Harinera del Valle le apuesta al desarrollo de sus colaboradores

Escuchar este artículo

Harinera del Valle le apuesta al desarrollo de sus colaboradores

Noviembre 24, 2019 - 08:44 a. m. Por:
Redacción de El País
Harinera del Valle

Harinera del Valle es hoy una de las más importantes compañías del sector de alimentos no solo en la región sino a nivel nacional.

Con más de 65 años de historia alimentando a las familias colombianas en los diferentes momentos del día, Harinera del Valle ha logrado posicionar su amplio portafolio de marcas tan queridas como Pastas La Muñeca, Harina de Trigo Haz de Oros, Doñarepa, Conzazoni, Canola Life, Brownies Mama-ía, entre otras, que cuentan con un alto nivel de recordación entre los consumidores por su calidad y tradición.

Lo anterior ha sido posible gracias a que además del respaldo con el que cuentan sus marcas y productos, la compañía está comprometida con el desarrollo sostenible de la región y el país, a través de la generación de valor a sus grupos de interés, reconociendo que es junto a ellos que se logra seguir creciendo. Por eso HV establece relacionamiento y vínculos con colaboradores, clientes, consumidores, proveedores y comunidad, siendo fundamentales la confianza, el respeto a los valores y principios, y la construcción conjunta de mutuo beneficio en miras a la generación de prosperidad económica, desarrollo social y eco-eficiencia.

De ahí, que su equipo de más de 1.500 colaboradores resulte fundamental y la base para construir esas relaciones y el buen servicio que ha caracterizado a HV desde sus inicios.

Es por ello que esta compañía valora la formación de su equipo y le da prioridad a sus programas de desarrollo, formación y fortalecimiento de habilidades y competencias, entendiendo que su capital humano es el motor de todos los procesos que se realizan a diario en HV para el logro de su estrategia organizacional y que permite llevar a esta compañía de la región a estar presente en las mesas y en la vida de miles de colombianos.

En los últimos tres años HV ha invertido en la educación de los colaboradores y sus familias más de $3.000 millones entregando apoyos para adelantar estudios en todos los niveles de formación: bachillerato, técnicos, pregrados, postgrados e igualmente en formación en línea que pone las nuevas tecnologías al servicio de la educación.

Por otra parte, en el último año, la inversión entre educación, vivienda, salud y bienestar para ellos y sus familias superó los $4.800 millones.

El compromiso y promesa de HV frente a la creación de empleo de calidad y estabilidad laboral también se ve demostrado en que el 86% de los colaboradores de su equipo son contratados directamente, mientras q ue el 57% de ellos han estado vinculados a la compañía desde hace más de 6 años. Por su parte, un 33% de los más de 1.500 colaboradores que tiene HV ya completan entre 10 y más de 30 años de labores con la compañía.

Recordemos también que la compañía ha ayudado al crecimiento y generación de empleo en las regiones donde está presente en Colombia con sus 5 Plantas de Producción y 11 distritos comerciales, si se tiene en cuenta que de sus colaboradores más del 80% son oriundos de las zonas donde están ubicadas sus sedes.

Harinera del Valle es una organización orgullosamente colombiana que a lo largo de seis décadas se ha consolidado como un referente de desarrollo empresarial gracias a su equipo de colaboradores que lo han hecho posible y que hoy continúa sorprendiendo a clientes y consumidores con sus innovaciones como empresa que sabe de alimentos.

A continuación seguimos presentando algunos de los perfiles que reflejan las historias de desarrollo y crecimiento que se viven en HV.

Una vida de servicio

María Teresa

María Teresa ingresó a la empresa desde muy joven y se caracterizó por su amabilidad y buen desempeño. Hoy, desde Archivo, tiene la misión de custodiar los documentos de la Compañía.

Video: El País

María Teresa es una de las colaboradoras más veteranas y queridas en Harinera del Valle. Llegó en 1978 a Pastas La Muñeca, es decir, hace 41 años. En ese momento era tan grande su espíritu de superación, que incluso le pidió a sus padres un permiso para salir a trabajar y ayudarlos, ya que era muy joven.

En sus inicios en Pastas La Muñeca fue operaria de máquinas y empacadora de pastas y otros productos. Por su buen desempeño y dedicación la compañía decidió ascenderla años después al área administrativa. Mientras tanto, estudiaba paralelamente su bachillerato en jornada nocturna, formación que logró finalizar exitosamente al tiempo que se desempeñaba como operaria en la Planta de Producción de Pastas.

Hoy, María Teresa López Castro es Auxiliar de Archivo, sin duda una de las áreas más exigentes de la compañía por el volumen de documentos que deben manejarse a diario y durante los 365 días del año. Desde este cargo, ella es la custodia y responsable de esa información corporativa, la cual está sistematizada y en libros los cuales conoce al dedillo. Junto a María Teresa también laboran otras dos personas encargadas del tema y que ven en la experiencia y actitud de servicio de ‘Tere’, todo un ejemplo a seguir.

“Ha sido una labor enriquecedora de muchos años y satisfacciones, jamás pensé que duraría tanto tiempo en una empresa. Harinera del Valle me ha dado la estabilidad y la oportunidad de crecer a nivel personal todos los días y de seguir aportando a la compañía en una labor que me encanta realizar”, dice María Teresa con algo de timidez.

“Mantener la documentación de la empresa exige tenerla archivada de la mejor manera para ofrecer a mis clientes internos una información adecuada, oportuna y de forma eficaz para cada una de las necesidades que recibimos diariamente. Me siento orgullosa de la confianza que la empresa ha depositado en mí. Soy una afortunada por el apoyo que siempre me han brindado directivos y propietarios”, anota María Teresa.
Ella durante su trasegar por Harinera del Valle ha visto progresar laboralmente a muchos de sus compañeros por su buen desempeño.

Recuerda, por ejemplo, al ingeniero José Fernando Chacón, hoy Gerente de Producción y Proyectos, quien llegó a la compañía siendo un estudiante.

María Teresa es una persona carismática, sencilla y de buen carácter, lo que le ha llevado a ser una de las colaboradoras más apreciadas en todas las áreas de la compañía de cuyos cambios y crecimiento ha sido testigo en las últimas cuatro décadas.

Frente a lo que será su futuro afirma que para ella “es complejo jubilarse ya que uno está tan acostumbrado al trabajo, y más en este en el que llevo más de 30 años, con grandes satisfacciones”, señala con aire de nostalgia. María Teresa está casada hace 27 años y en su tiempo libre dice que le gusta estar en casa, o paseando con su familia y compartiendo con su esposo.

La voz y alma de las soluciones

Janeth Motta Castañeda

Janeth Motta Castañeda es la voz que orienta a los clientes de la empresa. A diario es quien recepciona casos de quejas o inquietudes para fortalecer el servicio.

Janeth Motta Castañeda ofrece todo el tiempo amabilidad, sencillez y buen trato a todas las personas que interactúan con ella. Por eso, es hoy una de las Asistentes de Servicio al Cliente de Harinera del Valle, un cargo de gran importancia si se tiene en cuenta que es ella quien a través del teléfono y correo electrónico proyecta a diario la buena imagen de la empresa ante los consumidores y clientes que se contactan con HV.

Una de sus funciones es recibir las inquietudes, quejas, reclamos y sugerencias, a la vez que orienta a las personas para obtener soluciones.
Se inició como empacadora de producto en el año 1998 como parte de Pastas La Muñeca. De los 31 años que lleva en la compañía, 15 de ellos los ha dedicado al área de Servicio al Cliente, una labor que ella califica como gratificante, ya que según dice “mi granito de arena contribuye al desarrollo de la empresa y a la relación que los clientes construyen con nosotros”.

Recuerda que su paso de operaria y empacadora a la división administrativa se dio cuando tuvo la oportunidad de reemplazar a una recepcionista durante sus vacaciones. Y lo hizo tan bien que posterior a ese reemplazo la compañía no dudó de sus habilidades y decidió mantenerla allí durante más de una década. Luego pasó al cargo que actualmente ocupa, tras haber cursado también su formación en secretariado y sistemas.

Janeth sonríe y respira amabilidad cada minuto. Uno de sus grandes aliados, al igual que el de sus compañeras en el área de servicio al cliente, es esa línea telefónica por medio de la cual se coordinan los contactos de los clientes de todo el país que son atendidos desde Cali, Palmira y Bogotá.

Ella siempre está dispuesta a ayudar para lograr la satisfacción del cliente. Aunque admite que en ocasiones no es fácil cuando la han llamado con alguna insatisfacción, Janeth con su calma, disposición y conocimiento de los productos y procesos de la compañía logra solucionar sus inquietudes.

Todos estos años de experiencia le han permitido que su trabajo le aporte a la excelente imagen de la compañía, ya que además el lograr establecer una buena relación y tener respuesta en los medios de contacto con los clientes, resulta fundamental. “Harinera del Valle fue mi universidad y ha sido mi segundo hogar durante todos estos años”, señala con orgullo.

Janeth fue madre muy joven e infortunadamente su hijo falleció hace algún tiempo dejándole un nieto (hoy de 12 años), del que dice “es el amor de mi vida” y agradece a Dios por haberle dado fortaleza durante ese duro episodio. Su talante, perfil y actitud de servicio ha hecho de su cargo un lugar clave en la compañía, ella sabe que pronto se jubilará por eso su mensaje es más que optimista: “la vida es corta y hay que aprovecharla todo el tiempo”.

Pasión por las ventas

Edinson Ramírez Pérez

Edinson Ramírez Pérez tiene claro que no solo busca desempeñar su cargo al más alto nivel, sino que una de las cosas que más le gustan es ser capacitador de sus equipos de trabajo.

Es un apasionado de las ventas. Su espíritu inquieto lo llevó a convertirse en el Supervisor Comercial Canal de Tiendas y Panaderías, T&P, de Harinera del Valle.

Nació en Tuluá y desde muy joven, a Edinson Ramírez Pérez le llamó la atención todo lo que fuera generar ideas de negocios. Por eso decidió entrar de lleno al mundo de desafíos propios del mercado de consumo masivo.

Hoy lidera un equipo de 30 personas que se encarga de atender todo lo que son tiendas, graneros y misceláneas para ofrecer los productos de la compañía que son reconocidos por su demanda masiva en los hogares.
“Llegué a Harinera del Valle en el año 2008 luego de una experiencia similar en otra compañía. Me postulé y por fortuna fui escogido como vendedor en Buga y Tuluá”, recuerda Edinson.

‘Tiró calle’ durante largos meses, recorriendo las ciudades para llevar los productos de HV y señala que este trabajo es cuestión de pasión “esto requiere de mucho esfuerzo, ya que se alcanzan a visitar hasta 60 tiendas a diario para buscar la penetración exitosa de nuestros productos y la satisfacción de los clientes”, afirma.

Año y medio después la organización lo promovió al Canal Mayorista y posteriormente fue trasladado al Distrito de Ventas de HV en Cali, luego de haber ejercido la supervisión del canal en Buga, Buenaventura, Tuluá y Palmira.

Casado y con dos hijos de 12 y 3 años de edad, Edinson señala que el éxito de su trabajo depende esencialmente de “tener muy buena actitud frente a los clientes, cosa que hago todos los días con amor”.

Aunque es un hombre muy ocupado, ha logrado equilibrar el tiempo dedicado a su familia, a su trabajo y también a su formación ya que se encuentra adelantando su carrera de administración de empresas de manera virtual en la Universidad Autónoma de Manizales, y espera graduarse en junio del 2020 para continuar luego con una especialización.

Edinson afirma que su aspiración es crecer más dentro de la compañía y ante todo ayudar en la formación de las próximas generaciones de vendedores y mercaderistas.

“Me gusta el tema de capacitar personal en el área de ventas. Soy un inquieto en este campo, ya que todo el tiempo se están generando oportunidades de negocios”, dice.

Su próximo desafío es el de contribuir al fortalecimiento del Canal de Minimercados, el cual está creciendo a doble dígito en Colombia.
“Le agradezco a Dios y a la compañía por todos los beneficios que me ha otorgado. Gracias a la empresa logré terminar una tecnología en gestión de negocios, la cual me ayudó mucho”.

En sus ratos libres, Edinson disfruta del baile y juega fútbol, a la vez que comparte con sus hijos y su esposa.

De su equipo de trabajo afirma que “todos somos responsables y seguros de que tenemos el mejor producto, por eso visitamos a nuestros clientes con una sonrisa y la mejor actitud HV”.

¿Quiere certificarse? Empiece ingresando a pautaselpais.com/gente-con-talento y siga los pasos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad