Así es como la Policía le sigue el rastro a los ciberdelincuentes en Cali

Escuchar este artículo

Así es como la Policía le sigue el rastro a los ciberdelincuentes en Cali

Junio 08, 2020 - 12:21 a. m. Por:
 Geovanny Gutiérrez / El País

Denuncia virtual (ADenunciar). Con este sistema de denuncia virtual, los ciudadanos solo necesitan acceso a internet para ir al enlace o botón ‘ADenunciar’, que los direcciona a la plataforma (dispuesto en las páginas de Fiscalía: www.fiscalia.gov.co y de Policía: www.policia.gov.co).

Foto: Raúl Palacios / El País

Desde tres antiguas casonas en Pance, que en algún tiempo fueron parte del mundo de la ilegalidad, hoy se les hace seguimiento a todos los casos de delitos informáticos en Cali y sus alrededores.

Allí, en un viejo comedor donde en los 90 se servían suculentos banquetes, se repartía dinero y se organizaban planes delincuenciales, hoy un grupo de hombres de la Unidad de Delitos Informáticos de la Sijín de la Policía, con tapabocas, geles antibacteriales y armados de conocimiento, paciencia y dedicación, están frente a varios computadores escudriñando y tomando los rastros que dejan los delincuentes cibernéticos. El trabajo durante la pandemia ha aumentado.

El comandante del grupo es un intendente jefe que lleva más de 25 años en la Policía. El hombre y su equipo son los responsables de una red de conocimiento y justicia que pocos conocen, pero que funciona las 24 horas del día. La misión: atrapar a todo aquel que quiera delinquir por internet.

Puede leer: Seis tácticas que usan ciberdelincuentes en la cuarentena para cometer hurtos

El intendente y sus investigadores, a diferencia de sus colegas, atrapan a los delincuentes gracias a sus conocimientos en temas como manejo de evidencia digital e informática forense, ‘armas’ que les han servido para capturar a varios ciberdelincuentes.

Así como el caso del pasado 20 de mayo, donde se arrestó en Valle del Lili, sur de Cali, a un hombre de 30 años, por el delito de hurto por medios informáticos. El detenido, a través de transacciones digitales, se habría robado de las cuentas de la Alcaldía de Garzón (Huila) 585 millones de pesos.

“El caso de Garzón es algo extraordinario, pero no quiere decir que se han aumentado los delitos informáticos. Cuando inició la cuarentena los índices delictivos bajaron, pero lo que sí aumentó fueron las injurias, las calumnias y las estafas por medios cibernéticos. Por ejemplo: cuando tú compras algo por internet o alguna aplicación y no te llega, eso es estafa, no delito informático”, explica el Intendente, mientras se ajusta a cada tanto su tapaboca.

Sin embargo, el Jefe de la Unidad dice que los delitos informáticos que se han presentado con más frecuencia en los últimos meses son: el acceso abusivo a sistemas de información y hurtos por medios informáticos.

“No tenemos un pico importante de incrementos, pero se siguen presentando. Uno de los delitos de mayor trascendencia en el último tiempo, fue el que se realizó en el mes de noviembre del año pasado, donde capturamos a 19 personas en Cali que se dedicaban a clonar las huellas dactilares y con ellas realizaban diferentes fraudes en varias entidades financieras, generando créditos, sacando motos, vendiendo casas”, afirma.

Mientras uno de los investigadores, al que no se le alcanza a distinguir el rostro por un enorme tapabocas, acota: “Ese operativo ha sido único en Colombia, donde los estafadores clonaban todas las huellas de las manos, para hacer todo tipo de desfalcos”.

Y añadió: “los delincuentes en esta modalidad obtenían las cinco huellas dactilares de sus víctimas y de forma clandestina le sacaban los moldes, luego le aplicaban líquidos especiales y quedaban las huellas idénticas. Haga de cuenta como cuando usted en el colegio se echaba pegante en la manos y se lo quitaba, así lo hacían”.

En cuarentena y por orden del Comando de la Policía de Cali, los investigadores también hacen teletrabajo. Esto permite cumplir con las medidas.

En este operativo en la capital del Valle, los estafadores, solo en ocho meses de investigación, se alcanzaron a apoderar de 1500 millones de pesos, sin calcular el tiempo anterior en el que venían delinquiendo.
La Unidad de Delitos Informáticos hizo parte de la inteligencia del caso mencionado en la sede de Pance, donde llevan trabajando unos ocho meses, debido a que la otra sede, en Ciudad Modelo, está en remodelación.

La sede de Pance tiene una gran piscina, aunque desde hace años no funciona. La enorme cocina, es hoy el archivo temporal de los investigadores, y allí guardan ordenadamente documentos que van recolectando. “Nos tocó a nosotros mismos hacer el trasteo, pero estamos bien organizados, esperamos que en el mes de noviembre próximo ya estemos con todas las instalaciones acondicionadas”, expresa el comandante.

El Intendente, en medio del comedor y con sus compañeros prestando atención, explica que las investigaciones varían dependiendo del número de personas inmersas, al igual que las penas.

“Una pena por delitos informáticos puede dar hasta cuatro años de prisión, pero este delito siempre viene acompañado de más delitos, como en el caso de los clonadores de huellas, donde se les imputó los delitos de concierto para delinquir, falsificación de documento privado y demás agravantes, lo que hace que las penas aumenten”, dice.

“En este último caso se les otorgó medida de aseguramiento a todos, con excepción de una persona que tenía problemas de salud y al cual se le dio casa por cárcel. En estos momentos las 19 personas están en proceso de juicio”, afirma otro de los investigadores.

El comandante cuenta que hace seis años, los ciberdelincuentes estaban en auge, pues las empresas y las entidades financieras eran muy vulnerables a todo tipo de delitos cibernéticos, carecían de sistemas seguros, pero hoy en día se han tomado medidas y se han corregido esas vulnerabilidades. “Robar por la red no es tan fácil como antes”, finaliza y le ordena a los de la Unidad seguir trabajando.

Recomendaciones

  • Tener muy claro las alertas que se generan en las entidades financieras en el momento de hacer las transferencias.

  • En las empresas hay que poner topes de transacciones.

  • Se debe colocar direcciones IP fijas.

  • Por seguridad hay que crear varios códigos de acceso.

  • No abrir cuentas personales en computadores que no sean de confianza.

  • No dejar que entre alguien al cajero automático mientras lo esté utilizando alguna persona, pues le pueden cambiar la tarjeta.

  • Las medidas de seguridad no es una sola, son varias y hay que conocerlas.

  • No descargar software gratuitos, y más si no son anti-virus.

  • Tener en cuenta que los ciberdelincuentes cuando intentan hackear cuentas corporativas, se hacen pasar por algún servicio de correo.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS