían transitando por ese lugar, arriesgando su vida a diario, pues es la vía más fácil de transitar”, aseguró José Franco, personero de San Calixto.

Paralelo a esta acción, en Hacarí los miembros de un grupo armado ilegal, según sus habitantes, han hostigado constantemente la estación de Policía durante el último mes y, al parecer, abandonaron un bolso con explosivos a pocas cuadras de la casa cural. Sin embargo, un hombre, presuntamente con discapacidades mentales, días después movió el paquete en una de las puertas de la iglesia.

“Un señor con afectaciones psicológicas tomó el bolso y lo trasladó hasta la puerta del templo. No sabemos cuándo vienen los expertos en antiexplosivos, cualquier niño y persona adulta puede resultar afectada, hago un llamado a las autoridades para que por favor ayuden a que esta población no siga siendo herida por la violencia”, manifestó Andrey González, sacerdote de Hacarí.

Fuertes enfrentamientos en Teorama

La situación en este municipio del Catatumbo tampoco es mejor, la noche del miércoles hubo un hostigamiento contra la estación de Policía. En videos que circularon en redes sociales, los habitantes registraron cómo estos hombres, vestidos de civiles arremetían con ráfagas de fusil contra las instalaciones oficiales y los faroles del alumbrado público.

“Le están disparando a las luces para que no los vean, que desgraciados”, exclamaba una mujer que grabó el intenso enfrentamiento. Los informes preliminares, señalaron que, al parecer, fueron miembros de una célula urbana de la disidencia de las Farc los responsables.

Y por si fuera poco, luego del hostigamiento, los delincuentes dejaron un paquete bomba en el parque central. Al cierre de esta edición la Policía de Norte de Santander explicó que están coordinando con el Ejército para hacer el operativo y ‘neutralizar’ la amenaza.

Un cilindro en Ocaña

También en la mañana de ayer, a un costado de la vía que conduce al corregimiento Aguas Claras, en Ocaña, fue instalado un cilindro bomba que contenía una alta concentración de explosivos.

El artefacto estaba ubicado específicamente, en el sector de La Ondina, cerca del cementerio. Militares expertos en explosivos, verificaron el terreno y utilizaron una contracarga para detonar de forma controlada el cilindro.

“Expertos lograron desactivar este artefacto horas después de que nos alertaran, tenía una carga de gran poder, que hubiese causado un daño considerable a la población civil y la Fuerza Pública”, confirmó el coronel Carlos Sierra, comandante del Segundo Distrito de la Policía de Ocaña.

En El Tarra y Tibú

Además de las acciones delictivas adelantadas en los cinco municipios, el miércoles se presentaron otros dos hechos que afectaron a la empresa Cenit, contratista de Ecopetrol.

En El Tarra, desconocidos afectaron un tramo del oleoducto a la altura de la vereda Vega de San Carlos. La compañía aseguró en un comunicado, que informó al consejo municipal de Gestión del Riesgo del Desastre y a Corponor sobre la situación.

“El Ejército Nacional se encuentra desarrollando operaciones en la zona, con el fin de buscar condiciones que permitan la entrada del personal técnico que atenderá el evento. Rechazamos estas acciones ilícitas y hacemos un llamada para que cesen los delitos contra la infraestructura”, señaló Cenit en un comunicado.

Así mismo, la empresa reportó que en la vía Tibú – La Gabarra, Fredy García, operario de maquinaria pesada de una empresa contratista de Cenit, fue secuestrado.

En un comunicado pidieron a los captores que le respeten la vida y lo dejen en libertad en el menor tiempo posible.

VER COMENTARIOS